Mundo #Gamonal

La especulación urbanística vuelve a convertir las calles de Burgos en un campo de batalla

DIARIO DE VURGOS | Menos de un año después de que el barrio de Gamonal fuese protagonista de uno de los conflictos sociales más intensos que se hayan registrado en la historia más reciente del Estado, las calles del conocido barrio burgalés han vuelto a ser testigo de nuevos enfrentamientos que vuelven a tener una vez más como trasfondo y causa última la especulación urbanística.
| 7 noviembre, 2014 11.11
Foto: Diario de Vurgos

Foto: Diario de Vurgos

DIARIO DE VURGOS | Menos de un año después de que el barrio de Gamonal fuese protagonista de uno de los conflictos sociales más intensos que se hayan registrado en la historia más reciente del Estado, las calles del conocido barrio burgalés han vuelto a ser testigo de nuevos enfrentamientos que vuelven a tener una vez más como trasfondo y causa última la especulación urbanística.

Desde hace meses la Asamblea contra la Especulación lleva realizando movilizaciones contra la remodelación de la Plaza de Toros de Burgos en protesta contra lo que es percibido por un amplio porcentaje de la población burgalesa como una nueva concesión a los poderes feudales que controlan desde la sombra los designios de la ciudad. Un conflicto que en las últimas semanas se ha visto recrudecido mediante el ninguneo sistemático por parte de las instituciones locales que han respondido con la militarización de las inmediaciones del coso burgalés.

Si hay un responsable de los sucesos que ayer jueves se vivieron en Gamonal, si es necesario buscar un culpable del nuevo estallido que ha convertido nuevamente las calles de Burgos en un campo de batalla, este tiene sin duda nombre y apellidos: Antonio Miguel Méndez Pozo. Responsabilidad de la que no quedan exentos ni toda su cohorte de vasallos políticos, ni todos sus plumíferos a sueldo de los intereses del cacique y de la especulación urbanística.

El ninguneo por parte de los responsables políticos del Ayuntamiento de Burgos hacia las protestas sociales, la constante manipulación mediática a la que se ve sometida toda reivindicación ciudadana por parte de la artillería pesada del Grupo Promecal si este atenta contra los intereses económicos de su propietario, Antonio Miguel Méndez Pozo, en cuyo palmares consta ser el primer empresario condenado en el Estado español por corrupción urbanística, y la militarización de la inmediaciones de la Plaza de Toros con la llegada de numerosos efectivos de antidisturbios, no dejaba de presagiar los acontecimientos que han provocado una vez más que las calles de Burgos se hayan convertido en el escenario de una nueva batalla.

La protesta social contra la especulación continúa con nuevas movilizaciones hasta conseguir el objetivo: paralizar las obras de la Plaza de Toros y detener la especulación urbanística.

7 noviembre, 2014

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR