Mundo #RepúblicaCAT

Torrent suspende el pleno de investidura después de que Llarena impida a Jordi Sànchez salir de prisión

El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, considera que si Jordi Sànchez es investido podría “romper el orden constitucional” y en vista de la decisión del juez, Roger Torrent aplaza el pleno de investidura programado para este viernes y según Vilaweb, los tres partidos del Parlament presentarán una querella contra Llarena por prevaricación. Por otra parte, el tribunal de Edimburgo ha pedido más información para pronunciarse y aplaza la decisión sobre la extradición de Clara Ponsatí hasta agosto. Además, la Justicia belga ha fijado para el 18 de abril, la audiencia de los tres exconsellers Meritxell Serret, Lluís Puig y Toni Comín.
| 12 abril, 2018 18.04
Torrent suspende el pleno de investidura después de que Llarena impida a Jordi Sànchez salir de prisión
Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y diputado de JxCat, en prisión desde el pasado 16 de octubre.

Justicia española

Pese a existir una resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU que insta al Gobierno español a preservar los derechos políticos de Jordi Sànchez de Junts per Catalunya (JxCat), el juez del Tribunal supremo español, Pablo Llarena, ha decidido no dejar que el preso abandone la cárcel para participar en el debate de investidura que, presumiblemente, lo habría hecho president de la Generalitat el viernes 13 de abril.

En vista de la situación, la tarde de este jueves, Roger Torrent ha decidido aplazar el pleno de investidura. Es la cuarta vez que el president de la Mesa del Parlament desconovoca un pleno de este tipo.

Los partidos independentistas tampoco han tardado mucho en reaccionar tras la decisión de Llarena. Según avanza el diario catalán Vilaweb, JxCat, ERC y la CUP han acordado que el Parlament tramita una demanda de prevaricación contra el juez del Tribunal supremo español. Elsa Artadi de JxCat ha afirmado que “es el atentado más grave de la democracia en Catalunya y lo debemos afrontar conjuntamente”.

Según el auto del juez del Supremo, Sànchez tampoco podía ser investido por videoconferencia como había solicitado. Llarena considera que “existe posibilidad de reiteración delictiva” si Sànchez se convierte en president.

En su argumentación Llarena señala que la investidura de Sànchez “tiene elementos que apuntan de manera marcada y racional” hacia un escenario en el que se podría “romper el orden constitucional”.

El juez, en referencia a la resolución de la ONU, añade que se trata solamente de una “recomendación” que “carece de efecto obligatorio”.

Roger Torrent, president de la mesa del Parlament, el día 7 de abril, tras una ronda de contacto con las distintas fuerzas del Parlament de Catlaunya en la que la mayoría de los grupos se mostraron favorables a la celebración de un pleno de investidura, envió una notificación a Llarena en la que mencionaba la existencia de la resolución de la ONU que amparaba a Jordi Sànchez y su voluntad de convocar un peleno para debatir la investidura del expresidente de la ANC.

El miércoles 11 de abril, en declaraciones radiofónicas, Torrent aseguró que en caso de que el juez Llarena impidiera que el preso político asistiera a la sesión, eso “no conducirán mecánicamente a la elección de otro candidato”. Según el president de la Mesa, el independentismo apostará, una vez más, por la carta de la “internacionalización”.

Es la segunda vez que Llarena impide que Jordi Sànchez se presente a una sesión de investidura para convertirse en president de la Generalitat. El 12 de marzo el juez del Tribunal supremo denegó su puesta en libertad para que asistiera a una sesión de investidura que finalmente, como la del 13 de abril, fue suspendida.

Justicia europea

El mismo día en que Llarena ha denegado la investidura de Sànchez, la justicia escocesa se ha pronunciado con respecto a la consellera en el exilio, Clara Ponsatí.

El Tribunal encargado de determinar la viabilidad de la euroorden de extradición contra la política independentista, ha considerado necesario más tiempo para tomar una decisión.

Así lo ha afirmado el abogado de Ponsatí a la salida del juzgado la mañana del 12 de abril. Según Amer Anwar, el letrado que lleva el caso de la catalana, las siguientes vistas preliminares se celebrarán el 15 de mayo y el 3 de julio. A partir del 30 de julio empezaría el juicio que se alargaría durante dos semanas.

Anwar, delante de los medios de comunicación reunidos fuera de los tribunales escoceses, ha afirmado que el proceso contra Ponsatí es “una distorsión de la realidad” y que la euroorden es “un instrumento de represión política”.

Por su parte, la justicia belga también ha fijado una nueva audiencia para los consellers exiliados en Bruselas. La próxima vista de Meritxell Serret, Lluís Puig -ambos procesados por delitos de desobediencia y malversación- y Toni Comín -procesado por delito de rebelión y malversación- se producirá el 18 de abril. Se trata de una primera comparecencia de carácter preliminar. De este modo no se espera que la justicia belga tome el miércoles que viene ninguna decisión sobre la euroorden del Tribunal supremo.

12 abril, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR