Mundo

Los seis años de Gobierno del Partido Popular dejan un balance medioambiental negativo

La organización Ecologistas en Acción señala que los seis años de Gobierno presidido por Mariano Rajoy han supuesto un retroceso y bloqueo de las iniciativas medioambientales
| 6 junio, 2018 07.06
Los seis años de Gobierno del Partido Popular dejan un balance medioambiental negativo
Álvaro Nadal, exministro de Energía, Turismo y Agenda Digital. Foto: PP

Un reciente estudio llevado a cabo por Ecologistas en Acción determina que el Gobierno del Partido Popular ha supuesto una lacra para el futuro medioambiental del Estado español. El análisis de la organización ha puesto el foco en dos etapas diferenciadas y correspondientes a las dos legislaturas de los ejecutivos de Mariano Rajoy.

La primera, desde diciembre de 2011 a 2015 en la que, con una mayoría absoluta en ambas cámaras legislativas, el PP desmanteló buena parte de la legislación ambiental existente. La segunda, entre 2016 y 2018, caracterizada por el bloqueo de iniciativas de otros grupos.

La primera legislatura del Partido Popular en materia medioambiental

Entre los principales retrocesos en materia ambiental de la primera legislatura el más emblemático fue la reforma de la “Ley de Costas”. “Dicha medida supuso la privatización de buena parte del litoral”, considera la organización medioambiental. Así mismo, la aplicación de esta jurisdicción significó “la desprotección de esta delicada franja de terreno para permitir actividades económicas a menudo con gran impacto”.

Según destaca Ecologistas en Acción, “en lo energético se destaca el parón al desarrollo de las energías renovables y la instauración del llamado impuesto al sol que, contraviniendo las directrices europeas, ha limitado la instalación de paneles solares en pueblos y ciudades españolas”.

También durante la primera legislatura se dio un fuerte impulso a las prospecciones petrolíferas en alta mar, todo tipo de facilidades al fracking y se afianzó una reforma energética que ha dado un enorme poder a las grandes empresas eléctricas, permitiéndoles marcar la política energética en función de sus intereses.

La segunda legislatura del Partido Popular en materia medioambiental

Para Ecologistas en Acción, “todas estas posiciones se han mantenido durante la segunda legislatura, a menudo utilizando mecanismos de dudosa legitimidad democrática para bloquear reformas promovidas por los grupos de la oposición”.

El exministro de Energía, Álvaro Nadal, dio muestras de “un empeño inusitado en prolongar la vida de las centrales de carbón, las más contaminantes, incluso en ocasiones con el rechazo de las compañías propietarias”, apunta la organización.

“La actuación positiva en temas de cambio climático también ha sido muy limitada: además de las restricciones a las renovables mencionada, se creó un comité de expertos sin ninguna mujer y hecha a la medida de los intereses de los propietarios de las nucleares y plantas de carbón y gas”, afirma Ecologistas en Acción.

Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción, considera que “una vez pasados los peores momentos de la crisis, nuestras emisiones de gases de efecto invernadero han vuelto a crecer sin el sonrojo de los responsables de energía o medio ambiente. Seguimos sin una ley contra el cambio climático”.

Según la organización ecologista tampoco ha habido ninguna ambición en la política de calidad del aire. El Estado español ha sido el único país que no ha emprendido ninguna acción legal contra el fraude de los fabricantes de vehículos diésel y en la Comisión Europea ha defendido las posiciones más tolerantes con la industria del automóvil para permitirle seguir contaminando más años.

Asimismo, desde el Gobierno del PP también se han mantenido “posturas muy retrógradas” en el control de las sustancias químicas tóxicas y se han aprobado muchas veces de manera rutinaria el uso generalizado de sustancias prohibidas en la UE.

“En la misma línea se han mantenido durante ambas legislaturas la promoción de un modelo agrícola intensivo y contrario al medio ambiente”, denuncia Ecologistas en Acción. Se producido, además, “un abandono claro de las políticas de protección de la biodiversidad”. “Especial mención merecen los intentos, que ojalá queden bloqueados por la caída del Gobierno, de modificar la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad para permitir actividades económicas con algunas especies invasoras, en contra de todo criterio científico”, ha puntualizado Paco Segura.

Al hablar de agua, la organización ecologista reconoce que se han desarrollado los planes de cuenca con algunos aspectos positivos, pero que se ha mantenido la sobreexplotación del agua, “con incrementos de regadíos imposibles si consideramos la reducción de caudales en los cauces ligados al cambio climático”. En el lado positivo, se ha facilitado la creación de un importante número de reservas naturales fluviales en todo el territorio.

En materia de residuos, el Gobierno de Mariano Rajoy ha seguido bloqueando la instalación de sistemas de devolución y retorno de envases, que permitirían reducir drásticamente estos residuos.

Paco Segura considera que “a todo esto hay que sumar la clamorosa ausencia de una auténtica fiscalidad ambiental, las trabas para el acceso a la justicia y las medidas aprobadas para limitar o evitar la movilización ciudadana como la ley mordaza, que se han utilizado profusamente para reprimir protestas ecologistas y de todo tipo de movimientos sociales”.

Por todo ello, Ecologistas en Acción califica estos seis años como muy negativos para el medio ambiente, con nimios avances y grandes retrocesos.

6 junio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR