Altavoz #8MHuelgaFeminista

Un buen punto de partida para los compañeros sindicalistas

Las mujeres trabajadoras nos hemos sentado a puerta cerrada a hablar sobre nuestra problemática, hemos discutido, hemos confrontado y nos hemos explicado sin que nadie nos interrumpiera, sin que nadie nos corrigiera y sin que nadie interpretara “lo que en realidad queremos decir”
| 3 abril, 2018 07.04
Un buen punto de partida para los compañeros sindicalistas
Lectura del manifiesto en la manifestación del 8M de Zaragoza. Foto: AraInfo

El pasado 8 de marzo el Estado español se sumaba al llamamiento del Paro Internacional de Mujeres con una jornada histórica que, confío, marcará un antes y un después en la consecución de la igualdad real entre hombres y mujeres. La CNT se colocó detrás del movimiento feminista estatal y convocó, tal y como era su mandato, una huelga general de 24 horas en todo el estado.

Las mujeres trabajadoras nos enfrentamos en España a una brecha salarial de más del 20% que se duplica en las pensiones, somos el 73% de los contratos temporales, somos el 71% del incremento del desempleo y más del 70% de los contratos parciales. A estas denuncias, que deberían haber sido más que suficientes para que las organizaciones obreras hubieran convocado una huelga general hace mucho tiempo, se suman el resto de violencias e imposiciones que sufrimos en los demás ámbitos de la vida: familia, consumo, estudios… unas violencias que se encuentran entrelazadas y que limitan de forma determinante la vida de las mujeres desde el nacimiento hasta la muerte.

Como mujer sindicalista considero que uno de los aspectos más llamativos que ha diferenciado la huelga feminista de una huelga general al uso es el hecho de que las reivindicaciones no iban dirigidas únicamente hacia el gobierno y la patronal sino que interpelaban también a nuestros propios compañeros, a los que se exigía, además, un papel secundario al que no están acostumbrados. Ello ha generado muchas complicidades pero también, y hay que decirlo, no pocas tensiones.

En lo que a mí respecta, por supuesto que pienso que los hombres son necesarios en la lucha por la igualdad, por lo que aprovecho para aportar una serie de sugerencias sobre lo que, a mi juicio, debe ser el punto de partida para los compañeros que de verdad quieran apoyar a la mujer trabajadora:

– Reconocer que la problemática de la mujer trabajadora no se limita a un conflicto capital-trabajo sino que surge también del conflicto patriarcal. Las mejores condiciones laborales y de jubilación de los hombres descansan sobre el trabajo no remunerado, no valorado y no reconocido de las mujeres.

– Aceptar que la mujer trabajadora es un sujeto especialmente incómodo para la patronal debido a que el hombre trabajador se niega a corresponsabilizarse de los cuidados, no solo de los hijos sino también del resto de familiares.

– Asumir que la discriminación de la mujer trabajadora respecto al hombre trabajador no surge únicamente de la legislación y de las decisiones y prácticas empresariales sino también de la negociación colectiva.

– Comprender que la discriminación de la mujer trabajadora no siempre es intencionada, a veces también es consecuencia de la enorme falta de formación en género que existe en los sindicatos. Si el hombre sindicalista quiere apoyar a sus compañeras lo primero que tiene que hacer es dedicar tiempo y esfuerzo a formarse.

En esta huelga se han colocado en el centro aspectos en los que rara vez nos detenemos a pensar dentro de los sindicatos y ello puede y debe servir para comprender lo profundas que son las raíces de la discriminación de la mujer trabajadora y, por lo tanto, lo profundos que deben ser los cambios para revertirla. La huelga del 8M ni ha sido ni podía ser una huelga tradicional, más que otra cosa porque la consecución de los objetivos que persigue supondría un cambio tan radical que haría desaparecer la sociedad tal y como la conocemos.

Ante este desafío la respuesta de los sindicatos ha sido desigual. Estoy muy orgullosa de pertenecer a la organización a la que pertenezco y del papel que ha jugado en esta huelga. Considero que la CNT ha estado a la altura de las circunstancias y ha sido capaz de comprender la profundidad de los planteamientos del movimiento feminista y el papel que como organización obrera nos tocaba jugar. La huelga ha sido un éxito, y ha sido un éxito a pesar de los sindicatos de concertación y de sus intentos cada vez más burdos y desesperados de convertir una huelga general en una protesta inofensiva y simbólica.

Este 8 de Marzo de 2018 ha supuesto un antes y un después no sólo dentro del feminismo sino también dentro de la lucha obrera. Las mujeres trabajadoras nos hemos sentado a puerta cerrada a hablar sobre nuestra problemática, hemos discutido, hemos confrontado y nos hemos explicado sin que nadie nos interrumpiera, sin que nadie nos corrigiera y sin que nadie interpretara “lo que en realidad queremos decir”. Las mujeres trabajadoras tenemos cada vez más claro (y la pasada huelga general del año 2012 fue un ejemplo palmario) que, por mucho que encabecemos las estadísticas en el aumento del paro, la precarización del empleo y la pobreza, nadie hablará de nosotras si nosotras no lo hacemos, y por eso hemos parado: para defendernos a nosotras mismas y para defender a las que no pueden parar. Las mujeres trabajadoras hemos encabezado nuestros bloques, hemos pedido amablemente a los compañeros que se colocaran detrás de nosotras, hemos tomado la calle, la palabra y el megáfono, y eso ya no tiene vuelta atrás.

Este es nuestro punto de partida. Por delante nos queda una labor ingente y compleja en los sindicatos, en las empresas y en la sociedad: dotar a la lucha obrera de perspectiva de género y dotar al feminismo de perspectiva de clase. No dudo de que seremos capaces, al fin y al cabo, somos expertas en dobles jornadas.

3 abril, 2018

Autor/Autora

Afiliada a CNT-Zaragoza


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR