Altavoz

Protejamos también a los niños

| 11 octubre, 2017 12.10
Protejamos también a los niños

Los informes de la Fundación Franz Weber, en su campaña “Infancia sin viOLEncia”, con la asistencia científica de la Coordinadora de Profesionales para la Prevención de Abusos (CoPPA), son recogidos por el Comité de los Derechos del Niño de la ONU. En ellos se refleja el peligro al que se someten los niños a quienes se expone a espectáculos violentos. Y la tauromaquia es el espectáculo violento legal por antonomasia.

La violencia engendra violencia. Un niño debería crecer apoyado en valores como la compasión y el respeto. Las programaciones escolares no son siempre una recopilación de valores, pero los profesores lo intentan. Queda mucho camino por recorrer y no pedimos que cada ciudadano instale un santuario de animales llamados “de consumo” en su terraza. Sin embargo, sí queremos rogar a los padres y abuelos que llevan a los niños a las plazas de toros que recapaciten, que entiendan que una puya no es un juguete y que la sangre derramada es real, innecesaria como todas las sangres derramadas, caliente como la de ese niño que se deja llevar porque no tiene capacidad para discernir.

Antituarina ZGZ Foto PACMA

Nos sobrecogió la imagen tristísima de un niño pequeño jugando a ser matador en plena calle la tarde del 8 de octubre, en la manifestación anti-taurina en Zaragoza. Un menor expuesto a la violencia, imitando los gestos de los adultos que habían decidido que la sangre era una opción de ocio también para él. No sólo se trata del dolor y la muerte que el niño interiorizará como aceptable. Se trata del espectáculo bochornoso de ver a un niño tan pequeño imitando los insultos de sus mayores, cogiendo un pequeño capote con la inocencia dolorosa del que no sabe. Un niño expuesto a la violencia. Un niño utilizado por adultos a modo de bufón en una feria. La infancia vapuleada, tristísimo.

Muchos manifestantes gritaron “derechos del menor”, pero de nada sirve pedir derechos a quienes piensan pasar la tarde viendo sangre de herbívoros heridos y asustados.

Siempre hay esperanza y recordamos al joven de catorce años que en septiembre de este año decidió, movido por su amor y respeto por los animales, que era necesario organizar la primera concentración anti-taurina de Barbastro. Recordamos también a todas las personas, de cualquier edad, que saben que la violencia no es una opción.

No perdamos la esperanza. Erradiquemos juntos los festejos violentos que son una lacra en nuestra sociedad. Dejemos a los niños ser gente de paz. ¿O acaso la paz es algo que nos sobra?

11 octubre, 2017

Autor/Autora

Miembro del Partido Animalista PACMA en Zaragoza.


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR