Sucesos

El Gobierno de Aragón pone el “foco” en la Ribera Baja ante la inminente llegada de la punta de la crecida del Ebro que ya ha roto varias motas

“Afecciones para los cascos urbanos no se prevén ya", ha asegurado Javier Lambán, si bien ha subrayado que “no hay que bajar la guardia” y en este sentido ha anunciado que se va a mantener todo el operativo actual de emergencia.
| 14 abril, 2018 19.04
El Gobierno de Aragón pone el “foco” en la Ribera Baja ante la inminente llegada de la punta de la crecida del Ebro que ya ha roto varias motas
Quinto de Ebro. Foto: Gobierno de Aragón

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, se ha desplazado este sábado por la tarde a diversas poblaciones de la Ribera Baja del Ebro, donde la punta de la cresta llegará en pocos días y los trabajos ya se han puesto en marcha para evitar afecciones mayores.

Tras conocer la situación en Quinto de Ebro, donde han comprobado junto con el alcalde, Jesús Morales, los trabajos para recrecer parte de la ribera que está acometiendo la DPZ, Javier Lambán explicaba en la localidad vecina de Pina de Ebro que poco a poco se van poniendo el foco en la comarca de la Ribera Baja, “dando por hecho que prácticamente no va a haber afecciones importantes ni desalojos para las poblaciones de la ribera alta. Ahora debemos poner el foco aquí y por ello, mañana por la noche o pasado por la mañana el centro de mando avanzado de operaciones, que actualmente está instalado en Luceni, se trasladará a Pina, donde ahora hay más motivos para la preocupación”, avanzaba el presidente.

Tras haber mantenido una reunión con la alcaldesa de Pina, Marisa Fanlo, y representantes de todo el operativo de Protección Civil, Lambán confesaba que “querría pensar que vaya a ocurrir lo mismo que en la ribera alta, es decir, que no se van a producir alteraciones importantes del caudal con el que viene el río”. Por ello, añadía que “seguiremos trabajando como hasta ahora, con la máxima coordinación con el fin de que todos los recursos técnicos, humanos y materiales estén a disposición de la población, de los cascos urbanos y los cultivos”.

Lambán confía en que “en 3 o 4 días podamos dar por finalizada este episodio, esta crecida de extraordinaria magnitud, sobre la que aún no podemos bajar la guardia”. Añade que “sigue habiendo motivos para la preocupación, con rotura de algunas motas y la población está preocupada”. Por ello, se preocupa de que la gente obtenga, además de palabras de aliento de las instituciones, hechos claros de que hay toda clase de operativos y mucha coordinación “y en ese sentido pueden estar tranquilos”, aseveraba en Pina.

En este sentido, ha recordado la confianza que ofrecen a los y las habitantes de los municipios y sus alcaldes los efectivos de la UME, los bomberos de la Diputación de Zaragoza, los diferentes servicios territoriales, a todos los cuales ha calificado de “magníficos” pero en concreto, insistía en que “esta unidad del ejército –la UME- es de una profesionalidad admirable, que tranquiliza mucho y aquí se van a quedar, sometidos al centro de mando y como la prioridad se está desplazando a esta parte del territorio, se ubicarán aquí”.

La prioridad es garantizar la seguridad del casco urbano de Pina. “El único punto donde hay que extremar precauciones es en Pina y yo confío en que aquí no haya que lamentar tampoco ningún percance pero precisamente para tratar de evitarlo, se van a concentrar todos los medios a nuestra disposición”, ha zanjado el presidente Lambán antes de salir hacia Osera de Ebro.

Asimismo, el propio Javier Lambán comprobaba este sábado por la mañana sobre el terreno que la avenida extraordinaria del Ebro a su paso por Aragón está, a su juicio, “razonablemente controlada” y lanzaba un mensaje de “tranquilidad”, ya que la crecida ha tenido efectos “menos dramáticos de lo que se esperaba en un principio”.

“Afecciones para los cascos urbanos no se prevén ya”, ha asegurado, si bien ha subrayado que “no hay que bajar la guardia” y en este sentido ha anunciado que se va a mantener todo el operativo actual de emergencia.

La avenida del Ebro rompe varias motas en la Ribera Baja

La avenida del río Ebro ha roto varias motas a su paso por distintos municipios de la Ribera Baja, lo que ha ocasionado que cientos de hectáreas queden anegadas. Entre las motas afectadas están las de los municipios ribereños de Villafranca, Quinto y Fuentes.

El alcalde de Villafranca de Ebro, Roberto González, ha informado a Europa Press que se desconoce el número total de motas rotas ya que “no se puede acceder a la zona”, pero que “serán muchas”. Asimismo, ha pedido que se tomen más medidas para evitar la inundación de huertas y ha lamentado que al ser campos “parece que no importan a nadie”.

Ha señalado que, por el momento, no se han inundado todas las huertas del municipio “pero se inundarán”, porque “lo peor está por llegar”, ya que la cresta de la crecida se encuentra todavía entre Gallur y Pradilla. Asimismo, el alcalde de Quinto de Ebro, Jesús Morales, ha explicado que se ha roto una mota en la parte alta del municipio sobre las 17.00 horas. “Es una barrera que está enfocada directamente a las huertas y al casco urbano del pueblo”.

Por ello, el municipio está en estado de “alerta”, no obstante, “no tendría por qué afectar al casco urbano porque hay otras medidas”, ha manifestado.

Tejerina anuncia que las zonas afectadas por la crecida del Ebro serán declaradas de “urgente actuación”

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha anunciado que las zonas afectadas por la crecida extraordinaria del Ebro serán declaradas de “urgente actuación”. El objetivo es que se pueda intervenir en ellas “lo antes posible” para que los habitantes puedan volver “a la normalidad lo antes posible”.

14 abril, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR