SUBPORTADA Mundo #juicioAltsasu

Las contradicciones que podrían anular el juicio contra los jóvenes de Altsasu

Un vídeo de EiTB, la televisión pública vasca, demuestra que el testimonio del teniente de la Guardia Civil contiene datos falsos. Según el agente del instituto armado, Adur, uno de los acusados -en prisión desde hace más de 500 días por estos hechos-, llevaba camiseta roja durante la agresión y las pruebas demuestran que no es cierto.
| 20 abril, 2018 18.04
Las contradicciones que podrían anular el juicio contra los jóvenes de Altsasu
Foto: @Altsasugurasoak

Termina la primera semana del juicio del caso de Altsasu en el que ocho jóvenes de la localidad de Nafarroa, tras una pelea de bar con agentes de la Guardia Civil y sus parejas, fueron acusados de delito de terrorismo. Fiscalía pide en total 375 años de prisión, y la jueza Concepción Espejel, casada con un coronel del mismo instituto armado de las personas demandantes, dejará el caso visto para sentencia el próximo viernes, 27 de abril.

Pese a que la jueza de instrucción del caso, Carmen Lamela, no admitió a trámite numerosas pruebas de la defensa, la presión mediática que hay sobre el caso, está consiguiendo hacer salir a la luz algunas contradicciones en las declaraciones de los guardias civiles. El lunes 23 de abril, a las 10.00 horas, se reanudará el juicio con las declaraciones de los peritos.

Contradicciones 

El miércoles 18 de abril una camarera del bar Koxka señalaba en declaración judicial que durante la noche de la pelea no vio en el bar a algunas de las personas que están acusadas. En la primera sesión la y los jóvenes de Altsasu aseguraron que no tuvieron nada que ver con ninguna agresión.

El jueves 19 de abril, la televisión pública vasca, EiTB, destapaba que las declaraciones del teniente sobre Adur Ramírez de Alda eran falsas. El agente de la Guardia Civil que sufrió la agresión en la entrada del bar Koxka reconoció, sin ningún tipo de duda, a Adur como uno de los agresores porque llevaba una camiseta roja. “Veo a Adur, el de la barba con una complexión más fuerte y la camiseta roja, el Adur, que lo tenía perfectamente situado (…) pegando puñetazos a mí y a los que tenía a mi alrededor”, afirmó Óscar el teniente, en la sesión judicial del martes 17 de abril.

En fotografías aportadas por el colectivo de madres y padres de las personas encausadas, Altsasu Gurasoak, se ve claramente como Adur, la noche de los hechos, llevaba una camiseta negra. Esa fotografía ha sido aceptada por la jueza como prueba. En un primer momento no había sido aceptada la evidencia encontrada por la televisión pública de Euskal Herria. En imágenes de archivo se aprecia como el 15 de octubre de 2016, horas antes de que ocurriera la agresión, Ramírez de Alda acudió como espectador a un partido de pelota. En esas imágenes se ve que el acusado no llevaba la ropa descrita por el teniente Óscar. Sin embargo este viernes, a petición de las defensas, la Sala ha admitido este vídeo de EiTB y también otro vídeo grabado en el exterior del bar Koxka por un amigo de los acusados.

Tal y como relata el presentador del programa en el que aparecieron las imágenes de Adur en el frontón, Xabier Lapitz, las pruebas no aceptadas podrían hacer que el juicio fuera declarado nulo. Durante la declaración del dueño del bar Koxka el miércoles 18 de abril, se descubrió otra contradicción de la misma índole: Iosu Muñoa declaró que para él la pelea no fue premeditada. Ante eso, Fiscalía le recriminó que, en un documento jurado ante la Policía Foral había afirmado todo lo contrario. Fue entonces cuando Muñoa se percató que dicha declaración no lleva ni siquiera su firma.

La multitud de testigos de la defensa

Las y los abogados de las ocho personas acusadas han centrado su defensa durante el jueves y el viernes en que sean los y las testigos del propio pueblo navarro los que desmientan la versión de la Guardia Civil. Durante el viernes, un total de 24 personas entre las que se encontraba el propio alcalde de Altsasu, han declarado ante la jueza. El momento más emotivo se ha producido cuando la madre de Adur ha pedido a la magistrada abrazar a su hijo que lleva más de 500 días en la cárcel.

Amistades de la y los acusados, familiares, vecinos y vecinas y personal del bar Koxka afirman que no solo Adur no habrían estado presentes en el bar esa noche. Ainara Urkijo, Aratz Urruzola, Iñaki Abad y Jon Ander Cob tampoco habrían pisado el local. Por su parte, Oihan Arnanz, según relatan las y los testigos, no participó en la pelea.

Dichos testigos añaden que en los combos de reconocimiento presentados por la policía para que reconocieran a quienes habían participado en la pelea, solo había fotografías de los acusados mezcladas con las imágenes de otras personas que no eran de Altsasu ni de la comarca de Sakana; otra irregularidad procesal.

Mientras tanto, según ha informado el periodista del diario vasco Naiz, Martxelo Díaz, que está realizando un seguimiento exhaustivo del caso en la Audiencia Nacional, Fiscalía ha tratado durante toda la semana de juicio de negar la validez de las y los testigos intentando probar su vinculación con Ospa y la izquierda aberzale.

En Altsasu no existe un “clima de terrorismo”

Gracias a la narración de Fiscalía de la Audiencia Nacional, Guardia Civil y la jueza Carmen Lamela, el caso de Altsasu pasó de ser una pelea como la que cada fin de semana viven muchos bares, a ser un enjuiciamiento por delitos de terrorismo.

No obstante, si una pieza ha sido fundamental para que las ocho personas acusadas se enfrenten a penas superiores a las derivadas por una pelea, esa ha sido el Colectivo de Víctimas del Terrorismo. Esta plataforma, desde que se produjeron los acontecimientos de la noche del 15 de octubre de 2016, trató de convertir ya no solo los sucesos en terrorismo, sino de calificar toda situación que se produce en Altsasu como terrorismo.

En este sentido, varias voces han desmentido esta narrativa. Según la acusación, Adur Ramírez habría acudido a la iglesia de los Capuchinos de la localidad navarra el 12 de octubre de 2016 para increpar a unos agentes.

Teresa O. vecina de Altsasu, ha declarado por videoconferencia que el 12 de octubre estuvo misa en esa misma iglesia, durante la fiesta de la Guardia Civil y ha señalado que fue “una celebración muy bonita en la que bajaron los guardias”. Sin embargo, no vio a ningún grupo de jóvenes increpando a la gente como la acusación asegura que sucedió.

El mismo alcalde de la localidad, Javier Ollo, ha asegurado que en la localidad no existe un “clima de terrorismo”. “La realidad social de Altsasu en estos momentos es mucho mejor que diez o 15 años atrás, se han dado muchos pasos en pro de la convivencia”.

Cabe recordar que el pasado sábado, 48 horas antes del inicio del juicio en la Audiencia Nacional, más de 50.000 personas se manifestaron en Iruñea exigiendo justicia para los ocho jóvenes de Altsasu.

 

20 abril, 2018

Autor/Autora

Miembro del Consello d'AraInfo. @AlbertAlexan


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR