Ni cárcel ni multa. Los queremos libres. 8 de Yesa absolución

Carta de Angelines, madre de Arriel, uno de Los 8 de Yesa, que serán juzagados en la Audiencia de Zaragoza el próximo 23 de mayo y se enfrenta a una petición de penas de cárcel de 36 años y 300 días y una indemnización de 22.020€. La víspera, el domingo 22 de mayo, se celebrará en la capital aragonesa una manifestación de apoyo

Foto: 8 de Yesa

Hola. Soy Angelines. La madre de Arriel. Yo no estuve el 10 de octubre de 2012 en Artieda. Al menos no estuve físicamente. Porque si Arriel pudo acudir a protestar por las expropiaciones fue porque yo me quedé cubriéndole y trabajando en la quesería familiar. Nadie le obligó a ir ese día a Artieda. Tampoco yo le animé a que se marchará dejándome sola con todo el trabajo, pero lo asumí con gusto. En parte acudió a Artieda en representación mía y de mi familia.

Muchas conoceréis a Arriel. No es la alegría de la huerta. No tiene mucho don de gentes. Pero si tiene un profundo sentido de la justicia que le llevó a Artieda la mañana del 10 de octubre. Mea culpa. Me ha salido así. Arriel tiene un extraño principio de responsabilidad que le lleva a implicarse en diferentes causas sin valorar demasiado las consecuencias. Os aseguro que su padre y su madre tenemos la culpa.

Creo que en eso debe de parecerse al resto de Los 8 de Yesa. No son los más sumisos, no son los más obedientes, os aseguro que tienen a quien parecerse. Permitidme que hable en nombre de otras madres de Los 8 y que os diga que no nos arrepentimos en absoluto de que nos hayan salido así: al contrario, estamos orgullosas de ellos.

No sé lo que pasará en el juicio. Parece mentira que no sea bastante con haber humillado a nuestra gente dando palos aquella mañana. Ahora quieren llevarse a la cárcel a Los 8, a Nuestros 8.

Hay quien dice que todo quedará en nada, como mucho una buena multa. Y yo os digo: ¿Una buena multa? ¿Acaso no trabajo ya suficiente? ¿Acaso no pago mis impuestos? Para que luego los políticos de la casta se rían en nuestra cara, nos roben, defrauden y pretendan llevar a la cárcel a nuestros hijos simplemente por atreverse a protestar.

Arriel no puede ir a la cárcel. Tiene mucho trabajo. Me tiene que jubilar. Me gustaría poder cuidar de mi nieta Anayet, su sobrina. No puede ir a la cárcel. Pero os aseguro que en ningún caso me arrepentiré de haberle sustituido ese día en el trabajo y lo volveré a hacer si se presenta la ocasión.

Ni cárcel ni multa. Los queremos libres. 8 de Yesa absolución.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies