Altavoz

Metástasis

| 21 abril, 2017 07.04
Metástasis
Debate 20D.

Es evidente que los tiempos políticos han cambiado radicalmente, al tiempo que la crisis económica ha destapado la verdadera naturaleza de una economía y unos gobernantes al servicio de las clases privilegiadas. La primera reacción ha sido reducir la tolerancia a la corrupción. La población comienza a tomar conciencia de que las decisiones políticas sí pueden marcar el camino de la felicidad social y que, esta, no está subyugada inexorablemente a la economía (neoliberal).

Todos los partidos políticos tradicionales venían lastrados por unos modos basados en la escasa transparencia y participación y en el control de las decisiones por parte de una cúpula o casta que defendía sus propios intereses y los de algunos amigos. PP, PSOE, CiU, PAR, CHA, IU…estaban enfermos, pero sus síntomas no han aparecido hasta la crisis y son síntomas graves, de metástasis.

La izquierda, que ya venía aquejada de achaques, ha reaccionado primero. La irrupción de Podemos como única vía de regeneración posible ante el control cupular de los partidos existentes ha marcado el camino. Un camino que han sabido explorar las confluencias municipalistas que han logrado llegar a gobernar muchas ciudades. Le ha seguido IU con la remodelación de su dirección Federal, aunque el proceso está siendo dispar según las comunidades autónomas y el poder de sus respectivas cúpulas. Este proceso, tras su alianza estratégica con Podemos y otros partidos es imparable; lo contrario marcaría su desaparición. El PSOE, aquella gran fuerza de izquierdas que ha acabado haciendo políticas de derechas, pierde seguidores desengañados a pasos agigantados. Inserto en plena lucha por sobrevivir, no sabe si mantenerse dentro de la metástasis o renovarse. Ese es su dilema. Probablemente ya sea demasiado tarde y seamos testigos de su disgregación en los próximos meses.

La derecha, aunque carezca de síntomas superficiales, sufre la enfermedad con todo rigor en su interior. Aunque Cs nació al principio de la crisis (lo hizo antes del 15-M), ha heredado parte de los vicios políticos previos, en parte debido a la transfusión de militancia desde otros partidos preexistentes (PP, UPyD o PAR, por ejemplo). Dubitativo entre control cupular y regeneración, su escoramiento hacia el primero lo hace inservible para lo segundo. La tendencia al alza a costa del PP se debe más a la corrupción generalizada de este que a aciertos en su hipócrita política de apoyo incondicional al PP. En cuanto al PP, su fingida fortaleza se hará añicos en un plazo no muy alargado. La sociedad ya no tolera corrupción, prepotencia, opacidad, impunidad selectiva, amiguismo y demás dejes antidemocráticos. Las grandes empresas que lo apoyan corren el riesgo de hundirse con él, algo que no está en sus planes. Llegado el momento no dudarán en trasvasar su apoyo. La regeneración en la derecha aún no ha llegado y, probablemente, se llevará por delante a estos dos partidos.

Las últimas encuestas marcan una tendencia clara: la juventud quiere romper con el pasado. PP y PSOE se mantienen gracias al voto de los jubilados, probablemente por su errónea creencia de que aquellos mantendrán el valor de las pensiones (error del que saldrán en los próximos meses). Los menores de 65 años prefieren a Unidos Podemos, mientras que Cs es la segunda preferencia para los menores de 50 años (poco más de la mitad que UP). ¿Quiere esto decir que Unidos Podemos y Ciudadanos serán las fuerzas predominantes en el futuro? Aunque más obvio en el primero que en el segundo caso, es difícil predecirlo porque el proceso está en sus orígenes. Pero lo que sí está claro, es que la política tradicional está en metástasis y todo el que no se trate desaparecerá. La vieja política piramidal es menos atractiva cada vez y PP y PSOE (y otros) serán meras comparsas en un futuro no muy lejano.

21 abril, 2017

Autor/Autora

Portavoz de Zaragoza En Común.


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR