Mundo #refugiados

Un informe detalla los peligrosos cambios en las rutas de refugiados y migrantes a Europa

Unas 3.000 personas murieron o desaparecieron en el Mar Mediterráneo tratando de alcanzar Europa y otras 57 a lo largo de rutas terrestres en el continente o en las fronteras europeas. Desde finales de septiembre, se cree que 122 personas murieron intentando llegar al Estado español por vía marítima.
| 23 noviembre, 2017 16.11
Un informe detalla los peligrosos cambios en las rutas de refugiados y migrantes a Europa
Foto: Miguel Ángel Conejos (AraInfo).

“En los últimos meses, la ruta marítima hacia Grecia ha cobrado impulso, mientras que el número de llegadas marítimas a Italia se ha reducido y hemos observado que inmigrantes y refugiados emprenden viajes cada vez más diversos para alcanzar Europa”, dijo Pascale Moreau, directora de la oficina de ACNUR para Europa.

El número de llegadas procedentes desde Libia a Italia ha disminuido, con unas 21.700 personas entre julio y septiembre, la cifra más baja para este período en los últimos cuatro años.

Según el informe, durante el tercer trimestre del año se ha registrado un número creciente de llegadas a Italia desde Túnez, Turquía y Argelia, siendo sirios, marroquíes y nigerianos las tres principales nacionalidades de quienes a Europa a través de las rutas del Mediterráneo.

Grecia ha sido testigo de un aumento en las llegadas marítimas y terrestres desde el verano. Solo en septiembre, unas 4.800 personas arribaron a sus costas, la cifra más alta registrada en un mes desde marzo de 2016. Aproximadamente el 80% de estas personas eran sirias, iraquíes y afganas, de las cuales dos tercios eran mujeres y niños.

El informe también detalla los cruces desde Turquía hasta Rumanía por el Mar Negro durante el verano, las primeras registradas desde febrero de 2015, así como un gran aumento en las llegadas a Chipre desde el comienzo del año.

Paralelamente, el Estado español registró un aumento del 90% en las llegadas terrestres y marítimas durante el tercer trimestre de 2017. En este trimestre las llegadas al Estado español fueron 5.924 por mar y 1.792 por tierra en comparación a las 2.460 y 1.572 del mismo período del año 2016. A fines de septiembre, 12,435 personas llegaron por mar y 4.782 por tierra, que ascienden a un total de 17.217. La mayoría de las llegadas en 2017 provenían de Marruecos (20%), Costa de Marfil (15%) y Guinea
(12%).

Casi todos los sirios usan rutas terrestres e ingresan a territorio español a través del enclave de Melilla. Desde junio, el número de marroquíes que cruzan el mar a la parte continental ha aumentado significativamente, utilizando una variedad de métodos para llegar, incluidos motos acuáticas, windsurfers, botes inflables y botes de madera, en los que pueden llegar a viajar más de 60 personas.

El 31 de agosto, siete mujeres murieron en un accidente. Formaban parte de un grupo de alrededor de 40 personas que intentaban entrar a Melilla en bote. Desde finales de septiembre, se cree que 122 personas murieron intentando llegar al Estado español por vía marítima, mientras que en el mismo periodo de 2016, se estimó la cifra de personas fallecidas en 48.

El cierre de la ruta de los Balcanes y las políticas de cierre de fronteras en Europa, ha provocado que más de 1.500 sirios han llegado al Estado español en lo que va de 2017, la mayoría a través de Melilla. Los sirios continúan usando diversas rutas peligrosas para llegar al Estado español, incluso si sy único propósito es el de la reunificación familiar.

“A pesar de la reducción de las llegadas por la ruta del Mediterráneo Central, miles de personas continúan embarcándose en peligrosos viajes hacia Europa”, dijo Pascale Moreau, quien observó con profunda preocupación que, en lo que va de año, unas 3.000 personas murieron o desaparecieron en el mar tratando de alcanzar Europa y otras 57 a lo largo de rutas terrestres en Europa o en las fronteras europeas. Los números reales podrían ser aún mayores.

El informe también subraya la difícil situación de muchas mujeres y niñas víctimas de la trata y de los más de 15.200 menores no acompañados y separados que han llegado a Europa en lo que llevamos de 2017.

También muestra que se han seguido registrando movimientos secundarios durante los últimos meses, así como informes de devoluciones sumarias en las fronteras de varios países. Estas prácticas deben ser investigadas y eliminadas, dice el informe.

A pesar de la introducción de medidas adicionales para reducir la movimiento de personas refugiadas y migrantes, miles se embarcan en estos viajes desesperados y peligrosos cada mes, buscando protección internacional o unirse a miembros de sus familias en Europa.

23 noviembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR