Subportada Altavoz #8MHuelgaFeminista

Una huelga que lo para todo

Aunque la magnitud del problema resulta vertiginosa, nuestra experiencia como oprimidas, y la herencia de nuestras ancestras organizando, compaginando tareas y tirando del carro capitalista y patriarcal debería ser suficiente para desmontar ‘el orden natural de las cosas’
| 8 enero, 2018 07.01
Una huelga que lo para todo
8 de Marzo en Zaragoza de 2017. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

“La señora Dalloway dijo que ella misma compraría las flores”, Virginia Woolf sabía que esto iba a pasar, que las señoras Dalloway del mundo saldrían a la calle. El próximo fin de semana, 13 y 14 de enero de 2018, Zaragoza acogerá un Encuentro Feminista de mujeres procedentes de todo el Estado español que hartas de esperar han decidido comprar ellas mismas las flores y, de paso, acabar con el sistema capitalista global y sus dinámicas de explotación misógina. Aunque la magnitud del problema resulta vertiginosa, nuestra experiencia como oprimidas, y la herencia de nuestras ancestras organizando, compaginando tareas y tirando del carro capitalista debería ser suficiente para desmontar el sistema que nosotras mismas construimos.

El objetivo de este fin de semana es poner en común todas estas experiencias para alcanzar acuerdos y planear la Huelga Feminista Internacional de este próximo 8 de marzo.

Un encuentro abierto para mujeres especialistas y politizadas. En otras palabras, las contables que hacen malabares para encajar los 400 euros del subsidio con el palo de la factura del gas; las directoras de compras que organizan las necesidades de su familia y la de las personas que cuidan en negro; las jóvenes emprendedoras que estudian y trabajan como falsas autónomas porque “el horno no está para bollos” o para las activistas de la maternidad que después de años de parón han vuelto a la crianza de sus nietas y nietos. Este encuentro y esta huelga es para todas ellas que hacen política desde que nacen aunque el patriarcado capitalista lo llama “el orden natural de las cosas”.

Por ello, las principales reivindicaciones de esta huelga atacan directamente a la raíz del problema, a ese orden tan productivo y beneficioso para los privilegiados: la violencia física, psicológica y social machista, la desigualdad laboral y estudiantil y el trabajo de cuidados no remunerados.

La huelga del 8 de marzo espera pararlo todo porque la máquina del patrón no funciona si no la mueve la obrera. Las dobles (trabajo remunerado y de cuidados) y las triples jornadas (remunerado, cuidados y activismo) nos pasan factura y ya es hora de que se reconozca que somos imprescindibles para el sostenimiento de la vida pero también que sin ese trabajo invisible el capitalismo no habría sido posible.

Ya lo dice Rita Segato, esta relación de dominio no es otra cosa que una guerra y el neoliberalismo, lejos de avanzar en el progreso, está encrudeciendo las formas de maltrato y de violencia machista.

La sociedad patriarcal atraviesa nuestros cuerpos y mentes, mutilando nuestra capacidad de resistencia y mostrándonos como los seres vulnerables. Las mujeres cis y trans, las personas no binarias, las racializadas, las pobres, las bolleras y las bisexuales, las ateas y las religiosas somos las oprimidas, las más maltratadas y con las peores condiciones, pero somos tan vulnerables como el opresor.

Es necesario bajarlo de los cielos y demostrarle que no es ni omnipotente ni todopoderoso, igual que construimos esto con nuestras propias manos, podemos destruirlo y comenzar de nuevo. La revolución está ya aquí y es feminista.

 

telefono violencia machista

8 enero, 2018

Autor/Autora

Periodista y videorealizadora en Zero Grados y AraInfo. Miembro del Consello d'AraInfo. @Rocio_Duran_


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR