Aragón tramita parques eólicos y solares que cuadriplicarían los megavatios actuales, pese al informe contrario del CPN

Este órgano consultivo emitió un informe reclamando, antes de nuevas gestiones, una estrategia de implantación de proyectos de renovables. Desde ese momento se han autorizado otros siete y hay 770 en tramitación. También exigen la aprobación de unos planes de conservación de determinadas especies que llevan años paralizados, algunos desde 2015.

En Aragón hay 145 parques eólicos en funcionamiento y 170 en tramitación | Foto: Gobierno de Aragón

Consejos, comisiones, entes de todo tipo dependientes de la Administración. Estructuras más efectistas que efectivas. Y no por su, casi siempre, necesaria existencia, sino habida cuenta de las escasas repercusiones que tienen sus informes y conclusiones. Un buen ejemplo es el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón -CPN-, cuyas propuestas tendentes a controlar la sobresaturación de parques eólicos y plantas solares fotovoltaicas en el mundo rural aragonés, no parecen provocar un cambio de estrategia.

Se creó en 1992 como un órgano colegiado, consultivo y de participación en materia de protección de la naturaleza. Su penúltimo informe, de 16 de noviembre de 2020, llevó por título Parques eólicos y plantas solares. Propuestas de reducción de su impacto ambiental y de planificación y ordenación territorial.

En él se dice que, “para evitar esta saturación de partes de nuestro territorio por implantación de este tipo de proyectos, y para limitar la ubicación de los proyectos en zonas ambientalmente sensibles, este Consejo considera necesario y urgente (considerando el volumen de proyectos en tramitación para los próximos ejercicios), planificar, de forma previa a la tramitación de nuevos proyectos, una estrategia territorial de implantación de proyectos de renovables que incorpore tanto criterios de desarrollo socioeconómico, como criterios ambientales y paisajísticos”.

A pesar de la recomendación, el Gobierno de Aragón ha aprobado, con posterioridad -tal y como se ha ido publicando en el Boletín Oficial-, tres parques eólicos (Montañés, Micromuela y Herrera de los Navarros) y cuatro plantas solares fotovoltaicas (San Mateo, Omya Belchite, La Llitera y Brilen).

En 2020 se tramitaron tantos megavatios como en los últimos 30 años

A febrero de 2021, con datos oficiales aportados a AraInfo por el Gobierno de Aragón, hay en funcionamiento 145 parques eólicos (116 en las comarcas centrales, 11 en las comarcas del norte, y 18 en las comarcas del sur), que suponen una potencia de 3.992 megavatios. Y 3.324 plantas solares fotovoltaicas (1.026 en las comarcas centrales, 424 en las comarcas del norte y 1.874 en las comarcas del sur) con una potencia de 1.832 megavatios.

En tramitación, siempre según fuentes oficiales del Gobierno, hay 170 parques eólicos (63 en las comarcas centrales, 9 en las comarcas del norte, y 98 en las comarcas del sur), cuya potencia sería de 5.716 megavatios; y 600 plantas solares fotovoltaicas (185 en las comarcas centrales, 77 en las comarcas del norte y 338 en las comarcas del sur), que sumarían 12.527 megavatios.

Es decir, entre unas instalaciones y otras, hay en funcionamiento 5.824 megavatios, y 18.243 en tramitación. Si todos los proyectos fueran autorizados, la potencia se multiplicaría por más de cuatro. Apuntan desde el Gobierno de Aragón que, en 2020, se tramitaron 2.000 megavatios, “tantos como en los últimos 30 años”.

El modelo mayoritario en Aragón es el de “grandes proyectos de iniciativa privada”

El CPN está formado por representantes de los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón, de los departamentos del Gobierno con implicaciones en temas medioambientales y de sostenibilidad, de las diputaciones provinciales, Confederación Hidrográfica del Ebro, representantes de las comarcas, de las principales asociaciones municipales aragonesas, de la Universidad de Zaragoza, Centros Públicos de Investigación en Aragón, organizaciones sindicales y empresariales, organizaciones agrarias, asociaciones de conservación de la naturaleza, federaciones deportivas aragonesas relacionadas más directamente con el medio natural y asociaciones de defensa del patrimonio cultural.

En su informe -que salió adelante con los votos en contra del representante de Ciudadanos y de la de las organizaciones empresariales- dejan claro que Aragón “es una comunidad rica en recursos energéticos renovables y el desarrollo de los mismos es importantes para contribuir a la descarbonización de nuestra economía y a mitigar el cambio climático”. El CPN, subrayan, “considera que es imprescindible asegurar que las energías renovables se establezcan en España y en Aragón a una velocidad suficiente para alcanzar los compromisos europeos de reducción de emisiones, pero sin que ello comprometa el futuro de nuestra biodiversidad y coarte el desarrollo socioeconómico de determinadas actividades en algunas zonas rurales”.

Aseguran que se echa en falta “un mayor apoyo y una apuesta decidida por el fomento del autoconsumo y la creación de pequeñas instalaciones renovables”. En estos momentos, como informó el director general de Energía y Minas, Sergio Breto, en una reciente comparecencia en el Parlamento aragonés, están en marcha 900 instalaciones de autoconsumo (85.000 KW).

El modelo más implantado en Aragón, continúa el informe, es el de “grandes proyectos basados en iniciativas privadas”, que, aunque “generan una actividad industrial importante, puestos de trabajo y beneficios en las zonas donde se asientan”, también tienen “afecciones medioambientales asociadas y la potencial saturación de grandes superficies y espacios abiertos, que pueden condicionar el desarrollo de otras actividades terciarias y de la calidad de vida de los habitantes de la zona”.

PSOE, PAR y Vox votaron en contra de paralizar los proyectos

A pesar de que su posterior recorrido legislativo hubiera sido nulo, es un buen indicativo para saber hasta qué punto el Gobierno está dispuesto a hacer caso al CPN lo sucedido el pasado 4 de marzo de 2021 en la Comisión de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial de las Cortes de Aragón.

La Asociación Gent del Matarranya y otros colectivos presentaron una Proposición no de Ley -PNL-, que hizo suya Izquierda Unida, en la que solicitaban “declarar una moratoria temporal de todos los proyectos de centrales eólicas y fotovoltaicas (…) hasta la realización de un Plan de ordenación territorial de los recursos energéticos, como demandan las Directivas de la Unión Europea” y presentar el plan antedicho incluyéndolo “en el nuevo Plan Energético de Aragón 2021-2030 y en la Estrategia de Ordenación del Territorio de Aragón (EOTA)”.

PP y Ciudadanos solicitaron votar por separado ambos puntos, para dar su anuencia al segundo, que salió adelante con sus votos más los de CHA y Podemos. No se aprobó, sin embargo, la moratoria, puesto que PSOE, PAR y Vox votaron en contra de todo el articulado.

Planes de conservación y recuperación de aves esteparias, en el cajón desde 2015

En el escrito del CPN, también se insta al Gobierno de Aragón “a aprobar, a la mayor brevedad posible, los planes de conservación y recuperación de especies amenazadas, algunos con órdenes de inicio, pero paralizados desde hace años y que legalmente tienen un plazo para su aprobación, largamente incumplido”.

En una respuesta parlamentaria dada por el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, al diputado de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, se mencionan estos planes: dos órdenes, de 18 de diciembre de 2015, destinadas a establecer un régimen de protección del cernícalo primilla y de la alondra ricotí; y otra de 26 de febrero de 2018, cuyo objeto es proteger al sisón común, la ganga ibérica, la ganga ortega y la avutarda común.

En su contestación (publicada en el Boletín Oficial de las Cortes de Aragón –BOCA– el 27 de octubre de 2020), Olona argumentó que, “como paso previo a dicha aprobación, se está abordando la finalización de la modificación del catálogo de especies amenazadas de Aragón, ya que esta norma es la que va a definir las nuevas categorías de amenaza para las especies indicadas. Se espera que pueda ser aprobada durante 2021”.

Tampoco lleva velocidad de crucero la reforma del catálogo, puesto que, en diciembre de 2016, el CPN ya realizó un dictamen al respecto, a instancias del Gobierno de Aragón. Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran a este medio que “ahora mismo se está trabajando en la última versión para ser sometida a información pública, que esperamos pueda sustanciarse en los próximos meses”.

Añaden que “se está haciendo un esfuerzo especial en la actualización de la normativa y en la planificación ambiental”, dentro de la que se contemplan “400 planes de espacios y especies en la Red Natura 2000 o la publicación del listado de tendidos eléctricos peligrosos, que nos permitirá recibir 5,7 millones de euros para proteger la avifauna”.

Desde el Ejecutivo, además, sostienen que “es necesario desligar la aprobación de los proyectos de renovables con la existencia o no de planes de especies”. El hecho de que una especie catalogada como amenazada no tenga plan de recuperación o de conservación aprobado, explican, “no es impedimento para que esa especie y sus requerimientos deban ser considerados en los procesos de Evaluación de Impacto Ambiental de parques eólicos y otras infraestructuras. Los planes definen un ámbito de aplicación y, en su caso, áreas críticas para las especies en cuestión, pero el estatus de protección de estas -definido por su inclusión en una categoría del catálogo- se hace extensible a la totalidad del territorio donde la especie se distribuye”.

En la pregunta del diputado de IU, también se cuestiona al consejero acerca de las autorizaciones ambientales de parques eólicos tramitadas, o en tramitación, con afecciones a espacios de la Red Natura 2000 en Aragón vinculados a las aves esteparias y sus hábitats. Olona asevera en su contestación que, desde la aprobación del Decreto-Ley 2/2016, de 30 de agosto, “se han formulado seis declaraciones de impacto ambiental de proyectos de parques eólicos y/o sus infraestructuras de evacuación de energía en espacios de la Red Natura 2000 en Aragón vinculados a las aves esteparias y sus hábitats, de las cuales dos han sido compatibles condicionadas (una de ellas era una modificación) y cuatro han resultado incompatibles con la protección del medioambiente y desfavorables”.

“Tendría que haberse hecho una planificación, pero ha habido barra libre”

Juan Antonio Gil, vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y uno de los representantes de las organizaciones ecologistas en el CPN, replica que llevan “años y años y hay un montón de especies catalogadas que siguen sin tener un plan. Sólo pedimos que se cumpla la ley ambiental, ya que, una vez que tú catalogas a una especie, has de aprobar un plan. Con el oso pardo, por ejemplo, llevamos 15 años para poner en marcha un plan para su conservación”.

Respecto a desvincular (o no) la autorización de proyectos de la elaboración de los planes, Gil sugiere que, “si estos planes de conservación hubieran sido aprobados en su debido momento, se hubieran delimitado áreas críticas para estas especies y, quizás, se hubiera dicho: ‘Aquí no se puede instalar esta planta, pero a 10 kilómetros sí’”. En su opinión, tendría que haberse hecho “una planificación estatal y nacional para ver qué lugares quedaban excluidos, pero aquí ha habido barra libre, todo el territorio es hábil”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies