Mundo #RepúblicaCAT

La CUP presenta una denuncia a la Policía española por el intento de asalto a su sede el 20-S

La CUP ha presentado este viernes en los juzgados de Barcelona una denuncia en relación al intento de asalto a su sede por parte del CNP el día 20 de septiembre. La policía española que no tenía orden de registro y después de estar más de seis horas rodeando a los cientos de manifestantes que se agolpaban a las puertas de la sede para impedir su paso, se marchó sin poder hacer el registro.
| 6 octubre, 2017 14.10
La CUP presenta una denuncia a la Policía española por el intento de asalto a su sede el 20-S
Concentración en la sede de la CUP en Barcelona. Foto: @cupnacional

La Candidatura d’Unidat Popular (CUP) ha presentado este viernes una denuncia en los juzgados de Barcelona contra la Policía Nacional por el “intento de asalto” a su sede el 20 de septiembre –el mismo día del operativo de la Guardia Civil en sedes del Govern- al considerar que fue un ataque a la libertad política de sus miembros, ha informado el partido.

En la denuncia, la CUP atribuye a la Policía española los presuntos delitos contra la inviolabilidad domiciliaria y otras garantías a la intimidad cometidos por funcionario público y coacciones graves. Aseguran que fue una actuación “más propia de una organización mafiosa que de un organismo público como es la policía en una sociedad democrática”.

Consideran que hubo coacciones cuando los policías actuaron contra la libre circulación de los miembros de su organización política al constituir el cordón policial que se instauró durante seis horas y el “intento de asalto” a la sede sin orden judicial.

Asimismo, ven un delito contra la inviolabilidad domiciliaria y otros derechos en la incautación del material político sin orden judicial, sin levantar ninguna acta, “sin amparo legal o jurídico”, y el intento de entrar en su sede, recordando que son una organización política y que merecen especial protección.

Consideran que la actuación policial “compromete el sistema de derechos civiles”, supone un ataque a la libertad política, al conjunto de su militancia con un asedio de más de seis horas y claramente vulneradora de los derechos fundamentales, así como un acto de censura.

Según la CUP, el 20 de septiembre a las 13.30 horas se presentaron en su sede una docena de agentes de paisano del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que requisaron material de propaganda que se estaba cargando en un vehículo sin entregar ninguna acta.

Posteriormente, una patrulla intentó acceder al local de la CUP, donde las y los trabajadores y militantes les requirieron una orden judicial para entrar: “Ni en ese momento ni en ningún otro a lo largo de la tarde fue exhibida ninguna orden”.

Hasta allí se fueron congregando militancia y otros simpatizantes, hasta llegar a unas 2.000 personas, por lo que se amplió el dispositivo policial -que duró de las 14.00 a las 20.00 horas- y en el que al final se disparó una escopeta de pelotas de goma.

Durante todo este tiempo, en varias ocasiones intentaron hablar con los agentes, sin éxito, representantes de la CUP y después representantes de un “legal team” formado por miembros de la comisión de defensa del Colegio de Abogados de Barcelona (Icab), el presidente del Institut Català de Drets Humans, diputados de la CUP y el teniente de alcalde de derechos humanos de Barcelona, Jaume Asens.

6 octubre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR