El Ayuntamiento de Zaragoza solicitará una auditoría sobre la obra del Canal de Aguas Bravas

El concesionario actual Loteta Sports, ha comunicado por escrito que no va a seguir prestando el servicio ante los resultados negativos que viene produciendo la explotación de las instalaciones

Ayuntamiento de Zaragoza.

El Consejero de Economía Hacienda y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha anunciado este jueves que se va a encargar una auditoría técnica que señale cuál es la situación de la infraestructura del Canal de Aguas Bravas.

La obra, diseñada en 2005, la llevó a cabo la empresa Tragsa y siempre ha sufrido filtraciones a través de la balsa de acumulación de agua, necesaria para que la instalación funcione. El Ayuntamiento quiere comprobar, a través de esta auditoría, si realmente existe un fallo estructural de la obra en origen, ya que las reparaciones que realizó Tragsa el verano de 2015 no solucionaron el problema.

Marcha del concesionario

El pasado 2 de marzo se recibió una comunicación oficial de la empresa Loteta Sports, concesionaria de esta instalación, indicando la intención de no seguir prestando el servicio ante los resultados negativos que se vienen produciendo en la explotación del negocio. Los datos aportados por dicho concesionario reflejan que los gastos de bombeo y electricidad, necesarios para que el Canal de Aguas Bravas funcione, superan los 52.000 euros al año, y que fueron 2.000 personas las que pasaron, en 2016, por dichas instalaciones.

Loteta Sports es la tercera empresa que gestiona el negocio. El primer operador Murillo Rafting del Pirineo, que había invertido 1,4 millones de euros en 2008, no puedo mantener la explotación. Éste perdió la concesión en 2011, dejando a un empresario de transición durante dos años a Expansión Directa a cargo del negocio, hasta que salió la nueva licitación en 2014.

El actual empresario tuvo que hacer frente económicamente al inventario de inmovilizado, materiales, herramientas y una tienda del anterior. En total, casi 80.000 euros. Además del canal de Aguas Bravas, la concesión incluye la gestión de una cafetería de 310 metros cuadrados, terraza, y el parque multiaventura. Tiene un canon anual de 1.000 euros al mes. El Ayuntamiento, antes de sacarla de nuevo a licitación, quiere saber en qué condiciones está la obra del canal y si se pueden trocear los servicios que ofrecen en el parque para la nueva concesión.

Proceso de liquidación de la Sociedad ZGZ@

Por otro lado, la Sociedad ZGZ@, que gestiona el Parque del Agua, está inmersa en un proceso de liquidación desde el último Consejo de Administración, que está condicionado a la continuidad de la prestación de los servicios y la forma en la que se van a gestionar. Sólo los consejeros del Gobierno municipal votaron en contra de esta decisión, que se ha tomado con los votos a favor de los grupos de la oposición y supone asumir a la plantilla de trabajadores e intentar cobrar una deuda de 1.936.000 euros que deben los concesionarios.

La Sociedad ZGZ@ se creó en febrero de 2009 para la prestación de servicios económicos y promoción de actividades municipales en el ámbito de los espacios situados en el meandro de Ranillas y en los espacios de riberas vinculados a las obras del plan de acompañamiento de la Expo. El Pleno del 2 de diciembre de 2016 aprobó una moción requiriendo al Gobierno de la ciudad que iniciara los trámites para liquidar la sociedad, por entender que ya no se dan las circunstancias que motivaron su creación. Ahora será la Junta General de Accionistas (El Pleno Municipal) la que tendrá que aprobar el inicio del proceso con el nombramiento de los liquidadores.

Situación de otras concesiones

Durante 2016 el equipo de Gobierno ha solucionado algunos de los problemas enquistados en el Parque del Agua. Se han salvado los 40 puestos de trabajo que genera la explotación del Spa y del Campo de Golf, subrogando la concesión a un nuevo empresario que ha asumido la plantilla y el compromiso de mantener el negocio.

El edificio de lo que se programó como un apartahotel en la Expo se lo ha quedado Vitalia, para llevar a cabo una residencia de mayores. La concesión del puerto de Vadorrey se va a licitar de nuevo en las próximas semanas. Y la concesión de la explotación de los barcos que navegaban por el Ebro quedó extinguida este mismo año gracias al acuerdo con la empresa que ha permitido ahorrar al Ayuntamiento 1.500.000 euros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies