Movimientos

Teresa Soler: “Sería magnífico hacer un documental sobre los corruptores”

Aprovechando una nueva proyección del documental ‘Corrupción: el organismo nocivo’ entrevistamos a su codirectora y guionista para adentrarnos no solo en las claves de esta cinta, sino en los entresijos de la endémica corrupción de muchos ayuntamientos
| 31 mayo, 2018 07.05
Teresa Soler: “Sería magnífico hacer un documental sobre los corruptores”
Teresa Soler en su última visita a Zaragoza. Foto: Miguel Ángel Conejos.

¿Documentales como este tienen cabida en una sala de cine?

Pues fíjate que sí. Hemos estrenado en varios cines de toda España. Hemos estrenado en Barcelona, en Madrid, en tres cines distintos, en Huelva, en Sevilla…, lo hemos hecho con el fin de llevarlo al cine pero también a distintos ámbitos: universidades, institutos o instituciones como el Colegio de Abogados de Zaragoza. La idea es llevarlo a todos los ámbitos posibles.

Habéis planteado un documental que entra de lleno en la corrupción desde la posición del denunciante, ¿es complicado que una persona pueda denunciar un caso de corrupción?

Es muy complejo porque no tienen, a fecha de hoy, ninguna ley que les proteja seriamente. Es verdad que cuando comenzamos a rodar el documental nadie hablaba de una ley de protección al denunciante, ni se manejaba este concepto. Tampoco se hablaba de los denunciantes de corrupción. Así que estoy contenta porque, de alguna manera, hemos avanzado y hemos contribuido a que hayamos avanzado en ese sentido, pero realmente es mucho lo que se juegan ello. No te diré su físico, ni su vida, porque a pesar de todo seguimos estando en niveles muy distintos a los que se viven por ejemplo en Latinoamérica. Pero de momento es complicado encontrar a personas como las protagonistas de este documental.

Pero sí que puede llegar a tener unas afecciones físicas y económicas…

Cuando digo físicamente me refiero a lo que ya estamos imaginando cuando hablamos de algunos países, pero aquí que la corrupción es de guante blanco estas personas se juegan su empleo y la salud.

Desde la calle se tiene la sensación de que el corrupto solo sufre penas de telediario, muy pocos entran en la cárcel, ¿piensas que habría que ir hacia una legislación más estricta?

No creo que haya que hacer una legislación más estricta. De hecho, España en comparación a los países nórdicos, que miramos como referente por sus bajos índices de corrupción, tiene leyes más duras. Es más una cuestión de que funcionen los controles, de que se apliquen, de dotar al sistema de músculo, y en este caso dotarlo de músculo significa dotarlo de jueces que puedan hacer su trabajo antes de que los casos prescriban. Creo que es más una cuestión de este tipo que de legislar más.

¿Está tan metida dentro del sistema la corrupción como da la sensación?

No. Está más todavía. Hay más de 8.100 ayuntamientos en toda España y en muchos de ellos, según sabemos por los profesionales que trabajan en ayuntamientos y por los funcionarios con los que hemos hablado, en muchísimos de ellos hay corrupción o corruptelas. Cualquier porcentaje que yo te dé, multiplicado por todos esos ayuntamientos, genera cifras absolutamente descomunales. Es por eso que hemos decidido centrar el foco en la corrupción municipal, además de porque es la que se lleva a cabo con nuestro dinero, con dinero de los contribuyentes.

Nos quedan cifras grabadas para siempre. El 3% por ejemplo parece una práctica habitual. Algunos lo hemos podido ver nítidamente en el sector de la construcción por ejemplo. ¿Ese porcentaje que se asoció a Convergencia i Unió se ha movido por todo el Estado español?

Por supuesto. Antaño, cuarenta años atrás, los abogados iban a presentar una demanda y tenían que pagar la “astilla” y aquella era la forma habitual de trabajar. Lo del 3% que tú citas, y que tú mismo has visto, es extensible a cualquier lugar de España y a menudo más porcentaje.

Personas con las que he hablado y que han trabajado para la administración pública hablan de contabilidades B, que todo el ayuntamiento conocía, e incluso contabilidades C, que solo conocía el gobierno municipal. ¿Habéis llegado a constatar esto?

En el documental los funcionarios que lo protagonizan, que no les gusta que les llamemos denunciantes, porque ellos consideran que están ejerciendo con su labor y compromiso profesional, así lo cuentan. Muchos de los casos que conocemos forman parte de tramas muy elaboradas. Muy complejas. Tanto que necesitan de la connivencia de diferentes estadios, desde el administrativo hasta las cotas más altas del poder.

Cuando hablamos de corrupción a veces tengo la imagen de un casino de pueblo de la primera mitad del siglo XX y la partida de cartas entre el alcalde, el terrateniente, el cura y el sargento de la guardia civil… ¿es un poco así?

No lo sé. Yo quiero pensar que hemos evolucionado de alguna manera. Quiero pensar que la última década es una plataforma importante para haber aprendido a nivel social, para que nos nutriéramos de lo que significa la colaboración y la implicación ciudadana en los asuntos públicos y sociales. Quiero pensar que estamos avanzando en ese aspecto.

También me viene a la cabeza la burbuja inmobiliaria, y de nuevo vuelvo a ver grúas por las ciudades, ¿repetiremos los mismos errores?

Puede ser que se replique. Pero también pudiera ser que haya conductas que hasta ahora veíamos como inherentes y que formaban parte de los procesos que ya no estén. Que se hayan eliminado. Yo observo algunos cambios en ese sentido, no sólo por las ganas que tengo de verlos, observo cambios conductuales, a nivel de ya no contar con el aplauso, con la admiración secreta que tiempo atrás se sentía hacia esta gente que era capaz de establecer esta corrupción.

Ese cambio que dices observar ¿Cuánto puede ser debido a asociaciones ciudadanas que empiezan a tener protagonismo en la vigilancia de las cuentas públicas?

También, y lo explica muy bien al principio del documental Victoria Camps, la propia crisis económica. Mientras hemos estado acomodadamente con nuestro trabajo y nuestro tiempo ocupado en diversas actividades, no nos hemos dado cuenta. Mucho de lo que ha pasado ha tenido lugar mientras estábamos distraídos mirando hacia otro lugar. Ese hartazgo, esa necesidad, la falta de trabajo…, todo ello ha hecho que nos volviéramos muchísimo más permeables a saber que estaba ocurriendo a nuestro alrededor y a que quisiéramos canalizar nuestra indignación y tristeza mediante estas asociaciones ciudadanas.

Pasar de un bipartidismo clásico a un escenario de fragmentación en los ayuntamientos con más fuerzas políticas presentes ¿ha podido ayudar a esa mayor vigilancia?

Sí. Dicen que la corrupción es aquello que llega a los gobiernos que no cuentan con la vigilancia ni la colaboración ciudadana. Me gusta hablar de colaboración. Hablamos en el documental de una herramienta como son los Observatorios Ciudadanos Municipales, pero su afán no es fiscalizar, sino el de colaborar con él. Una cuerda para que mantenga una óptima tensión tiene que estar asida por los dos extremos. Esa sería la finalidad. Quizá no ahora, pues está todo muy inflamado, pero la idea es que más adelante esas entidades sociales sean una plataforma más de comunicación entre administración y sociedad civil.

Pero la mayoría de las veces no son estas asociaciones quienes hacen público un caso de corrupción. Muchas veces son auténticas vendettas. Por ejemplo el caso de La Muela.

Quienes estamos fuera de ese sistema corrupto tenemos la suerte de saber que los corruptos tienen un afán descontrolado y desmedido, con lo cual, antes o después va a jugar en su contra. Y no hablamos solo de economía, también de poder. Alcanzar situaciones de poder desde las cuales afectar e influir en los designios sociales. La otra cosa con la que jugamos es que creen que son impunes. Que no se les va a pillar o que están por encima del bien y del mal. En esa idea de impunidad cometen errores que permiten encausarles. Por último esta ese papel del chivato, que ha estado participando en la trama y cuando deja de percibir lo denuncia. Esas son las tres cosas que han dado lugar al grueso de los casos de corrupción que son ya conocidos por todos.

En esa condena de telediario de la que hablábamos antes casi siempre hay un político corrupto, pero muy pocas veces vemos desfilar hacia un banquillo a un empresario corruptor. ¿Tanto es el poder del corruptor?

Conocemos al corrompido y al corrupto y en poquísimos caso conocemos verdaderamente al corruptor, que es el que está detrás, con las espaldas cubiertas, usando al corrupto como coraza. Sería magnífico hacer un documental sobre los corruptores que son los que verdaderamente manejan los hilos del poder. Es muy complejo, porque no sabemos quiénes son, tenemos nuestras sospechas pero solo sabemos que herramientas usan, que medios de comunicación utilizan y como los usan, sabemos que están en consejos de administración de grandes empresas y entidades, pero no tenemos las pruebas, la suficiente información, para poderlos señalar.

Para eso ¿haría falta más trasparencia?

Sí. Más transparencia y la colaboración de muchos de esos denunciantes de corrupción que, como te decía antes, no cuentan con ninguna ayuda, no cuentan con ninguna ley que les ampare, por tanto es complicado. No podemos exigir el valor ni la heroicidad de nadie, no es exigible.

Muchas veces, cuando te enfrentas a los denominados portales de trasparencia, de lo que te das cuenta es que lo único que no son es transparentes. La información está mostrada de una forma laberíntica. ¿Cómo puede una persona enfrentarse a esa información y tratar de descifrarlo?

Uno de los cometidos que los Observatorios Ciudadanos Municipales llevan a cabo es desencriptar esos ficheros ininteligibles, que sospechamos que no es así por una cuestión gratuita ni fortuita, si no intencionada. Ellos lo que hacen es llevar al terreno de lo tangible, de lo concreto, esas cifras económicas a las que por el momento no conseguimos tener un acceso claro y directo. Falta también que la sociedad sepa que tiene derecho a acceder a esa información, y que sepan que tienen derecho a ir a su ayuntamiento y tener acceso a las cuentas municipales.

31 mayo, 2018

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR