Movimientos

Vecinos y vecinas de Ruesta volverán al pueblo del que fueron desalojados en una emotiva jornada

La I Jornada ¡Ruesta Vive! acercará hasta el pueblo de la comarca de la Chacetania a 90 vecinos, vecinas y descendientes, entre los que hay personas que no han pisado sus calles desde el desalojo forzoso para la construcción de Yesa en la década de los 60
| 21 abril, 2017 07.04
Vecinos y vecinas de Ruesta volverán al pueblo del que fueron desalojados en una emotiva jornada
Ruesta. Foto: Gunnar Wrobel.

El día 22 de abril promete ser una jornada histórica para Ruesta. La celebración del Diya d’Aragón se adelantará unas horas para antiguos vecinos y vecinas de la localidad que serán protagonistas de un encuentro en el que por un día, podrán reencontrarse con quienes hace años que no ven y volver a pisar juntos las, ahora abandonadas, calles del que siempre será su pueblo.

El pantano de Yesa inunda en parte el término de Ruesta, y fue el responsable de su despoblación, tras la expropiación forzosa de campos de cultivo y viviendas en la década de los 60. Alguno de aquellos vecinos regresa puntualmente en jornadas señaladas como el día de Santiago, antaño una de las fiestas grandes del pueblo. Otros lo han hecho puntualmente. Los menos no han vuelto desde que hubieron de hacer el petate y dejar sus vidas atrás en un entorno natural e histórico envidiable.

La idea surge de la mano de Vicente Blanco, coordinador de la CGT de Ruesta, sindicato al que la Confederación Hidrográfica del Ebro, cedió el uso y que ya ha rehabilitado varios edificios, y Armando Soria, alcalde y vecino de Urriés al que siempre le rondó por la cabeza volver a traer a los habitantes de Ruesta a su pueblo, aunque sea por unas horas.

Armando advierte de lo emocionante de la jornada. “De las 95 personas que vienen de fuera, aproximadamente treinta son antiguos vecinos y vecinas de Ruesta. Va a ser muy emotivo. Para algunos,  porque hace sesenta años que no vienen, y se van a encontrar con un pueblo abandonado, algo terrorífico”, sin embargo, insiste en que lo maravilloso de la convocatoria es que “mucha gente va a poder reencontrarse con sus amigos de la infancia y la juventud”.

En la convocatoria a través de las redes sociales se recordaba que Ruesta es por un lado ese ingrato recuerdo de lo que sucedió con su gente, un síntoma de la poca importancia que damos a nuestra cultura y patrimonio – con un castillo de siglo XI, una iglesia Renacentista, ermitas románicas -, pero también es, y no se nos puede olvidar, una oportunidad de futuro.

Muchos de los obligados emigrantes de Ruesta acabaron en poblaciones cercanas como Urriés, Bagües, Artieda… sin embargo, la mayoría reside más lejos. “La gente está viniendo de Tarragona, San Sebastián, de Francia, de Zaragoza y muchos, muchos, de Pamplona. No quedan casi vecinos de los que tuvieron que abandonar el pueblo por la expropiación, pero se merecen un reencuentro, un pequeño homenaje a Ruesta”.

Si fuera posible aparcar la emoción, comprobaríamos que la jornada tiene también un carácter reivindicativo. “Ese día va a acudir gente que representa a Patrimonio o a la Comarca de Cinco Villas. La Diputación y el Gobierno de Aragón nos han dado todo su apoyo. Pero falta involucrar y llamar la atención de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Son los propietarios, tienen una serie de compromisos con respecto al recrecimiento del pantano, y no asumen ninguno. Sólo hacen oídos sordos”, advierte Soria.

Sin dejar de lado la parte reivindicativa, ambos organizadores son conscientes del peso de lo emotivo en la jornada y dejan espacio para los abrazos, y las seguras lágrimas que harán derramar los reencuentros, tanto con Ruesta, como con amigas y amigos de otro tiempo.

Tras una primera y emocionante toma de contacto que tendrá lugar a las 11.00 horas en la Plaza de Ruesta, una hora más tarde, se hará una puesta en común sobre la situación del pueblo y sus habitantes, así como la posible institucionalización de una jornada que por el momento no deja de ser una bellísima iniciativa.

Después tiempo para el ocio común. Un paseo conjunto hasta el castillo del siglo XI, vermú, y disfrute de una comida en Urriés, municipio al que en la actualidad pertenece Ruesta, para la que hay reservadas 130 plazas.

21 abril, 2017

Autor/Autora

Miembro del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR