Política

El TSJA desestima el recurso presentado por Echenique contra la sentencia por la contratación irregular de su asistente

Ratifican los magistrados en su sentencia que si existió una relación laboral entre Pablo Echenique como empleador y su empleado "porque no hay ninguna norma que excluya del ámbito laboral a los trabajadores calificados como empleados del hogar". Echenique, que considera "injusto" el fallo, fue condenado a pagar 11.040 euros de multa.
| 1 octubre, 2019 12.10
El TSJA desestima el recurso presentado por Echenique contra la sentencia por la contratación irregular de su asistente
Echenique. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Los magistrados de la Sala Social del TSJ de Aragón ha desestimado el recurso presentado por Pablo Echenique contra la sentencia dictada por la magistrada del juzgado de lo Social nº 2 de Zaragoza que declaraba en su resolución “la existencia de una relación laboral especial por cuenta ajena entre el empleador Pablo Enrique Echenique Robba y su trabajador” y que le condena a pagar 11.040 euros de multa.

Sobre los argumentos expuestos por el recurrente (Echenique), entiende la Sala que el recurso no demuestra el error probatorio de la sentencia de primera instancia. A juicio de los magistrados, se tratará de una relación laboral porque “no hay ninguna norma que excluya del ámbito laboral a dichos trabajadores. Dicha prestación se puede realizar por una empresa especializada, lo que excluiría el contrato de trabajo entre el dependiente y el cuidador. Pero si se contrata a una persona para que realice dicho servicio de ayuda a domicilio, y el cuidador lleva a cabo una prestación de servicios dependiente, ajena, voluntaria y retribuida, se tratará de un contrato de trabajo y deberá cursarse el alta”.

A ello añaden además que “el encuadramiento en el Sistema Especial de Empleados de Hogar simplifica las obligaciones formales del empleador, que no debe redactar nóminas, ni efectuar el pago delegado de la prestación de incapacidad temporal”, y concluyen que sobre la base de los hechos citados “esta sala llega a la conclusión de la existencia de una relación laboral entre las partes, sin que se encuentren razones para revocar la sentencia recurrida por lo que procede desestimar el recurso de suplicación interpuesto, confirmando la sentencia de instancia”.

El proceso se inició tras la demanda interpuesta por la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) contra Pablo Enrique Echenique por no dar de alta ni cotizar por el trabajador en el Régimen General de la Seguridad Social –RGSS- dentro del Sistema Especial Empleados de Hogar durante el periodo comprendido entre el 16 de marzo de 2015 al 30 de abril de 2016. Contra la sentencia ahora dictada por la Sala de lo Social cabe recurso de casación ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Echenique considera «injusto» el fallo

El secretario de Acción de Gobierno de Podemos anunció que recurriría el fallo al considerarlo «injusto» y que está dispuesto a llegar «hasta donde haga falta». Lo hace, según fuentes del equipo de Echenique consultadas, porque «cualquier ciudadano tiene derecho a defenderse contra sanciones que considere injustas» pero también en defensa de «miles de familias de dependientes en España que se encuentran en la misma situación».

«Sería injusto que una sentencia firme abriera la puerta a sancionar a todas ellas por hacer algo de sentido común y que avala la propia Ley de Dependencia», alegan las fuentes consultadas, que inciden en que el mismo «abre la puerta a sancionar injustamente» a miles de familias en estas circunstancias y que «quedarían en una situación de enorme indefensión e inseguridad jurídica».

En este sentido, considera que el fallo se vuelve a basar «en la misma premisa falsa que se arrastra desde el principio», que la prestación de servicios a un particular durante menos de una hora al día y no todos los días «es por fuerza una relación trabajador-empresa o trabajador-empleador».

«El propio sentido común indica que esto no se sostiene, ya que, si fuera así, todo el mundo debería contratar laboralmente a los fisioterapeutas, a los masajistas o a los profesores particulares de matemáticas que prestan servicio a domicilio de manera intermitente pero más o menos regular y estos deberían firmar un contrato laboral con cada uno de sus clientes simultáneamente», ejemplifican las fuentes consultadas.

Como ya hiciera durante todo el proceso, Echenique defiende que se trata de una relación entre un autónomo y un cliente y, en todo caso, recuerda que la obligación de tributar y de cotizar es del cuidador profesional y no de la persona dependiente, recuerdan, por lo que se concluye «que la sanción administrativa sería nula por carecer de base».

1 octubre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR