Altavoz

Prostitución, economía ilícita en la FIMA

Estos días se ha celebrado en Zaragoza la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola con más de 200 000 visitantes, lo que ha repercutido en un aumento considerable de las visitas a clubs de prostitución, hasta el punto de tener que traer a la ciudad multitud de mujeres de otros lugares para satisfacer los deseos...
| 27 febrero, 2018 07.02

Estos días se ha celebrado en Zaragoza la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola con más de 200.000 visitantes, lo que ha repercutido en un aumento considerable de las visitas a clubs de prostitución, hasta el punto de tener que traer a la ciudad multitud de mujeres de otros lugares para satisfacer los deseos de los compradores masculinos.

La Unión Europea en pleno siglo XXI nos pide incluir en la contabilidad de los Estados el dinero obtenido de la prostitución mientras que ignora la riqueza que producimos las mujeres con los trabajos en los hogares los cuales, por cierto, permiten que sean viables el resto de las actividades económicas.

Esto muestra cómo la explotación y subordinación de las mujeres es una pieza clave para que este sistema económico siga funcionando. Y explica además otros fenómenos, ¿o acaso puede entenderse la violencia hacia las mujeres sin que existan formas de amar basadas en la desigualdad? El poder, de rostro masculino, blanco, heterosexual y burgués, es el lugar que domina las interpretaciones del mundo, y es desde donde se establece qué deseos importan y cuáles no.

El consumo de prostitución aumenta cada día, y España a la cabeza de Europa: “el burdel de Europa”, nos llaman. Un 40% de los hombres españoles de todos los perfiles (también intelectuales, políticos, artistas, deportistas) ha ‘consumido’ cuerpos mujeres. Pero las españolas accedemos cada vez menos a ser prostituidas; a día de hoy el 90% son mujeres migrantes, y se estima que unas 300.000 de ellas llegan a través del tráfico ilegal de personas.

No se puede obviar el hecho de que más del 50% de las mujeres prostituidas han sido maltratadas o abusadas por hombres en su infancia o adolescencia. Así ocurre en muchos casos de la prostitución llamada ‘de lujo’ que a veces se presenta como una elección “voluntaria”. Este mito de la “libre elección” no contempla el contexto personal de cada mujer, condiciones de vida, desigualdades o relaciones de poder.

Evidentemente el negocio no solo la ideología patriarcal sustenta este negocio. Existen también fuertes componentes económicos y raciales. Las expertas han denominado neoliberalismo sexual o colonialismo sexual al marco social que hace posible la existencia misma de la prostitución. La vida como mercancía, incluidos cuerpos y deseos. Los hombres, si pueden pagar, acceden a la dominación sobre cuerpos de mujeres de todas las partes del mundo (africanas, asiáticas, latinoamericanas, de países europeos del este) aprovechando la fragilidad de sus economías.

Hay implícita una erotización de la vulnerabilidad; ellos desean mujeres siempre más jóvenes, desconocidas, que nunca se hayan prostituido y carezcan de recursos frente al cliente, incluso mujeres en estado de gestación avanzada o discapacitadas. Son datos extraídos del trabajo de campo de diversas autoras que no deberían dejar indiferente a todo un país.

Hoy en España la trata ilegal supone un 4,5% del PIB, y ello a pesar de haber suscrito en 1949 un Convenio de Naciones Unidas que tipifica como delito concertar y explotar la prostitución de otra persona; o también las diferentes leyes de ámbito estatal y autonómico que prohíben formalmente las situaciones de desigualdad entre hombres y mujeres.

No es posible en este marco legal, que siga existiendo hoy el negocio de la prostitución, ni el de la pornografía, un verdadero marketing de la idea de que se puede comprar una relación de poder hacia una mujer y de que la demandas sexuales masculinas, sean cuales sean, son incluso deseadas por las mujeres.

Esto son verdaderas escuelas de desigualdad y deshumanización, entroncan con prácticas esclavistas como el derecho ‘de pernada’ feudal o el derecho ‘de uso’ en el matrimonio de épocas en que las mujeres carecíamos de derecho. Que exista hoy la prostitución crea un abismo difícil de ignorar entre las personas, porque una sexualidad que no es mutual, existe solo para una de las partes, y esto, como concepto, impide el camino hacia una vida en igualdad.

En coherencia con nuestra legislación deben aplicarse de una vez medidas que penalicen el proxenetismo, no a la mujer prostituida, sino a quien se lucra de su situación. En Suecia se ha logrado reducir así el 60% de la prostitución; mientras que en Alemania, país donde se ha regulado, han multiplicado por dos el número de prostitutas, incluso en condiciones esclavistas, y creando empresas y corporaciones que se dedican en exclusiva al tráfico de personas y también a otro tipo de delitos.

Necesitamos con urgencia los recursos y, sobre todo, las decisiones políticas que aseguren la puesta en práctica de la legislación en materia de igualdad. Como explica la profesora Rosa Cobo, cuando pasen unas décadas nuestra sociedad verá la prostitución como lo que realmente es: una de las grandes aberraciones del siglo XXI.

27 febrero, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR