zECOLOGIA LISTA Ecología #FueNoticia2016

Reiteran la peligrosidad del proyecto de incineradora de biomasa de Monzón

La Plataforma contra la Incineradora de Biomasa de Monzón y Ecologistas en Acción reiteran que un proyecto de estas características se debe instalar alejado de cualquier población, porque afecta severamente a la calidad del aire y a la salud de sus habitantes
| 4 diciembre, 2016 07.12
Reiteran la peligrosidad del proyecto de incineradora de biomasa de Monzón
Imagen de una protesta contra la incineradora de biomasa.

La actividad ha sido calificada en el propio estudio de Forestalia, la empresa impulsora, como de impacto severo para la calidad del aire, pues en los días que hace viento dominante los contaminantes se dirigen hacia la población y con niebla la contaminación no se dispersa. Ecologistas en Acción reitera que un proyecto de estas características se debe instalar alejado de cualquier población.

La planta que se pretende instalar a las puertas dela población de Monzón, a tan solo a 600 metros, es una central térmica capaz de generar electricidad para 300.000 personas, más de las que habitan en toda la provincia de Uesca.

El proceso que pretende usar es la quema, mediante un horno de 34 metros de altura, de 51.000 kilos de astillas de madera cada hora durante 8.000 horas al año de forma que se generarían 16.500 toneladas de cenizas. La incineración consiste en la quema de materia orgánica, astillas de chopo, hasta su conversión en cenizas, que es precisamente el proceso que sigue esta planta, independientemente de que genere electricidad. Para alimentarla hace falta cultivar casi 14.000 ha de chopos.

La quema de esta cantidad de madera, más de 400.000 toneladas de madera al año, generaría importantísimas emisiones, que serían evacuadas mediante una chimenea de 60 metros de altura, detalladas en el proyecto presentado por el promotor:

- Monóxido de carbono ( CO): 506.964 kg anuales.
- Dióxido de azufre (SO2): 405.571 kg anuales.
- Óxidos de nitrógeno ( NOx): 405.571 kg anuales.
- Partículas en suspensión (PM) : 40.557 kg anuales.

Los informes técnicos de medio ambiente del Ayuntamiento de Monzón, los del Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón, así como los del Servicio de Cambio Climático del Gobierno de Aragón alertan de que el núcleo de Monzón se haya muy próximo y en la dirección de los vientos dominantes.

La actividad ha sido calificada en el propio estudio de Forestalia como de impacto severo para la calidad del aire, pues en los días que hace viento dominante los contaminantes se dirigen hacia la población y con niebla la contaminación no se dispersa. Estos mismos problemas son los que motivaron que el gobierno de Canarias emitiera informe negativo para la planta que se pretendían instalar en el Puerto de Las Palmas Gran Canaria.

Además se emiten otras partículas, detalladas en informes médicos como los presentados por los doctores, Carme Valls-Llobet, Eduardo Rodríguez-Farré, Josep Martí Valls o Josep Ferris y otros médicos en el estado español. También numerosas asociaciones médicas americanas, como la Asociación Americana del Pulmón, la del Cáncer y la del Corazón, además de Asociaciones médicas de Florida, Washington, Carolina del Norte y Massachusetts, alertadas por proyectos de incineración de biomasa ponen de manifiesto los riesgos de estas instalaciones, entre otros agravamiento de enfermedades broncopulmonares, cardiacas y distintos tipos de cáncer y la mortandad consiguiente.

La misma Agencia de Medio Ambiente Americana (EPA) detalla más de 75 tóxicos que se emiten al quemar madera. Por ello podemos decir que este macroproyecto de incineradora de biomasa no es ni limpio ni seguro y se debe alejar suficientemente de las poblaciones.

En relación al filtrado de partículas en suspensión anunciado por Forestalia hay que decir que, pese a que se reduce de forma importante la cantidad de partículas en suspensión emitidas, la cantidad que se pretende incinerar es tal (repetimos más de 400.000 toneladas al año) que la emisión, ósea lo que llegaría al aire que respiraríamos los vecinos de Monzón que al final es lo importante, sería de más de 40.000 kilos de partículas al año, en una atmósfera ya casi en el límite legal de las mismas. La calidad del aire de Monzón no admite una industria que generaría tal cantidad de contaminantes.

Respecto al estudio de contaminantes presentado por el promotor, el Servicio de Cambio Climático del Gobierno de Aragón ha emitido informe en el que denuncia múltiples deficiencias: falta la firma y visado de colegio oficial en el informe. No se realizan estudios sobre partículas en suspensión de tamaño pequeño (PM2,5) las más peligrosas pues penetran profundamente en nuestro organismo transportando sustancias tóxicas. Tampoco se estudia ozono, contaminante que ya supera límites legales en Monzón en numerosas ocasiones. También se denuncia la falta de estudios sobre el benzopireno, sustancia muy tóxica y cancerígena que se emite de forma importante en la quema de biomasa. Para colmo este departamento del Gobierno de Aragón denuncia que el estudio presentado por Forestalia “no tienen en cuenta para sus resultados los distintos focos de emisión de la zona (del resto de industrias), aparte de su proceso industrial”. Todas estas deficiencias significan que no se garantiza la salud de los vecinos de Monzón. Por todos estos motivos La Plataforma contra la Incineradora de Biomasa de Monzón y Ecologistas en Acción reiteran que un proyecto de estas características se debe instalar alejado de cualquier población, porque lo que realmente importa es la salud de los ciudadanos.

4 diciembre, 2016

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR