Mundo #RepúblicaCAT

La Justicia alemana da por cerrado el proceso de extradición y deja en libertad a Carles Puigdemont

El tribunal ha dado este viernes carpetazo al proceso al decretar el levantamiento de las medidas cautelares que pesaban sobre Puigdemont -en libertad bajo fianza de 75.000 euros- una vez que recibió la comunicación oficial de la decisión del juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo, que retiró este jueves la petición de extradición
| 21 julio, 2018 10.07
La Justicia alemana da por cerrado el proceso de extradición y deja en libertad a Carles Puigdemont
Puigdemont. Foto: @KRLS

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein ha dado este viernes por “completamente cerrado” el proceso de extradición contra el expresident catalán Carles Puigdemont, dejándolo en libertad tras 118 días. “Puigdemont es libre y puede abandonar Alemania inmediatamente”, ha asegurado la portavoz de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, Frauke Holmer.

El tribunal ha dado este viernes carpetazo al proceso al decretar el levantamiento de las medidas cautelares que pesaban sobre Puigdemont -en libertad bajo fianza de 75.000 euros- una vez que recibió la comunicación oficial de la decisión del juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo, que retiró este jueves la petición de extradición.

Llarena procedió de esta manera una semana después de que la propia audiencia alemana resolviese aceptar la extradición del expresident catalán, pero solo por un presunto delito de malversación de fondos y no por el de rebelión, el principal cargo por el que lo procesaba el Tribunal Supremo y que podría suponerle hasta 30 años de prisión.

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein explicó en su resolución que consideró “no admisible” el cargo de rebelión porque no apreció la violencia suficiente como para poner en peligro las instituciones del Estado, un requisito necesario para el delito de alta traición, el equivalente del código penal alemán.

“La cantidad de violencia que prevé el delito de alta traición no se alcanzó en los enfrentamientos en España”, argumentó la audiencia en referencia a los incidentes de la jornada del referéndum del pasado 1 de octubre.

Tampoco admitió el delito de perturbación del orden público, que planteó también la Justicia del Estado español en el caso de que no se admitiese finalmente el delito de rebelión, alegando que Puigdemont “no era el líder espiritual de las acciones violentas”.

El tribunal decidió entonces mantener las medidas cautelares que había dictado ya contra Puigdemont en abril, cuando recibió la petición de extradición desde la Fiscalía de Schleswig-Holstein. Le dejó en libertad bajo fianza de 75.000 euros, sin posibilidad de abandonar Alemania y con la obligación de personarse semanalmente ante la policía.

Durante el proceso, la Fiscalía pidió en dos ocasiones la entrega de Puigdemont al Estado español por los dos cargos por los que le ha procesado el Tribunal Supremo, pero la audiencia resolvió en otra dirección, apuntada ya desde la primera vez que el asunto cayó en sus manos.

La información que Llarena envió a Alemania de forma adicional para justificar sus cargos tampoco sirvió para modificar la posición de la Audiencia. Varios juristas alemanes habían expresado desde el principio sus dudas sobre la viabilidad de extraditar al político catalán por el delito de alta traición.

21 julio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR