Mundo #RepúblicaCAT

Torra toma posesión del cargo de president en una ceremonia escueta, pero llena de simbolismo

El Gobierno de Mariano Rajoy ha sido el gran ausente en la toma de posesión del president Quim Torra. El político de Junts per Catalunya ha jurado el cargo como lo hiciera Puigdemont: ante el pueblo de Catalunya, pero no ante la Corona y la Constitución.
| 17 mayo, 2018 17.05
Torra toma posesión del cargo de president en una ceremonia escueta, pero llena de simbolismo
Foto: @rogertorrent

Algo más de tres minutos ha sido el tiempo que ha durado la toma de posesión de Quim Torra como president de la Generalitat. A las 11.30 de este jueves 17 de mayo se ha iniciado el acto en el Saló Verge de Monserrat del Palau de la Generalitat.

Desposeída de toda solemnidad la toma de posesión quería, a instancias del propio Torra, ser sobria, breve e íntima para remarcar el carácter transitorio de su presidencia. Tal y como ya remarcara el pasado martes en su comparecencia con Carles Puigdemont en Berlín, el nuevo mandatario se ve a sí mismo “como un president que guarda custodia” al legitimo president de la Generalitat.

Con el 155 todavía aplicado y las cuentas del Govern todavía controladas por el Gobierno español, la toma de posesión escueta y desprovista de toda liturgia del 131 president, también ha querido ser una crítica a la situación de intervención que viven las instituciones catalanas. Según un comunicado hecho público por la Generalitat, el acto se enmarcaba “en la estricta legalidad catalana”.

Este acto, acostumbraba a congregar a más de 200 personalidades del mundo político, el ámbito social y el sector económico de Catalunya y el Estado español, pero esta vez no ha sido así.

No ha habido invitados, la Plaça de Sant Jaume estaba prácticamente vacía y el lugar escogido por Quim Torra no ha sido el Saló de Sant Jordi, emplazamiento habitual para este tipo de citas.

Así mismo las únicas personalidades políticas presentes en la toma de posesión han sido el president de la Mesa del Parlament de Catalunya, Roger Torrent y el secretario del Govern, Víctor Cullell. La asistencia de la ceremonia se ha completado con varios familiares de Torra.

La toma de posesión ha dado comienzo con la lectura por parte de Víctor Cullell del Real Decreto “por el cual se nombra president de la Generalitat de Catalunya al señor Joaquim Torra i Pla”.

Luego ha sido el turno para Torra que ha dicho lo siguiente: “Prometo cumplir lealmente las obligaciones del cargo de president de la Generalitat. Con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado por el Parlament de Catalunya”. Estas han sido las únicas palabras de Torra. Las mismas empleadas por Carles Puigdemont en su toma de posesión.

Hasta el Govern de Puigdemont, la toma de posesión seguía otro esquema. La primera persona de la Presidencia del Parlament preguntaba al investido si prometía “cumplir las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat de Catalunya con fidelidad al rey, a la Constitución, al Estatut de Autonomía y a las instituciones nacionales de Catalunya”. Fue Carme Forcadell quien modificó la fórmula que este jueves ha interpelado a Torra.

En otro guiño al president en el exilio, Torra no se ha puesto la medalla de president de la Generalitat reconociendo que Puigdemont es el president legítimo. Durante toda la corta investidura, el medallón que simboliza la presidencia de la Generalitat y que lució por primera vez Francesc Macià el 11 de septiembre de 1932, ha estado encima de la mesa delante la cual Torra ha jurado el cargo.

La ausencia del Gobierno de Rajoy

Las anteriormente descritas no han sido las únicas anomalías en la toma de posesión de Quim Torra. El Gobierno español ha decidido no asistir a un acto al que tiene por costumbre acudir al considerar que “desde la Generalitat se la ha intentado imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado”.

Para el Gobierno la formula en que Torra ha tomado posesión del cargo “degrada la propia dignidad de la institución”.

La nueva propuesta de Pedro Sánchez en un plató de televisión

A la vista de la investidura de Quim Torra, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha afirmado en una entrevista con Susanna Griso en Antena 3 que apoyará una modificación de la LOREG (Ley Electoral) que obligue a las y los investidos a “acatar la Constitución” española y respetar “al jefe del Estado” y “a la monarquía parlamentaria”.

Sánchez ha afirmado que la toma de posesión de Torra “más que austera es excluyente y debe hacernos reflexionar a todos los partidos de ámbito nacional”.

El líder del PSOE que este miércoles 16 de mayo ya apuntó que su partido propondrá una ampliación de la tipificación del “delito de rebelión”, ha añadido que todavía no ha podido consensuar esta nueva idea con el presidente Mariano Rajoy.

17 mayo, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR