Economía

La falta de profesorado pone en jaque la universidad en Teruel

La falta de profesorado en la Unizar abra la posibilidad a unificar dos grados de la carrera de magisterio. La CGT considera que la carencia de profesorado se debe a la precarización de los contratos y a la política de contratar profesores asociados.
| 22 noviembre, 2017 07.11
La falta de profesorado pone en jaque la universidad en Teruel

Se trata de una situación que se alarga desde hace tiempo. Según denuncia la CGT, los Grados de Magisterio en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel “no tiene una plantilla suficientemente amplia para cubrir las necesidades de los y las alumnas”. Eso a la postre genera otras problemáticas derivadas como la dificultad para realizar prácticas o que los trabajos de fin de grado se alarguen. Las y los damnificados en este caso son siempre, docentes y alumnado.

Actualmente este fenómeno ha llegado a ser de tal envergadura que la propia UNIZAR se ha planteado la unión de dos grados para combatir la falta de profesorado. Según aseguran desde CGT, “el mantenimiento de la oferta de grados en esta localidad es una decisión política del ámbito del ámbito aragonés y, por lo tanto, debe ser la DGA la que asuma el coste de tener un centro universitario en Teruel que necesita profesorado estable y con un futuro profesional tanto docente como investigador, viable”. Para el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ésta es una opción habitual, pese a que afirma que la universidad está estudiando cómo adelantar la planificación docente y por tanto iniciar antes los procesos de contratación para evitar problemas como los registrados en el Campus de Teruel.

Con todo, la misma falta de profesorado que se observa en la universidad turolense, también podría explicarse por la sistemática precarización del ámbito educativo universitario. Desde CGT se considera que, a grandes cifras, de la plantilla total que existe en la universidad y que asciende hasta los 4.000 docentes, 1.000, un 25%, son profesores y profesoras asociados. Este tipo de contratos por horas y en los que se exige tener un segundo trabajo además del universitario -con lo que muchos docentes acaban por hacerse autónomos- son un motor de precarización de la profesión.

El sindicato aragonés, por su parte, apuesta por invertir en la contratación de “profesores ayudantes, ayudantes doctores y profesorado permanente y estable”. Sin embargo, afirma que este tipo de plazas salen más cara. “La DGA ha bajado las matriculas y ha invertido en la renovación de la facultad de filosofía, de todos modos, no ha tocado los sueldos del profesorado”, afirma la CGT.

“En un escenario como el actual, con falta de recursos, la DGA debe reconsiderar seriamente la financiación de la Universidad de Zaragoza, que es la que está aportando el mayor esfuerzo para mantener esta actividad en Teruel”, señala el sindicato.

Para José Antonio Mayoral, que el 21 de noviembre ha realizado una visita al campus de Teruel, el problema de la falta de docentes no es solo una situación que vive la universidad en cuestión, sino que se trata de una problemática que acucia tanto a las facultades de Uesca como a las de Zaragoza.

22 noviembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR