Altavoz

Tierra amadísima

| 3 febrero, 2018 07.02
Tierra amadísima
Foto: @platafloporsin

Como me apasiona la naturaleza y soy un enamorado de mi tierra, estoy disfrutando enormemente con “Amada Tierra” (Aragón TV). Comparto totalmente la premisa de que solo se puede amar lo que se conoce y, por ello, me parece muy necesario embarcar al telespectador en un viaje por Aragón y su espectacular naturaleza.

Estoy disfrutando de todos los capítulos, aunque muy especialmente de los dos primeros, dedicados a mi “amada tierra” particular: en el primero, El Abadiado con sus paisajes enmarcados por el Tozal de Guara, el castillo de Montearagón y el Salto de Roldán; el “río de aguas tranquilas” (el Guatizalema) y, cómo no, las aves (los diferentes tipos de águilas, los buitres, el quebrantahuesos, los milanos y tantas, tantas otras).

También nuestro legado como el puente medieval de Sipán; los restos de una antigua almazara y la actividad que prosigue en la de Los Molinos de Sipán; los olivos centenarios que vareamos aún hoy… En resumen, la riqueza de un territorio frontera que no es lugar para ganadería industrial.

En el segundo, rodado en nuestro Vadiello, la “Guara profunda”; “un paraíso para las aves”, como bien dice Pablo Vallés. Un paraíso que sin embargo está amenazado por proyectos de ganadería industrial, dentro del propio parque y en zonas limítrofes.

Guara no es el único espacio de los protegidos en Aragón por la Red Natura 2000 que se enfrenta a esa amenaza para su rica fauna, su botánica, su diversidad de árboles y sus maravillosos paisajes. Conozcamos Aragón y su riqueza, la biodiversidad, para poder amarlos, y defenderlos. Para que las generaciones futuras conozcan sus secretos.

3 febrero, 2018

Autor/Autora

Vecino del T. M. de Loporzano.


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR