Mundo

Renuncia en diferido, hedor a cloacas y cortafuegos para el PP

La renuncia de María Dolores de Cospedal a la ejecutiva del Partido Popular, que no a su escaño, es el enésimo capítulo de la saga de corrupción y mierda que salpica a las élites políticas y económicas de un Estado cada vez más enfangado en sus propias cloacas
| 5 noviembre, 2018 17.11
Renuncia en diferido, hedor a cloacas y cortafuegos para el PP
María Dolores de Cospedal. Foto: Agencias

La exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha anunciado este lunes que deja la ejecutiva nacional del partido ante las informaciones aparecidas en la web Moncloa.com en las que se escucha a Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro, en conversaciones comprometedoras con el excomisario Villarejo.

El gesto se antoja el primer paso, pues de esta manera Cospedal se aleja de la directiva del PP, pero continúa manteniendo el acta de diputada, dando más valor a no manchar la imagen de su partido, dando más importancia a los afiliados que a la obligatoriedad de responder ante su electorado, que es quien la llevó a conseguir el puesto de diputada.

No le han dolido prendas a Cospedal para afirmar eso mismo. En el breve comunicado donde ha hecho pública su renuncia a la ejecutiva del PP, la ex secretaria general asegura que lo hace “para evitar que estos ataques se hagan extensivos a la formación política de la que he sido secretaria general, y a su actual presidente”, echando un capote a Casado.

En el comunicado Cospedal asegura no haber mentido nunca sobre su conocimiento del excomisario Villarejo y las reuniones mantenidas con él.  Sobre las mismas, en las que se escucha como su marido negocia que sea espiado el hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba, que el propio Villarejo señala como el punto débil del entonces Ministro del Interior del último gobierno Zapatero.

La dirigente arremete contra el uso de las cintas publicadas, que a su entender “tratan de ofrecer una imagen distorsionada de la realidad”. “Son extractos editados que sólo tratan de perjudicar y dañar mi imagen personal”, asegura Cospedal.

Aun así, Cospedal ha asegurado en su comunicado que cree, y continúa haciéndolo, que era su obligación celebrar esas reuniones con Villarejo “para tener toda la información posible acerca de los hechos que pudieran perjudicar a mi formación”.

Moncloa.com

Las grabaciones de Villarejo están saliendo a la palestra y salpicando a PP y PSOE de forma indistinta desde el portal Moncloa.com. La cadena SER probó varios vínculos societarios de quienes gestionan la web y el excomisario que ha liderado una trama que ha sido calificada en diferentes medios como “cloacas del Estado” o las “cloacas de Interior”.

Tuve constancia de la existencia de Villarejo hace años, pero descubrí los trabajitos que ha realizado como funcionario, de forma privada o en paralelo, gracias al podcast ‘V, las cloacas del estado’, diez podcast en torno a la figura del excomisario que bien valdrían para una superproducción audiovisual. Villarejo, V en el podcast, tuvo su primer puesto policial dentro de la Brigada de Investigación Social de la policía que luchaba contra la primera ETA. Uno de los denominados “incontrolados” que se tomaban la justicia por su mano, al margen de la ley. Tras varios gobiernos tras la transición no ha habido nunca uno que fuera capaz de deshacerse de estos individuos.

A Villarejo se le vincula con escuchas en casos sonados como el que llevó a la cárcel a Mario Conde, sobre Ruíz Mateos o el informe Veritas para desprestigiar a Baltasar Garzón. Es el autor confeso de varios informes de la Operación Cataluña, maniobra del Ministerio del Interior para frenar el soberanismo catalán. También los audios de Corinna o el asunto “compiyogui”, en el que se vinculaba al amigo de los reyes del Estado español, Javier López Madrid, en un asunto que podía haber acabado con el apuñalamiento de su dermatóloga, quien aseguró que el autor del apuñalamiento sería el propio Villarejo, que podría haber sido contratado por recomendación expresa de Francisco Granados a López Madrid.

Recientemente, tras el ingreso en la cárcel de Villarejo, la web Moncloa.com ha sacado a la luz diversas grabaciones que tienen como protagonista al excomisario y que han terminado por salpicar, de nuevo a Baltasar Garzón, a la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, y estos últimos días a María Dolores de Cospedal. Todas las grabaciones tienen en común algo: a José Manuel Villarejo como interlocutor.

Aunque desde la web Moncloa.com han negado los vínculos societarios de la web con Villarejo, todo parece indicar que las filtraciones parten directamente del excomisario.

Casado ¿salvado?

El gesto de Cospedal era algo que en el entorno de Casado esperaban con impaciencia desde que salieran a la luz las primeras grabaciones de su marido, Ignacio López del Hierro en las que hablaba con el excomisario de la situación del PP tras estallar el caso Gürtel. El excomisario avisaba al empresario de situaciones especialmente comprometidas para el partido de Cospedal, con quien finalmente tuvo una reunión en la sede del PP de la calle Génova.

Sin embargo, Cospedal es más que probable que esté abandonando la política en diferido. Su escaño, ese que este lunes ha decidido conservar, también está amenazado. Pero aunque lo abandonara en breve Pablo Casado no estaría salvado.

De conocerse el contenido de las conversaciones que Pablo Casado tuvo con el excomisario en al menos una comida, donde literalmente se hablaba a “calzón quitado” y donde estaban prohibidos los móviles, seguro que el actual presidente del Partido Popular se vería en problemas.

5 noviembre, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR