Movimientos

Parar el colapso de las urgencias hospitalarias exige inversión, organización y participación

Como todos los inviernos la mayoría de las salas de urgencias se encuentran colapsadas. Mientras, otros pacientes esperan en los pasillos su hospitalización, a veces días. Para hacer frente a esta situación la FADSP lanza seis medidas que deberían aplicarse con carácter de urgencia.
| 13 enero, 2018 07.01
Parar el colapso de las urgencias hospitalarias exige inversión, organización y participación
Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Foto: @arainfonoticias

Desde hace días los servicios de urgencias hospitalarios alrededor del Estado español sufren una situación crítica con demoras en la atención a los enfermos entre seis y ocho horas en salas de espera y pasillos, y de retrasos de incluso días para el ingreso en plantas, incrementando su sufrimiento y poniendo en riesgo su salud.

Estos retrasos también someten a trabajadores y trabajadoras a situaciones de alto grado de estrés que reduce su capacidad para prestar una atención de calidad.

Se trata de una situación que se repite cada año coincidiendo con las epidemias de gripe y otras patologías respiratorias invernales y se agravó con la política de recortes de recursos sanitarios públicos del actual gobierno especialmente de camas hospitalarias –desde 2009 hay 7.000 camas hospitalarias menos– y de recursos de la Atención Primaria, así como con sus políticas privatizadoras.

El hecho de su sistemática repetición anual pone en evidencia la ausencia de planificación de las administraciones sanitarias y una incompetencia de las mismas. En el fondo está el interesado deterioro de la Sanidad Pública para favorecer su desmantelamiento, para paulatinamente ir llegando a la privatización.

Ante esta grave situación la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública propone seis medidas para hacer frente al colapso.

Como primera medida proponen recuperar todas las camas cerradas para poder hospitalizar a los enfermos atendidos en urgencias que lo necesiten, ya que una de las principales causas del caos de las urgencias es la imposibilidad de encontrar camas para enfermos que precisan hospitalización y que permanecen demasiado tiempo en las mismas, saturándolas.

Piden también establecer estructuras de coordinación hospitalaria del servicio de urgencias y los de medicina interna para una mejor utilización de las camas hospitalarias (facilitar altas e ingresos).

Para la FADSP habría que dotar también de capacidad resolutiva a la Atención Primaria incrementando su presupuesto –hasta alcanzar el 25% del total–, crear nuevos centros de salud para mejorar la accesibilidad, acabar con la masificación ampliando sus personales hasta alcanzar los 1.250 personas por cupo, mejorar el equipamiento y eliminar las trabas de acceso a los recursos diagnósticos. “Una Atención Primaria bien equipada y prestigiada evitaría que muchos enfermos vean en las urgencias hospitalarias como la única solución a sus demandas de atención urgente”, aseguran desde la federación.

En sentido económico entienden también que es necesario realizar un plan especial de inversiones en el mantenimiento de los centros sanitarios, de carácter únicamente público.

Incidiendo en la Atención Primaria advierten que sería fundamental, con el fin de fortalecer la atención primaria, crear una estructura directiva en atención primaria con objetivos propios, coordinada con la estructura hospitalaria pero no dependiente.

Por último entienden necesaria la participación social en la evaluación y propuesta de objetivos de la Sanidad Pública, con el fin de conseguir una mejora no solo en cuanto a carácter interno, sino con respecto a los y las pacientes.

13 enero, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR