José Luis Muro: “Para conseguir la remunicipalización tienen que darse dos factores, que ZeC de un paso adelante, y reactivar la movilización”

Tras el anuncio del Consejero de Personal y Servicios Públicos, Alberto Cubero, de la intención del equipo de Gobierno de no prorrogar a Fomento de Construcciones y Contratas el contrato de Parques y Jardines, así como las últimas noticias que apuntan a graves incumplimientos del contrato por parte de la empresa, entrevistamos a José Luis Muro, presidente del comité de empresa de FCC Parques y Jardines, para conocer su punto de vista con respecto al proceso de remunicipalización

José Luis Muro. Foto: Miguel Ángel Conejos.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y en concreto el anterior gobierno Belloch, dejó en los juzgados algunas sorpresas para el siguiente equipo que ocupara el gobierno de la ciudad. Así, Zaragoza en Común se encontró, entre otras lindezas, con una sentencia que le obligaba a pagar más de 10 millones de euros a FCC.

Esta sentencia, junto a diversas sanciones por incumplimiento del pliego que afloran tras el cambio de técnico municipal encargado del servicio, siendo el anterior apartado por el concejal Alberto Cubero, han puesto encima de la mesa el debate sobre la municipalización del servicio. Un proceso que el equipo de gobierno no puede decretar, pues debe ser aprobado con mayoría plenaria, en un momento en el que la situación política del consistorio recuerda continuamente a Zaragoza en Común (ZeC) que gobierna en minoría.

Para aclarar algunos de estos puntos, nos entrevistamos con José Luis Muro, presidente del comité de empresa de FCC Parques y Jardines.

¿En qué momento está el proceso de remunicipalización del servicio?

Los informes del servicio de parques están pedidos. Lo que se va a hacer, desde la Consejería de Personal y Servicios Públicos de Zaragoza, es pedir los informes de gestión a una empresa externa para que haga un informe técnico de cómo gestionar los parques de otra forma, separando los servicios por barrios y zonas. Una vez realizado este informe, que será aproximadamente en agosto, se abordará el informe económico en base a esos datos, que esperemos que esté terminado a finales de año.

¿Qué mejoras en el servicio tendría esta nueva organización?

La propuesta del comité de empresa es que se cree una sociedad municipal, donde haya un consejo participativo con trabajadores, asociaciones vecinales, movimientos sociales y ecologistas, y que a su vez esté ramificado por barrios con el objetivo de determinar las necesidades entre trabajadores, vecinos y técnicos, creando mecanismos de participación, además de equipos de trabajo que puedan realizar todas las tareas en cada zona. Ahora mismo hay una rama que se cae en un parque, y no la podemos cortar, tenemos que hacer un parte y ya vendrá el equipo de poda, que dispone de doce podadores para toda Zaragoza. El servicio sería mucho más cercano y efectivo. Apostamos por la remunicipalización, no solo porque se vaya la empresa, sino porque se creen otros mecanismos en los que el servicio esté más cerca de las reivindicaciones de cada barrio.

¿Por qué no se presta el servicio de esta manera ahora?

A la empresa le interesa ganar dinero. Por ejemplo, en el tema del arbolado, la empresa exige que se poden todos los árboles, porque factura por árbol, de la otra manera tú podrías dejar sin podar árboles que estén bien y trabajarías en el árbol que de verdad lo necesitase. La poda del árbol pequeño vale 20€, del mediano 60€ y del muy grande 180€; si fueses la empresa, tú ¿a por cual irías? Yo iría a por los pequeños, porque en uno muy grande te puedes pegar toda la mañana. Hay zonas con árboles jóvenes, como la Z-30, en la que puedes hacer 40, 50 ó 60 árboles en una jornada, con el beneficio que supone esto para la empresa ¿Quién tiene la culpa de esto? Sin duda los técnicos municipales de siempre, que realizan los pliegos para que las empresas ganen dinero, dejando el servicio de lado.

En la actualidad, de los cajones del ayuntamiento no paran de aflorar problemas en torno a FCC

Ya veníamos denunciando los últimos años, cuando era concejal Ariza –Raúl Ariza (IU)-, que se podían estar pagando trabajos no realizados y que la empresa no estaba cumpliendo el contrato. Tres días antes de las últimas elecciones municipales, el 10 de junio, Jerónimo Blasco –PSOE- firma un decreto mediante el que se paga una serie de excesos, es decir trabajos que el ayuntamiento no había requerido, que ascendían a 710.000€, divididos en diferentes partidas. Más de medio millón de euros por podar árboles muy grandes, así como trabajos de resiembra, recebados de petancas, limpieza, reparaciones de riegos… Todo eso, bien necesitará de un requerimiento del ayuntamiento. Tendrá el consistorio que solicitarlos. Pues no, 710.000€ firmados y dados como válidos, en primera instancia por el jefe de servicio y después, por Jerónimo Blasco, que en esto se lava las manos alegando que se lo ha dicho el técnico.

En ese mismo decreto había gran cantidad de partidas no realizadas e incluso inexistentes

Aparte de los excesos, había una gran cantidad de trabajos que no se habían realizado. Pero además, en el decreto firmado por el técnico se advierte que esto no conlleva ninguna sanción. También hay trabajos que se pagan, que con la llegada de Alberto Cubero se fiscalizan, y se demuestra que hay siegas facturadas que no se han realizado o miles de metros de siembras no realizadas. Se ha llegado a pagar el pintado de papeleras que no existen. Todos esos documentos tienen firmas de jefes municipales y deberían depurarse responsabilidades.

Aparte, la Junta Consultiva también detectó ciertas irregularidades en cuanto a la deducción durante la huelga de 2014

Durante la huelga de un mes, FCC realizó la deducción por persona, incluyendo incluso trabajadores que estaban de baja, lo que fue llevado a Junta Consultiva, que terminó advirtiendo que la deducción debía hacerse por servicio y no por trabajador. Con lo que, aproximadamente, pagan 400.000€ de más a FCC, que junto a los 710.000€, más los trabajos no realizados, suman un millón y pico de exceso que la empresa debe descontar.

Tras ser apartado Ramiro Pardo, el anterior técnico jefe del servicio, ¿ha habido algún cambio en la gestión municipal del servicio?

El nuevo jefe de servicio está haciendo su trabajo. Desde su llegada hay seis sanciones graves y un montón de expedientes abiertos y se lleva un control sobre las planificaciones de trabajo y la realización de los mismos. También al jefe de inspección se le ha apartado y se ha metido a otra persona como coordinadora de inspección que es la que está haciendo el seguimiento a la inspección y controlando que los trabajos se realicen. Vamos a ver, el contrato dice que la empresa semanalmente debe comunicar al servicio, los trabajos que se van a realizar en cada parque, y así los inspectores pueden ir a verificar. Antes no lo hacían, no se detallaban los trabajos, tan solo se ponía “siega”, así en general. Ahora cada zona tiene un código, y tiene una planificación, lo que permite que el inspector pueda constatar los trabajos.

¿Se debe a este cambio el aumento de sanciones?

Desde que existe esta planificación ha empezado a haber sanciones, y no solo eso, sino que el control del contrato ha llevado a que el pasado mes haya habido cuarenta contrataciones, que es un 20% más en plantilla, lo que demuestra que los trabajos antes no se realizaban y había una permisividad por parte de funcionarios y gobierno socialista, y ahora, con el cambio de la estructura, se está creando empleo y mejorando el servicio.

La remunicipalización no puede ser por decreto y exige una mayoría en pleno ¿Cuál es la postura de Zaragoza en Común y que apoyos puede tener?

Mi opinión es que Zaragoza en Común no tiene hoja de ruta como tal, aunque sí que es verdad que Alberto Cubero sí que tiene esa hoja, que es la del programa de ZeC, conforme vayan caducando los contratos se hacen los estudios pertinentes y si es más económico, se conservan los puestos de trabajo y se mejora el servicio, vamos adelante con los procesos de remunicipalización. El problema es que en el área de Cubero, ahora se ha puesto encima de la mesa varios servicios, parques, depuradoras, 010 y puntos limpios, están los informes bastante avanzados, excepto el de parques y jardines, y todos mejoran económicamente, entre un 15% y un 30% más barato, manteniendo puestos de trabajo y mejorando servicios. Sin embargo, en otras áreas nadie está dando esos pasos y en servicios como la ayuda a domicilio, los centros de tiempo libre o casas de juventud son servicios que van a volver a salir a concurso.

¿Ves factible la municipalización del servicio con un gobierno de ZeC en minoría?

Tienen que darse dos cosas. Por un lado ZeC tiene que dar un paso adelante, institucional y políticamente, para saber ganar los ejes principales de su programa. Por otro lado la movilización social, que con los procesos electorales prácticamente ha desaparecido, llega el momento en el que es necesaria para hacer presión, no solo al gobierno municipal, sino al resto de partidos. Si no somos capaces los trabajadores y trabajadoras de estas contratas y los colectivos en favor de la remunicipalización desde septiembre hasta la primavera de conseguir esa  presión social, no vamos a conseguirlo.

El colectivo de trabajadores ¿en qué punto está?

Han pasado ya dos años de la huelga y una gran parte de la plantilla está pensando en las movilizaciones. El planteamiento del 90% de la plantilla es que esta empresa se tiene que ir de aquí, porque la conflictividad es muy alta y la forma de trabajar es pésima. A partir de ahí, los trabajadores tenemos claro que lo mejor para la ciudad, para los trabajadores y para las zonas verdes sería remunicipalizar el servicio, porque se acabaría con la conflictividad, se acabaría con el beneficio de estas grandes empresas, un dinero que revertiría en más puestos de trabajo y mejora de servicio

Desde esa huelga, ¿cómo es la relación de la empresa con los trabajadores?

La confrontación es total con la dirección de la empresa debido a las políticas de recortes que vienen ejecutando sobre la plantilla. Hablas con los trabajadores y lo único que piden es “que los echen ya”, incluso aunque no pudiera ser remunicipalizada la contrata. Nosotros nos bajamos el sueldo un 5% durante la huelga, mientras que la dirección de la empresa se subió el sueldo. Nos bajamos el sueldo, que vamos a recuperar en estos años, a cambio de que contrataran a 10 compañeros de forma indefinida.  El objetivo de los últimos años no ha sido aumentar los salarios, sino conseguir nuevos puestos de trabajo, y ahora con estas cuarenta contrataciones eventuales, parece que se va cumpliendo. En este sentido, ahora están encima de la mesa Arco Sur y otras zonas nuevas, y Alberto Cubero les ha exigido nuevos puestos de trabajo para incluir estas zonas dentro del contrato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies