SUBPORTADA Deportes

La liga decisiva del Real Zaragoza

La compañía deportiva, que apenas genera recursos, se juega este año la existencia al exponerse a la disolución por las obligaciones millonarias que le impone liquidación de su monumental deuda
| 5 noviembre, 2018 07.11
La liga decisiva del Real Zaragoza
El Real Zaragoza utiliza desde hace décadas un equipamiento municipal como el estadio de La Romareda a cambio de un cómodo arriendo. Foto: Iker González Izagirre (AraInfo)

“La incertidumbre que supone la posibilidad de no recuperar la categoría afecta muy significativamente a la viabilidad de la sociedad ya que, si bien esta puede tener su presupuesto operativo en segunda división, el esfuerzo financiero para poder cumplir con los compromisos de pago que establece el convenio [con los acreedores del concurso] afectará negativamente al presupuesto destinado a la plantilla deportiva haciendo más difícil el objetivo del ascenso a primera división, salvo que aparecieran nuevas fuentes de financiación”.

Los administradores concursales del Real Zaragoza, que se declaró insolvente en 2011, un año antes de consumar su tercer descenso a segunda división en lo que va de siglo, lo ponen negro sobre blanco en el último informe dirigido al Juzgado Mercantil número 2. Este año es decisivo en la historia de la compañía deportiva, que, según indica el análisis de los auditores, se halla ante una disyuntiva agónica: subir de categoría o encontrar un inversor que le permite cumplir unos compromisos concursales que rondan los cuatro millones de euros anuales, ya que, de no cubrirlos, la propia jueza se vería obligada ordenar su liquidación el próximo verano.

La continuidad de la SAD parece depender de dos cuestiones: o entra la pelota, y debe hacerlo muy a menudo, o entra dinero, preferentemente en abundancia. En realidad, quizás ambas cosas sean necesarias, ya que los pagos anuales rondan los cuatro millones. Y la sociedad anónima deportiva únicamente obtuvo el año pasado una ganancia de 24.238 euros, más de un millón y medio por debajo de los 1,6 millones del ejercicio anterior.

El Real Zaragoza “continúa generando ingresos, aunque en menor cuantía” que en años anteriores, señalan los administradores concursales. De hecho, si se tiene en cuenta que una parte notable de los ingresos (1,25 millones) procede del cobro de pagarés por operaciones de ejercicios anteriores, como el traspaso del defensa Vallejo al Real Madrid, el balance de ingresos y gastos generados en la campaña resulta deficitario.

Segunda década de decadencia

El Real Zaragoza sigue teniendo tirón en la capital y en Aragón. Supera las 25.000 personas abonadas tras el enésimo despliegue de expectativas de ascenso, aunque su historia reciente está muy alejada de los felices 90 de la Recopa, los alegres 80 del fútbol total y las engrescadoras generaciones con nombre propio como ‘los magníficos’ o ‘los zaraguayos’. Acumula seis temporadas en segunda, una cifra que solo iguala el Lugo y que únicamente superan el Alcorcón (ocho) y el Numancia de Soria (nueve), y lleva semanas mirando al abismo del descenso a segunda B.

La compañía deportiva lleva casi dos décadas de decadencia deportiva, con tres descensos en once años y ocho temporadas de 18 en segunda, entre las que se insertaron los espejismos de la copa de Montjuïc y la última clasificación para disputar competiciones europeas. A eso se le suma la delicada situación económica con la que inició este decenio, en el que presentó el que hasta la fecha fue el mayor concurso de acreedores del fútbol profesional español: 145 millones de deuda que quedaron rebajados a poco menos de 90 tras una primera negociación, ya en 2012, con los acreedores.

Cuatro años más tarde, los acreedores ordinarios aceptarían una nueva reducción que dejó sus 68 millones pendientes de cobro en 27,2 y estableció un calendario de pago que arrancó el pasado mes de julio con 1,36 millones y que sigue con una cadencia ascendente de 1,9; 2,44; 2,99; 3,8; 4,35; 5,16; y 5,26 hasta 2025. Paralelamente, debe ir saldando sus débitos con Hacienda y la Seguridad Social, que rondaban en 2012 los 40 millones y se han ido reduciendo, con pagos por 927.070 euros en último año. Al final de esos dos procesos, y salvo que algún acreedor solicitara antes la liquidación en caso de impago, llegaría el momento de cobrar para las empresas del expresidente Agapito Iglesias, que suman otros 27.

¿Cómo se hace frente a una deuda de esa cuantía? Con dinero, claro. Pero ¿de dónde va a salir? “La implementación de un plan de reestructuración está teniendo unos resultados muy esperanzadores”, señalan los administradores, quienes, no obstante, advierten en su informe de que “la situación económica y financiera sigue siendo preocupante” a pesar de que “se ha conseguido equilibrar el presupuesto” y “paralizar la destrucción de recursos” que genera la permanencia en segunda división, para cuyo mantenimiento “se viene haciendo frente a los pagos imprescindibles”.

El dinero de la comunidad autónoma

Los administradores concursales pintan un horizonte sombrío y esperanzador al mismo tiempo para una compañía cuyo balance, que lleva años decreciendo y que suma 86,5 millones de euros, tiene como principales partidas las siguientes: 46,3 millones de inmovilizado intangible (derechos de jugadores, principalmente) y 24,5 de impuestos diferidos en el activo, y 74,7 de deudas a largo plazo y 5,5 pendientes de pago a acreedores comerciales en el pasivo, a los que se suman unas pérdidas de 48 arrastradas de ejercicios anteriores y unas reservas de 39,2.

El capital social asciende a 4,5, una cifra inferior a la cuantía del crédito participativo avalada por el Gobierno de Aragón en abril de 2004 (5,1, de los que ha pagado 3,8) y cuya ejecución contra las arcas aragonesas, suspendida por el ejecutivo PSOE-Cha, ha llevado al Supremo a la DGA, Bantierra e Ibercaja, a los que ya demandó el gabinete PP-Par.

Tanto el Juzgado de Primera Instancia número 14 de Zaragoza como la Audiencia Provincial han sentenciado que el acuerdo que cerraron las antiguas cajas con el constructor Agapito Iglesias, que derivó en el cobro a la comunidad autónoma de las cuotas del préstamo que dejó de pagar el empresario soriano, y cuya liquidación no han reanudado los actuales gestores de la Fundación Zaragoza 2032, ha supuesto un quebranto de 2,88 millones para la DGA. Las sentencias obligan a los bancos a devolverle 1,38 millones.

El Pignatelli, en manos de la coalición PSOE-Par de Marcelino Iglesias y José Ángel Biel en aquellas fechas, entró en la operación alegando el “interés público” que suponía sanear una empresa privada como el Real Zaragoza, propiedad en aquellos tiempos de la familia Soláns (Pikolín), que dos años después vendería sus acciones al constructor a través de la empresa Zaragoza Sport Arena siglo XXI.

Fondos de la Diputación y del ayuntamiento

El desenlace de este fleco tiene tintes surrealistas. Tanto el Gobierno de Aragón como el grupo empresarial de Iglesias se convierten en acreedores del Real Zaragoza, el primero por la parte ejecutada del crédito, cuya cuantía quedará determinada cuando falle el Supremo, y el segundo por ocho millones, pero con una particularidad: el ejecutivo puede convertir esa cantidad en acciones al tratarse de un crédito participativo, lo cual le situaría ahora mismo como uno de los principales accionistas (el mayor, si se ejecuta por completo) de una sociedad en la que Iglesias sigue manteniendo la propiedad del principal paquete accionarial.

El episodio resulta, en cualquier caso, revelador del panorama de concertación que se da en las compañías privadas de deporte profesional, que durante décadas han recibido importantes inyecciones de dinero desde las arcas públicas.

En el caso del Real Zaragoza, a las cuotas de Gobierno se le suman los 720.000 euros anuales que le sigue entregando la Diputación, que la pasada legislatura le metió varias inyecciones de un millón, y las ayudas del ayuntamiento, en las que al uso de un equipamiento municipal como el estadio de La Romareda a bajo precio se le suma la subvención de 800.000 euros que la oposición cargó a los presupuestos de este año. Finalmente, la mitad de ese dinero irá destinada a mejoras en el estadio mientras el resto queda vinculado a la organización de campus deportivos para menores de familias desfavorecidas.

Préstamos y juicios pendientes

“La situación financiera sigue siendo difícil”, señalan los administradores concursales, que destacan que “el plan de viabilidad que apoyaba la propuesta anticipada de convenio [con los acreedores] aprobada estaba construido sobre la hipótesis de militar en primera división”.

La Fundación Zaragoza 2032, que se hizo con la gestión del Real Zaragoza tras asumir en 2014 la representación política de las acciones de Agapito Iglesias, hizo una primera aportación económica que “permitió desbloquear la crítica situación financiera” de la entidad y comenzar a reducir la deuda (más de dos millones el año pasado, el grueso con Hacienda).

Esa aportación de los nuevos gestores, un grupo de empresarios locales que en este caso operan a través de la fundación, ascendió a 3,533 millones de euros y llegó en forma de préstamo. El crédito, trasladado a la casilla de largo plazo del balance y que el año pasado generó 223.170 euros en intereses el año pasado, tiene carácter participativo, lo que supone que, de no poder devolverlo el Real Zaragoza, los prestamistas tendrían la posibilidad de convertirlo en acciones por ese mismo valor y hacerse, tras una ampliación de capital y a expensas de lo que cómo termine el pleito entre el Gobierno y los bancos, con el 44% del capital de la compañía deportiva.

Esta, por último, volverá a aparecer pronto en las crónicas de tribunales: se juega en el caso Petter Luccin convertirse en la primera sociedad anónima deportiva condenada por fraude fiscal (se adelantó el FC Barcelona, que es un club), mientras en el asunto del Levante la Fiscalía pide cárcel para varios exdirectivos y exjugadores a los que acusa de amañar un partido para evitar el descenso, precisamente en vísperas de la declaración de insolvencia.

5 noviembre, 2018

Autor/Autora

Periodista. @e_bayona


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR