zPORTADA Culturas Culturas

Una de las secuelas más esperadas de 2017, Trainspotting 2

Trainspotting 2 promete ser una actualización de la crítica al Reino Unido que hizo en 1996 la primera parte. Pese a que las primeras opiniones se muestran dividida entre el elogio y la reprobación, tendrá que ser el público quien decida si de nuevo estamos enfrente de una película de culto o no.
| 10 febrero, 2017 14.02

En una época de remakes, actualizaciones y segundas partes -alguien tendrá que explicar a qué se debe en nuestros días esta ansia por recuperar historias pasadas- una de las secuelas más esperadas para 2017 es Trainspotting 2. La película dirigida por Danny Boyle basada en gran parte en la novela Porno de Irvine Welsh se estrenará en Aragón el próximo 24 de febrero y las expectativas, pese a las críticas, es máxima.

Primera parte

Trainspotting

En la primera entrega de esta duología se retrataba a un grupo de amigos de Edimburgo adictos a la heroína. Música, sexo, violencia y futbol para amenizar una historia sobre el Reino Unido de los años 90 y la imposibilidad de toda una generación, la generación Thatcher, de encontrar un futuro; el famoso “no future” que cantaban los Sex Pistols. La misma palabra con la que se titulaban libro y película y que significa gastar el tiempo viendo cómo pasan los trenes, explicaba a la perfección esa etapa histórica de marcado carácter individualista y adelgazamiento del estado del bienestar. La juventud de los suburbios de Edimburgo tenía dos destinos posibles: integrarse en el proletariado pauperizado o vivir miserablemente de la droga y los chanchullos.

Estrenada en 1996, Trainspotting es una radiografía de los últimos coletazos del thatcherismo. También es una crítica al mundo de la droga. En palabras de Antonio Escohotado: “Mientras la heroína estuvo disponible a precios poco menos que de coste -como sucedió en Inglaterra hasta el ascenso de la señora Thatcher- pudo observarse que los aprendices de yonkis se sentían muy frustrados, y emigraban a países donde fuera posible escenificar su drama sin hacer el ridículo”. Escohotado citando a un ex-adicto: “El hecho de chutarte te creaba ya una historia. Llegó la moda, te ponías, y era como si fueras más. Es la aguja lo que te engancha. La heroína es una sustancia más, en un momento dado es como el vino. Pero te construyes una vida entera alrededor de eso. Y es como un núcleo tan pequeñajo en el que nadie hace nada, pero nada. Lo único es consumir en un círculo. No es: ahora tengo droga, ahora uso la droga para hacer eso o lo otro. Qué va, una vez que lo has conseguido, a esperar que se acabe, a luchar para que se acabe, para ponerse otra vez a buscar”.

Segunda parte

Trainspotting2

La secuela del largometraje noventero que se convirtió en peli de culto, pretende llevar a cabo un ejercicio similar pero en la segunda década del siglo XXI. El tráiler deja algunas pistas: Mark Renton, el antihéroe encarnado de nuevo por Ewan McGregor, regresa al barrio de su juventud después de 20 años de ausencia. Renton “ha hecho los deberes” y se ha convertido en un adulto más o menos respetable. Las promesas de la vida placentera ofrecidas por gobierno y mundo empresarial no se han cumplido y el mundo que los padres y madres dejan a su prole, no será mucho mejor. Una reedición del “no future” que está más de actualidad que nunca en un Reino Unido que se marcha de Europa por la vía de la ultraderecha.

Quienes ya han visto Trainspotting 2 afirman que la esencia tragicómica, el ritmo y la estética de la primera parte permanecen intactas. Tampoco faltan sexo, violencia, drogas y futbol. Sin embargo según considera parte de la crítica, la secuela hace buena la frase: “segundas partes nunca fueron (tan) buenas”. Sea como sea, lo cierto es que han transcurrido los años desde que Danny Boyle filmara los suburbios de Edimburgo y si las calles han cambiado, también lo han hecho los espectadores. Menos dado a asombrarse y más reticente a las películas que no superan test de Bechdel, ya veremos si esta segunda parte consigue convencernos en su vertiente critica y pedagógica de la realidad.

10 febrero, 2017

Autor/Autora

Periodista y escritor. Colaborador de AraInfo. @AlbertAlexan


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR