Movimientos Entrevistas #FueNoticia2018

Nieves Boj: “Trabajamos para consensuar un modelo de ciudad justa, humanitaria y en la que podamos vivir con dignidad”

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) asegura que “la crisis ha golpeado brutalmente” sobre todo a los barrios obreros de la capital aragonesa, donde existen “situaciones de emergencia que realmente son muy difíciles de cubrir”.
| 11 marzo, 2018 07.03
Nieves Boj: “Trabajamos para consensuar un modelo de ciudad justa, humanitaria y en la que podamos vivir con dignidad”
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Aunque nos confiesa que está algo resfriada, Nieves Boj nos abre las puertas de su casa para realizar esta entrevista y tratar de poner el foco en aspectos relacionados con los barrios de Zaragoza. La bici, el tranvía, los presupuestos participativos, los servicios públicos -y su posible remunicipalización-, el fenómeno de la gentrificación… y sobre todo, conocer más de cerca el trabajo que desde la Federación de Barrios se desarrolla.

¿Qué labor desarrolla la FABZ?

Es una entidad que está formada por 55 asociaciones vecinales federadas, unas más activas y otras menos como se puede comprobar en lo que se hace en la ciudad, y la tarea que tenemos desde la Federación es coordinar el trabajo que realizan estas asociaciones en los barrios para que estos sean más dignos, sobre todo para sus vecinas y vecinos. También trabajamos para consensuar, dentro de las comisiones, el modelo de ciudad que queremos. Un modelo de ciudad que, sin los barrios no sería nada, sea justa, humanitaria y en la que, además, todas las personas podamos vivir con dignidad.

A grandes rasgos, ¿cuáles son las principales carencias que tiene Zaragoza como ciudad?

Sobre todo incidiría en las necesidades económicas y sociales que tienen sus vecinas y vecinos. La mayoría de barrios de esta ciudad son obreros en los que la crisis ha golpeado brutalmente y todo esto se nota. Por mucho esfuerzo que se lleve a cabo a nivel social, existen situaciones de emergencia que realmente son muy difíciles de cubrir. Para mí, ese es el mayor problema que tiene la ciudad de Zaragoza, en lo demás se puede ir trabajando.

Pero la situación de nuestros vecinos y vecinas cuando vas por la calle y te vienen a contar los problemas que tienen… ver el grado de precariedad en el que están trabajando, que siguen inmersos en la pobreza, ves que las criaturas para comer necesitan tener una beca de comedor porque si no prácticamente no comen lo que tendrían que comer… hablamos de nutrición.

Luego están las personas mayores que todavía siguen viviendo en casas sin ascensor. Es cierto que se está haciendo mucho por ello, pero no lo suficiente. Personas que están casi como rehenes en sus casas porque no pueden salir. Es decir, todas esas políticas son las que consideramos que por mucho que se haga, vamos a tener que seguir luchando por ellas.

¿Va unido el problema del envejecimiento de la población con el propio envejecimiento de los barrios?

Sí. Es bueno explicar que entre las asociaciones que tenemos en la FABZ existen dos tipos: las de los barrios nuevos y las de los barrios ya consolidados y compactos. Eso quiere decir que la unión entre ellas y la relación que se tiene entre estos barrios hace que se tenga una visión mucho más integral del conjunto de la ciudad. Los barrios nuevos tienen muchas necesidades y pocos recursos, por supuesto, pero en los barrios ya compactos ha pasado mucho tiempo desde que se construyeron las infraestructuras, recursos, etcétera… y ahora muchas de ellas están obsoletas y tienen unas necesidades bastante grandes.

Pero no solamente envejece la población, sino que también es población con menos recursos. Tenemos que pensar en la brecha que existe entre personas ricas y personas empobrecidas, que cada vez es más grande, y eso también está repercutiendo en las condiciones de vida de las personas. Vemos que sí, claro que hay gente que vive muchos años, pero hay otra muchísima que no, y los años que viven no son en las condiciones más adecuadas y más aceptables para vivir dignamente.

¿Cómo valoras la gestión realizada hasta el momento por el Gobierno de Zaragoza en Común en el ámbito de los barrios?

Hay que reconocer que están en minoría, entonces la situación en el Ayuntamiento ha sido bastante vergonzosa. Vergonzosa en cuanto a que, por un lado, no se ha conseguido un consenso, y por otro, todo lo que incluso se podía haber aceptado y aprobado anteriormente, simplemente porque lo planteara ZeC ya no había que hacerlo. Con eso nos hemos sentido bastante defraudados en el movimiento vecinal, porque nuestro papel no es ni de gobierno ni de oposición. Nuestro papel es el que es y tenemos que reivindicar lo que queremos para nuestra ciudad y para nuestros barrios.

Muchas veces nos hemos topado con posiciones totalmente intransigentes, atacando a la FABZ en cuestiones que no tenían nada que ver porque nosotros no tomamos decisiones en dichas cuestiones. Seguimos haciendo nuestro trabajo exactamente igual que lo hacíamos con los anteriores gobiernos. Echamos en falta que los grupos municipales piensen en la ciudadanía y no en sus cuestiones políticas y partidistas. 

¿Externalización o remunicipalización de los Servicios Públicos? 

Por supuesto, internalización o remunicipalización. Lo tenemos muy claro. Además no es algo que de repente aquí en Zaragoza a alguien se le haya encendido la bombilla y diga: “Uy, vamos a remunicipalizar”. No. Aquí ha habido muchos servicios municipales que se han externalizado o privatizado, y en muchas otras ciudades del Estado español, europeas e incluso mundiales, grupos políticos de diferente signo han constatado que internalizando los servicios públicos éstos son mucho mejores para la ciudadanía, que es lo que nos interesa.

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

¿Se apuesta desde la Federación de Barrios por la bici en Zaragoza?

Si nosotras estamos por la Ciudad de las Personas… primero estaremos por las personas que andan y después será la bicicleta (risas). Recuerdo, hace unos cuantos años, cuando desde la FABZ hacíamos nuestras propuestas sobre los carriles bici al PSOE al principio pensaban que estábamos locas, y sin embargo el propio PSOE empezó a tomar medidas porque vio que era una oportunidad para la ciudad. Lo que se ha hecho ha sido continuar.

Y aquí entran otra vez las contradicciones de los grupos municipales, que por un lado están pensando en una ciudad medioambientalmente sostenible, pero luego resulta que ‘atacan’ a la bicicleta como si fuera el enemigo público número uno. Porque parece que sólo va en bici la gente progresista y de izquierdas. Lo que sí es cierto es que hay que llegar a consensos pero siempre teniendo a la persona por delante de todo, y sobre todo, por delante del coche. Hace unos años, en los 60-70, se optó por unas ciudades en las que el coche era el ‘rey’, y eso ha pasado ya a la historia. Además, en toda Europa hace años que se están acometiendo estas medidas y con muy buenos resultados. Pasa lo mismo con el tranvía…

[Interrumpo] Esta era otra de las preguntas que te quería formular y está relacionada concretamente con esa línea 2 del tranvía…

El tranvía es el medio de transporte público que mayor capacidad tiene y que menos contamina en relación con la capacidad que tiene. Así que por supuesto que optamos por la línea 2 del tranvía. Todo consensuado. Precisamente para lo que estamos la Federación de Barrios es para que todas las asociaciones vecinales de la ciudad trabajen estas cuestiones y a través del consenso se vayan tomando decisiones. Siempre que estas decisiones sean buenas, no solamente para la ciudad de Zaragoza, sino también para todo el área metropolitana. Porque nosotras cuando pensamos en clave de ciudad, pensamos en todos los barrios del área metropolitana.

¿Crees que ha calado en la ciudadanía la implantación de los presupuestos participativos?

No, todavía hay que trabajar mucho en este sentido. Por un lado es una reivindicación histórica del movimiento vecinal, con lo cual agradecemos que por fin un gobierno municipal haya decidido ponerlos en marcha, pero luego vemos que ha habido muchas deficiencias, por eso pensamos que tiene que haber cambios. Hay algunas propuestas que han sido muy bien acogidas y otras que no tanto.

Lo que tenemos muy claro es que no se puede dejar la participación única y exclusivamente al individualismo, puesto que la participación colectiva implica que ha habido previamente un análisis, un diagnóstico, unas propuestas, un debate y unas conclusiones. En ese sentido a las asociaciones vecinales, a pesar de que hemos trabajado, no se nos ha tenido excesivamente en cuenta y eso nos duele. ¿Tú crees que es normal, y se lo he dicho a Elena Giner en varias ocasiones, que vengan unas personas de ‘facilitadores’ –personas que dinamizan-, que desconocen la ciudad por completo, a llevar los grupos de trabajo que van a hacer las propuestas? No tiene sentido.

Por ejemplo, la cuestión de la brecha digital no puede ser. Tenemos que ser conscientes de la sociedad en la que vivimos y que mucha gente por el mero hecho de ser ‘analfabeta digital’ no ha podido participar en un proceso de estas características, lo cual me parece ya sumamente grave y más todavía por venir de un gobierno municipal como es el de ZeC. Me parece gravísimo.

Nosotras apostamos por contar más con el tejido participativo, y sobre todo simplificar el proceso de cara a que la gente pueda votar presencialmente. Aún así, desde la Federación lo hemos trabajado, lo estamos trabajando y lo seguiremos trabajando intensamente porque está en nuestro ADN.

¿Se da en Zaragoza el fenómeno de la gentrificación? 

Sí. Además estamos trabajando en ello sobre todo desde la Asociación Lanuza-Casco Viejo porque, por un lado se ha dado en la zona de la calle Las Armas y luego también por la calle San Agustín. Aquí en Zaragoza no se ha dado con la virulencia que se ha podido dar en otras ciudades del Estado español, e incluso europeas, pero desde hace unos años estamos trabajando en la prevención. Es un problema, porque sí que se dignifica el espacio pero es a costa de las personas, las cuales por su propia naturaleza tienen que vivir y viven ahí.

En abril de 2016 fuiste reelegida como presidenta de la FABZ, ¿qué balance hace hasta la fecha?

Han sido unos años ligeramente complicados, no en cuanto a mi trabajo como presidenta porque he recibido mucho apoyo y además soy una persona que me gusta delegar y compartir… pero nos ha tocado vivir unos tiempos muy convulsos, como he explicado anteriormente, en cuanto a política municipal. Esto ha provocado que en ocasiones se haya torpedeado nuestro trabajo, y sobre todo a nivel económico, a nivel de financiación. Eso nos ha hecho dedicar muchísimas horas, no a lo que es nuestro trabajo reivindicativo, de proyectos, etcétera, sino a ir solventando todas estas cuestiones que nos han ido afectando y que han puesto en peligro en varias ocasiones, no a la Federación de Barrios en sí porque no va a desaparecer, pero sí a algunos de los servicios y proyectos que realizamos.

11 marzo, 2018

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @mr_belbedere


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR