Mundo #RepúblicaCAT

La mañana de un día histórico

El 1-O ha amanecido lluvioso, sin embargo, esa eventualidad climatológica no ha supuesto un cambio de planes: a las 9.00 horas todo está sucediendo según lo previsto por el Govern de la Generalitat
| 1 octubre, 2017 08.10
La mañana de un día histórico
Cientos de personas esperan para votar en colegio Pau Casals en el barrio de Gracia el pasado 1-O. Foto: Miguel Ángel Conejos (AraInfo)

La mañana de lo que tiene que ser un día histórico se ha levantado encapotada en el Colegio Vinticinquena Olimpiada del Barrio de Font de la Guatlla cerca de Plaza Espanya. La climatología que a priori no debería ser relevante en lo que se refiere un proceso de autodeterminación como el de Catalunya, tiene importancia. Los organizadores del referéndum habían convocado a las personas que defienden el derecho a votar a las 5.00 horas. A las y los que han madrugado para defender las puertas de los colegios electorales se deben sumar los que llevan la noche durmiendo allí.

A medida que ha ido transcurriendo la mañana, más gente se ha ido sumando a las concentraciones. Hacia las 6.30 horas ha empezado a llover. La comitiva que en algunos colegios superaba las trescientas personas y que en otros apenas alcanzaba el centenar estaba formada por un público heterogéneo. Gente joven, personas mayores y hombres y mujeres de mediana edad se han mantenido impasibles ante la lluvia que en momento se ha vuelto intensa. Estaban preparadas y muchas llevaban chubasqueros y paraguas.

Al cabo de pocos minutos un joven ha salido de dentro de la escuela y se ha disculpado por no poder dejar entrar a nadie pese la climatología adversa. Cinco minutos más tarde, el mismo chico ha salido para retractarse y para decir que la gente mayor que estaba soportando la lluvia bajo los portales podía entrar en la escuela como medida excepcional. “Si sigo de pie no me aguantará la rodilla”, afirmaba un hombre mayor que estaba desde las 5.00 horas en la calle.

Ésta es una entre muchas escenas que se han producido este domingo. Enfrente de los colegios electorales reina un ambiente de alegría tensa. Hacia las 7.00 han empezado las primeras apariciones de Mossos de Esquadra que se han producido sin incidentes. La actuación de la policía catalana tiene como objetivo levantar acta de las actividades que se realizan en los colegios. Tras eso y al ver que en los centros no se realiza actividad alguna relacionada con el referéndum, los Mossos deberían marcharse. Se espera que después de eso llegue el turno de la Guardia Civil y la Policía española que deberían desalojar los colegios. Para eso también hay un plan: resistencia pacífica que las asambleas de los colegios llevan ensayando durante todo el fin de semana.

Para las 8.00 parece que la lluvia ya ha terminado de caer. Es momento de que salgan entre ovaciones quienes se han quedado a dormir en las escuelas y empiece la votación, que en un giro inesperado de los acontecimientos será universal: para evitar los efectos de la clausura de colegios electorales, cualquier persona podrá votar en cualquier colegio.

Ahora, lo que tenga que venir vendrá. Parece, con todo, que la lluvia ni el Estado dan miedo a los defensores del referéndum.

1 octubre, 2017

Autor/Autora

Periodista. Miembro del Consello d'AraInfo. @AlbertAlexan


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR