Movimientos

Casi un año después de la muerte de Miguel Ángel Fernández el juez sobresee la causa

El juez sobresee la investigación sobre la muerte en la comisaria de Miguel Ángel en la comisaría de Ranillas al no ver indicios de delito. Por su parte el Grupo Derechos Civiles 15M de Zaragoza, organiza una jornada para visibilizar la impunidad que rodea a la muerte de personas bajo la custodia.
| 29 marzo, 2017 16.03
Casi un año después de la muerte de Miguel Ángel Fernández el juez sobresee la causa
Concentración pidiendo justicia para Miguel Ángel en Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El Juez de Instrucción número 1 de Zaragoza ha acordado el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones abiertas por el fallecimiento, en los calabozos de la comisaría de Policía, de Miguel Ángel Fernández. El magistrado adopta dicha resolución al no apreciar delito alguno, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA).

El fallecimiento de Miguel Ángel, se produjo el pasado 6 de abril de 2016 mientras éste permanecía en los calabozos de la Inspección Central de Guardia de la Policía Nacional. Miguel Ángel había sido detenido el 4 de abril de 2016 por la Policía Nacional como posible autor de dos delitos de robo con fuerza.

Ese mismo día fue atendido en el hospital Provincial donde se le apreció en ese momento un hematoma subcutáneo en la cabeza. Hematoma que ya no se apreció en las sucesivas asistencias médicas realizadas durante su detención. Desde la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza (ALAZ), personada en la causa, se aseguró que dicho informe no describía con suficiencia las lesiones, de acuerdo a los estándares exigibles, y muy especialmente al no contener referencia siquiera a las manifestaciones del propio detenido sobre el origen o causa de tales lesiones.

Dos días después se producía el fallecimiento bajo custodia en las dependencias policiales de la Avenida de Ranillas. El juez de Instrucción nº 1 de Zaragoza dicto un Auto el 29 de septiembre de 2016 el que acordó el sobreseimiento provisional de las actuaciones. El 25 de noviembre de 2016 la Audiencia Provincial de Zaragoza confirmaba el auto respecto al sobreseimiento de la causa de la muerte pero solicitó al juzgado que continuara la instrucción para que determinara, con mayor precisión, la causa de las lesiones padecidas y consistentes en el hematoma subcutáneo que se había apreciado en la región frontal craneal.

El magistrado instructor, tras visionar las grabaciones de las cámaras de seguridad, tomar declaración al compañero de celda y estudiar una ampliación de los informes médicos que había solicitado, ha decretado el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones sobre los hematomas que presentaba en la cabeza al no apreciar indicios de delito. Sin embargo, no hace mención en el auto de los aproximadamente quince minutos de videograbación del ingreso de Miguel Ángel en la comisaría de Delicias que continúan extraviados.

Alude el juez en su auto que los médicos forenses descartan, en su informe ampliatorio, que la lesión fuera provocada por terceras personas y, aunque señalan que no es posible determinar su origen concreto, no descartan la autolesión. Lo que es lo mismo, la lesión existe, pero tan solo dan opción a que el detenido se hubiera autolesionado.

Tanto las grabaciones aportadas por la policía como la declaración del compañero de celda, Joaquín C. G., coinciden en que Miguel Ángel estaba alterado y los agentes entraron en la celda para intentar reducirlo y mantener el orden y la seguridad de los calabozos. En ningún caso, argumenta el juez D. José Ignacio Martínez Esteban, se aprecia en las grabaciones aportadas una agresión directa del compañero de celda, ni de los agentes que custodiaban a los detenidos.

La investigación quedó en 2016 supeditada al hematoma subcutáneo, obviando ya el agresivo cóctel de fármacos al que fue expuesto Miguel Ángel en el plazo de 36 horas. En ese tiempo a Miguel Ángel se le administró Alprazolam, Tranxilium y Adolonta en el hospital Provincial, donde minutos más tarde se le volvería a administrar Valium y Lorazepan. En la comisaría de Ranillas se le volvió a administrar Alprazolam, y finalmente, y pese a que no sufría ningún tipo de drogodependencia, según declaró la familia, el 061 le administró Metadona, una sustancia que posteriormente, en su última visita a un centro médico, le volvería a ser administrada en el Hospital Clínico Universitario Miguel Servet.

Muertes bajo custodia

El próximo 6 de abril, se cumplirá un año de la muerte de Miguel Ángel Fernández en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en la Avenida de Ranillas de Zaragoza, sin que todavía se conozcan las causas de su fallecimiento bajo custodia, y con un caso ya sobreseído, sobre el que tan solo queda la posibilidad de un recurso ante la Audiencia de Zaragoza.

Precisamente para luchar contra el silencio y la impunidad que rodean a la realidad de la muerte de personas bajo la custodia del Estado desde el colectivo Derechos Civiles 15M Zaragoza ha organizado un acto que tendrá lugar el próximo 4 de abril, a las 19.00 horas en el Centro Cívico Delicias.

“El acto surge de la necesidad de hacer algo en recuerdo del 1º aniversario del muerte de Miguel Ángel Fernández en la Comisaría de Policía del ACTUR, que se cumple en estos días. Además de todo loque hemos denunciado sobre este hecho, a lo largo de estos meses, en 18 concentraciones callejeras y de quejarnos amargamente de la extrema lentitud de la justicia, queremos mostrar que el Estado, no sólo está reprimiendo la protesta, sino que también vuelca su ira contra la pobreza”, advierten desde el grupo de Derechos Civiles.

Traduciéndolo en números, desde este colectivo aseguran que nos encontramos ante la escalofriante cifra aproximada de 80 muertes bajo custodia al año. La mayor parte de las personas fallecidas se encuentran en situación de exclusión social.

“Consideramos de vital importancia no sólo denunciar públicamente estas injusticias, sino hacerlo de forma coordinada y solidaria. Queremos contribuir a ello con este acto y también queremos llamar la atención acerca del hecho de que, en muchas ocasiones, la gente pone el grito en el cielo cuando tocan a nuestras compañeras en determinadas protestas o por comulgar con ciertas ideas emancipadoras, pero mira hacia otro lado cuando las víctimas son personas ajenas a los movimientos sociales”, alertan desde Derechos Civiles 15M y recuerdan que desde su colectivo, consideran que estas personas merecen la misma solidaridad porque, “a fin de cuentas, sus vidas han sido segadas por el mismo sistema contra el que muchas luchamos, un sistema basado en la desigualdad que les ha llevado inevitablemente a buscarse la vida, y con ello a la cárcel o a la tumba”.

Por todo ello, han organizado una charla en la que estará representada la familia Miguel Ángel, pero también se expondrán los casos de Elhadji Ndiaye, joven senegalés empadronado en Zaragoza muerto en dependencias de la policía nacional de Iruñea, y de José Serrano Benitez, fallecido en la macro-cárcel de Zuera por falta de asistencia médica.

En la charla se informará tanto de los procesos judiciales como de las acciones que se han llevado a cabo desde Derechos Civiles 15M, así como otros colectivos, para visibilizar socialmente los tres casos, para ello participarán en la misma Salhaketa Bizkaia, África Unida (Iruñea), Salhaketa Nafarroa, SOS Racismo Nafarroa y Justicia para Miguel Ángel.

29 marzo, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR