Altavoz

Mujeres cazadoras frente a personas empáticas

| 5 noviembre, 2017 06.11

28.139 personas en Aragón tienen un permiso escrito que les autoriza a salir a cazar, según datos del artículo que leíamos hace unos días en un medio local. El número de mujeres cazadoras se habría cuadruplicado en Aragón en la última década. Es decir, ahora (octubre de 2017) hay 139 mujeres que disponen de licencia para salir al monte a abatir, que eso es la caza. Entendemos en el artículo que el colectivo se alegra puesto que, a su entender, los estereotipos desaparecen.

No es motivo de alegría que más personas tengan licencia para abatir y no es ningún logro para las mujeres, desde luego. No todas nos sentimos halagadas y no todas consideramos que sea un avance que una mujer también pueda tener armas con las que salir a acabar con la vida de seres inocentes.

Cuando nos hablan de sensibilización y formación en igualdad de oportunidades queremos pensar en los instrumentos para crear una sociedad que ampare y cuide, que construya y salve, que invente y avance. No a todas se nos ocurre pensar en una sociedad en la que el hecho de que 139 mujeres tengan licencia de armas y puedan salir al monte sea un gran logro para el futuro del planeta. Porque… ¿de eso se trata, o no? ¿Acaso hay algún interés oculto en conseguir que las mujeres se hagan cazadoras en un mundo que ellas mismas consideran de hombres?

Somos lo suficientemente válidas y capaces como para renegar de ese mundo de violencia que algunas personas adjudican al hombre. Somos lo suficientemente trabajadoras como para crear un mundo mejor para todos los habitantes del planeta, mujeres, hombres y animales no humanos. Somos lo suficientemente valientes para cuidar del hábitat de todos los seres vivos.

Queremos hacer honor a todas las personas que han trabajado tanto para sigamos avanzando hacia un mundo de iguales, un mundo de paz. A esas 139 mujeres con licencia de caza les decimos con todo el cariño que ellas no son más ni mejores a los hombres, ni siquiera iguales, por el hecho de que salgan a empuñar un arma de caza.

El artículo al que nos referimos no menciona la pesca, así que cabe pensar que la supuesta disolución de roles no ha llegado al colectivo de mujeres pescadoras o que ese día no interesaba hablar de ellas. Era suficiente mencionar el 0,005 de licencias de caza para mujeres. Nosotros traemos otras cifras: el 25% de estudiantes de ingeniería y arquitectura en el estado Español lo forman mujeres, tal y como lo reflejaba Juan Carlos Rodríguez en “Universidad Sí” (octubre de 2016) y uno de cada tres emprendedores es mujer, según cifras del RETA (Régimen especial de Trabajadores Autónomos en 2016).

¿Y si hablamos de personas de paz? Hay demasiada violencia ahí fuera.

5 noviembre, 2017

Autor/Autora

Miembro del Partido Animalista PACMA en Zaragoza.


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR