Mundo #Gamonal

Por un puñado de dólares, la historia de un bulevar y una estación de tren

Tiene todo los ingredientes de una buena película de Spaghetti -western… Paisaje lunar, calles vacías, un dueño de la ciudad, gente dispuesta a todo por un puñado de dólares… Pero estamos en Burgos, en los principios de un siglo que se presenta cada vez más incierto. Está introducción quedaría graciosa si no fuera por la...
| 5 febrero, 2014 10.02
Foto: GBDX (Tiempos Modernos)

Foto: GBDX (Tiempos Modernos)

Tiene todo los ingredientes de una buena película de Spaghetti -western… Paisaje lunar, calles vacías, un dueño de la ciudad, gente dispuesta a todo por un puñado de dólares… Pero estamos en Burgos, en los principios de un siglo que se presenta cada vez más incierto. Está introducción quedaría graciosa si no fuera por la profunda precariedad con la cual cada día más ciudadanos tienen que lidiar.

Es la historia de un grupo Inmobiliario que quiso adueñarse por completo de una ciudad milenaria a golpes especulativos para construirla a su propio criterio… Es la historia, de un barrio sin alma perfecto para el mundo de “ciudad-consumidores” que nuestra élite tiene dibujado, para nosotros, en sus pequeños papeles…

Es la historia de un gran fracaso, el fracaso del suizo Masterplan de Herzog y Meuron, arquitectos cuyo desconocimiento de la realidad social e inmobiliaria de la ciudad de Burgos, propició la construcción de “zonas fantasma” y algunas deshabitadas en la zona del Polígono industrial de Gamonal-Villímar.

Se intentó construir una gran Ciudad del AVE entre la Avenida Príncipes de Asturias y el nuevo trazado ferroviario, con edificios cuya presencia fuese un hito en la entrada a la ciudad. Esos edificios iban a tener una altura que se incrementaría según su cercanía de la Estación (según el plan de Herzog y Meuron).

Finalmente llegó la crisis económica y Burgos se quedó sin esas majestuosas torres debido a la ausencia de financiación para las promotoras y crédito para los compradores. Lo único que ganó Burgos con todo esto fue un gran agujero en sus cuentas financieras, mil veces más grande que el ya conocido socavón de la Calle Vitoria, y también, por qué no decirlo, una gran y majestuosa Estación de tren situada casi en el casco antiguo de Pancorbo (exagerando un poco), que hasta en el parte meteorológico del telediario le ponen temperatura a parte de la ciudad de Burgos. Si es usted turista y viene a nuestra ciudad, no busque la estación de tren en los mapas que hay instalados en carteles por las aceras, no la encontrará.

Claro está que alguien, especialmente el dueño de los terrenos hizo un gran negocio, gracias a la recalificación y a la revalorización de los mismos y no olvidemos el pelotazo urbanístico de las antiguas zonas ferroviarias de la Vieja Estación. Como en casi todos los Western, siempre hay un pillo que se lleva los dólares.

GBMX y M. M. (Tiempos Modernos. Periodismo Ciudadano) | Desde Burgos Para AraInfo

5 febrero, 2014

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR