Subportada Movimientos #BRIFySARGAenlucha

La BRIF Daroca pagará las multas tras agotar todos los recursos

Finalmente la BRIF de Daroca pagará las multas de 2.600€ impuestas por una de sus acciones pacíficas -participar en una protesta en Uesca durante un acto de la ministra Tejerina- a lo largo de la huelga indefinida llevada a cabo en la campaña de verano de 2015. "Una multa que todo político de toda condición con el que se ha hablado considera injusta, pero que nadie con capacidad para hacerla desaparecer ha intercedido para que así sucediese", lamentan.
| 8 abril, 2017 07.04
La BRIF Daroca pagará las multas tras agotar todos los recursos
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El movimiento reivindicativo del conjunto de las BRIF comenzó a finales de la campaña de verano de 2014. En Aragón, realizaron una primera aproximación a la ciudadanía de Zaragoza por medio de la participación en la fiesta popular y vecinal conocida como “La bajada del Canal”. Posteriormente y tras el parón navideño “se esperó hasta la primavera de 2015 para comenzar a montar mesas informativas en Zaragoza, en puntos muy transitados de la ciudad, todo ello con los correspondientes permisos en orden”, explica la Sección Sindical de la CGT en la base BRIF de Daroca, en un comunicado donde repasa los hechos sucedidos hasta y después de ser multados.

Una vez entrados en la campaña de verano de ese mismo año, “el clima entre empresa y trabajadores era tenso debido a que la empresa no quería negociar el convenio que estaba denunciado y, por el contrario, las y los trabajadores de la BRIF exigíamos que ese proceso comenzase ya que era la única forma de que nuestras reivindicaciones llegaran a plasmarse en realidades”. Sin embargo, una vez dio comienzo el proceso negociador “éste se llenó de trabas, obstáculos, informaciones opacas y un estado de enroque entre la empresa Tragsa y el ministerio de Medio Ambiente que no facilitaban el buen transcurso de la negociación”.

Por ello, y a raíz de las constantes negativas de Tragsa y el Ministerio, los miembros de las diez BRIF existentes a nivel estatal realizaron una huelga de tres días, el 15, 16 y 17 de julio. Durante estas jornadas de paro, miembros de BRIF Daroca se encerraron en las oficinas de la delegación de Tragsa Zaragoza como “medida de presión”. Pese al toque de atención que las BRIF dieron tanto a empresa y Ministerio y, sabiendo estos que había una huelga indefinida convocada para el día 27 de julio, “ninguno de ellos hizo nada por suavizar la tensión abriendo un espacio negociador transparente, sino que sus juegos y turbideces siguieron adelante”, critican.

Encierro de la BRIF en la base de Daroca, en julio de 2015. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Encierro de la BRIF en la base de Daroca, en julio de 2015. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

Llegado a este punto, el 27 de julio de 2015 comenzó la primera huelga indefinida de Bomberos Forestales del Estado español. Junto con la huelga, se llevaron a cabo una serie de acciones reivindicativas y “siempre pacíficas” para que el conflicto se visibilizase. Entre estas acciones destacaron recorridos por las ciudades y núcleos rurales más importantes de Aragón, charlas y mesas informativas, visionado de vídeos y un “bombardeo” de notas de prensa y comunicados tanto a los medios de comunicación como en las redes sociales, con el objetivo de que el conflicto, silenciado por el Estado, la empresa pública Tragsa y el Ministerio de Medio Ambiente, “llegara al máximo número posible de personas para que éstas nos comprendiesen y apoyasen en lugar de criminalizar y banalizar nuestras justas reivindicaciones como sí hacían los citados entes de poder que, a su vez, eran los únicos que podían cambiar y mejorar nuestras condiciones”.

Tras un mes de huelga indefinida y viendo que la respuesta de empresa y del Ministerio no cambiaba, las BRIF deciden acudir a todos los actos de la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para que “nos viese y tomase cartas en una situación insostenible”. Sin embargo, la máxima representante del Ministerio español, para el que los miembros de las diez BRIF trabajan, y “por ello, la máxima responsable de nuestras precarias condiciones laborales”, hizo oídos sordos a las peticiones hasta que superados los 70 días de huelga indefinida, la ministra acudió a Uesca a un acto celebrado por el sindicato agrario ASAJA el 5 de octubre de 2015. Fue en este acto en el que tres miembros de la BRIF de Daroca fueron multados, y son esas multas las que ahora les toca pagar.

Desde la Sección Sindical de la CGT en la base BRIF de Daroca subrayan que “la Ley Mordaza ya estaba en marcha, nosotros trabajadores en huelga y activos durante todo el verano éramos conscientes de ello y por esos mismo habíamos previsto cada uno de nuestros actos de tal manera que ninguno pudiera acarrearnos sanciones”.

El día que fueron multados, 18 miembros de la BRIF de Daroca se encontraban pacíficamente en el exterior del Palacio de Congresos de Uesca “esperando a que la ministra Tejerina apareciese”, recuerdan. “Previamente un policía nacional se acercó a nosotros y planteó la posibilidad de que uno de los integrantes de la BRIF allí presentes se pudiese acercar a dialogar brevemente con la ministra a su llegada, y así fue. Al llegar, lo primero que le dijo Tejerina a nuestro compañero, y fuera de micrófonos, fue ‘estoy harta de vosotros’. Sin embargo, cambió el tono cuando la prensa llegó y el cordial encuentro terminó en menos de un minuto alegando siempre la ministra que ella no podía hacer nada por nosotros. Los 18 miembros de la BRIF permanecimos en el exterior del edificio mientras en el interior había otros cuatro miembros esperando a que la ministra comenzase su discurso”, relatan.

Protesta de la BRIF Daroca en Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Protesta de la BRIF Daroca en Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Al comienzo del discurso de la ministra “uno de los miembros de la BRIF que se encuentra en el interior de la sala se levanta y grita ‘Aquí no hay tregua 70 días de huelga; fundamentales, los bomberos forestales’. Es abucheado y acompañado al exterior por policías. Seguidamente la ministra reanuda su discurso y un segundo compañero se levanta y pronuncia ‘Señora ministra’. Sin tiempo para decir nada más de nuevo es abucheado y casi agredido por un asistente. Le acompaña la policía al exterior y a continuación identifican y expulsan a los dos miembros de la BRIF que quedaban en el interior del anfiteatro”, añade la Sección Sindical de CGT en la BRIF Daroca.

A juicio del sindicato, “en ningún momento se falta al respeto de la ministra ni de las personas asistentes, a la par que los miembros que están en el interior del Palacio de Congresos no estuvieron junto a los miembros situados en el exterior, por lo que el número de asistentes nunca superó los 21, anulando así la posibilidad de ser multados por concentración”. Sin embargo, “a capricho de la ministra y a través del delegado del gobierno en Uesca, los compañeros que alzaron la voz en el interior del Palacio de Congresos, así como el compañero que se dirigió a la ministra en el exterior, fueron identificados y multados con 1.000€ los primeros y 600€ el segundo”.

Desconvocada la huelga indefinida, “jocosos los directivos de la empresa pública Tragsa y el Ministerio de Medio Ambiente, así como la ministra Isabel García Tejerina, en febrero de 2016 efectivamente se materializaron las multas”, denuncian. Es en ese momento en el que empieza el proceso de alegaciones. “En un primer acercamiento a la Delegación de Gobierno de Uesca para solicitar la retirada de las multas y exponiendo que no se podían hacer frente con nuestras nóminas, éstas se rebajan a 700€ y 400€”, explica la Sección Sindical.

Marcha Negra en Madrid en septiembre de 2015. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Marcha Negra en Madrid en septiembre de 2015. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Posteriormente, miembros de la BRIF Daroca acuden a las Cortes de Aragón para solicitar que éstas actúen a favor de los Bomberos Forestales y tratar de conseguir la anulación de las multas. Un intento de los miembros de la BRIF Daroca que “de nuevo quedó en papel mojado. Tanto es así, que solo queda esperar al primer recurso, perdido, con esperanza y argumentos acudimos al segundo recurso, perdido también. Perdido los dos recursos ordinarios nos acogemos al recurso de alzada y nuevamente lo perdemos”, lamentan.

Ante esta situación de olvido institucional, las y los miembros de la BRIF de Daroca han decidido, en una Asamblea celebrada en los primeros días de la primavera de 2017, pagar una multa injusta. “Una multa que nos fue impuesta por capricho, en el contexto de una huelga indefinida en la que se estaba luchando por los derechos de uno de los colectivos más abandonados y ninguneados de este país. Una multa que se ha intentado recurrir de todas las formas posibles y que pese a que las cantidades no son elevadas, el simple hecho en sí mismo es vergonzoso. Una multa que todo político de toda condición y color con el que se ha hablado considera injusta. Pero, en definitiva, una multa que nadie con capacidad para hacerla desaparecer ha intercedido para que así sucediese”.

“Sin nada más que alegar, esta vez la BRIF pagará, pero habrá un día en que se nos devuelva todo lo que se nos debe”, concluyen.

8 abril, 2017

Autor/Autora

Miembro del Consello d´AraInfo. @igoiz17


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR