SUBPORTADA Movimientos #contraelolvido

Sádaba, la segunda fosa común más grande de la represión franquista en Aragón

Los trabajos, en los que se han encontrado al menos 19 cuerpos, se están llevando a cabo en el cementerio de Sádaba por intervención de la Asociación Charata de Uncastillo, en colaboración con ARICO y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica Batallón Cinco Villas
| 28 noviembre, 2018 07.11
Sádaba, la segunda fosa común más grande de la represión franquista en Aragón
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

El pasado 10 de noviembre comenzaba en el cementerio municipal de Sádaba una intervención arqueológica de localización y exhumación de cuatro uncastilleros víctimas de la represión franquista.

La exhumación que debía localizar los restos de los hermanos Francisco y Martín Cortés Lasilla, Mariano Rebla Alegre y Luis Torrea Rived, se ha convertido en mucho más, ya que se ha encontrado una fosa contigua –donde se localizaron los restos anteriormente citados— en los que se hayan “al menos 19 cuerpos, seguramente, vecinos de Sos del Rey Católico y Zangotza/Sangüesa según tenemos constancia documental y relato oral”, explica el arqueólogo que está llevando a cabo los trabajo, Javier Ruiz, junto a José Ignacio Piedrafita y la antropóloga forense Miriam Gracia.

Se trataría, en palabras de Ruiz, “de la mayor fosa encontrada hasta ahora en las Cinco Villas y la segunda mayor de Aragón que hemos descubierto” con restos de este periodo histórico, señala.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Estos trabajos están impulsados por la Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo, con la colaboración de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO) y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica Batallón Cinco Villas, y cuentan con todos los permisos necesarios para acometerlos, tanto del Ayuntamiento de Sádaba, como de departamento de Patrimonio del Gobierno de Aragón.

Los mismos están financiados por la Diputación de Zaragoza (DPZ) gracias a unas ayudas para el ‘Desarrollo de la memoria histórica’ y amparada bajo la Ley del mismo nombre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, una normativa que fue aprobada por el Congreso de los Diputados el 31 de octubre de 2007.

En el pleno que Comarca de las Cinco Villas aprobaba este martes una partida de 15.000 euros, con carácter de urgencia, para poder concluir los trabajos de recuperación de los cuerpos hallados y seguir la investigación. “Es un tema de justicia social y de derechos que, además, está amparado por la Ley de Memoria Histórica”, explica el presidente de la comarca, Santos Navarro.

Restos de Sádaba

La fosa encontrada en el cementerio de Sádaba tiene unos 5 metros de largo por 2.5 de ancho. En su interior se aprecian 19 esqueletos, “aunque por el tamaño de la fosa y algún resto que se ve podrían ser más”, explica Javier Ruiz.

Los cuerpos “pueden provenir de un episodio protagonizado por gente de Sos de Rey Católico, quizá también algún vecino de Zangotza/Sangüesa. Son todos hombres, salvo dos mujeres, según tenemos documentado, pero hay que estudiarlo”, precisa el arqueólogo.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Por ejemplo, para encontrar a Martín Cortés, uno de los uncastilleros desaparecidos y por los que se comenzó esta excavación en Sádaba, Charata ha estado cotejando datos desde hace cuatro años. Entre ellos, los del Archivo Histórico Militar de Zaragoza, listas de defunciones, boletines oficiales de la época y recopilando testimonios de familiares y amigos que los conocieron.

“Es una tarea costosa que ahora va dando sus frutos, aunque creemos que pueden salir muchas más cosas, ya que en el cementerio de Sádaba hay documentada otra fosa, y quizá más restos junto a los ahora encontrados, puesto que se enterraban por orden cronológico”, precisa el experto. “Sabemos de familias que venían a Sádaba a poner flores, aunque no sabían concretamente dónde estaban sus familiares”, explica.

Por el momento, y durante varios días, seguirán los trabajos en la zona, para posteriormente llevar a cabo toda la labor de documentación y la exhumación propiamente dicha, para acometer, luego, las identificaciones por ADN.

Para ello es importantísimo que las familias colaboren, “ya que tenemos que cotejar los restos óseos con ellos”. De ahí, que se haga un llamamiento a “todas aquellas personas que crean que pueden tener algo que ver con estos restos encontrados, para que acudan al cementerio de Sádaba o se pongan en contacto con nosotros”, indica Ruiz.

La Asociación Charata de Uncastillo comenzó con su labor en el año 2007. Desde entonces, y en colaboración con las otras agrupaciones mencionadas, han recuperado los cuerpos de 31 fallecidos y 3 guerrilleros. Para ello, todas las intervenciones cuentan con un equipo multidisciplinar formado por técnicos de amplia experiencia, compuesto por arqueólogos, antropólogos forenses, genetistas, historiadores, dibujantes, restauradores, y voluntarios.

Información a familiares
Si sospechas que algún familiar puede estar en esa fosa puedes recibir más información escribiendo a este correo electrónico: jrrcadix@hotmail.com
28 noviembre, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR