Las cárceles no son feministas

La mediatización de los crímenes más terribles siempre es un caldo de cultivo para implementar políticas en materia penal pero el efecto disuasorio de a mayores penas, menor número de delitos es un mito