Mundo

Iván Duque toma posesión del cargo de presidente de Colombia bajo la sombra de Uribe y Pastrana

El nuevo presidente volvió al país hace cuatro años tras trabajar como economista en el Banco de Desarrollo de América Latina y el Banco Interamericano de Desarrollo. Durante su campaña ha enarbolado la bandera del centro pese a que su partido, el Centro Democrático, se define como conservador liberal.
| 8 agosto, 2018 11.08
Iván Duque toma posesión del cargo de presidente de Colombia bajo la sombra de Uribe y Pastrana
Iván Duque. Foto: IvanDuque

Iván Duque ha tomado posesión del cargo de presidente de Colombia. Lo hacia en una ceremonia celebrada en la Plaza Bolívar de Bogotá. Duque recibía la banda presidencial mientras en el palco Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, los dos políticos que unieron fuerzas para derrocar a Juan Manuel Santos y catapultar a Duque hasta la presidencia, observaban la escena.

Carlos Antonio Lozada, senador electo de las FARC fue una de las ausencias más destacadas en la tribuna de honor. Según denunció Lozada, pese a tener credencial para asistir al acto, no le fue permitida la entrada. Las FARC optaron por sumarse a la concentración en “defensa de la paz” celebrada al mismo tiempo en el Parque de la Hoja.

“Juro por Dios y ante el pueblo colombiano cumplir con la Constitución y con las leyes”, afirmaba Duque en su toma de posesión. El actual presidente insistía en que no gobernará “con espejo retrovisor ni odios” en una clara referencia a los Acuerdos de Paz impulsados por el expresidente Santos.

Pese a la paz impulsada el mandatario saliente, su mandato se ha terminado sin que pudiese cerrar un acuerdo con el grupo guerrillero ELN (Ejército de Liberación Nacional).

Ni de derechas ni izquierdas

Duque ha basado su campaña en situar su figura fuera de la polaridad entre derechas e izquierdas. “Hoy llega a la Presidencia de Colombia una nueva generación, motivada por el servicio y no por el ejercicio vanidoso del poder, comprometida con el futuro y sin anclas en prejuicios del pasado”, declaraba el nuevo presidente. Asimismo, señalaba que llega una generación al poder destinada a “gobernar libre de odios”.

El acuerdo de paz al que llegó Juan Manuel Santos con las FARC dividió Colombia. En gran parte la tensión de la sociedad colombiana se produjo por la posición adoptada por los dos expresidentes colombianos que encumbraron a Duque hasta el cargo. Uribe y Pastrana siempre se negaron a dar su apoyo la dinámica de distensión entre las FARC y el gobierno de Santos.

Pese a que Duque ha afirmado que evaluará durante los 30 primeros días de su Gobierno, de forma “responsable, prudente y completa”, los diálogos inconclusos que Santos inició con el ELN, sus palabras al respecto han sido siempre ambiguas.

Duque, un desconocido en la política colombiana, ha tenido un ascenso meteórico. Volvió al país hace cuatro años después de llevar a cabo una carrera como economista en el Banco de Desarrollo de América Latina y el Banco Interamericano de Desarrollo. Se incorporó a las filas del Centro Democrático de Uribe y a la sombra del expresidente fue escalando posiciones hasta llegar a presidente. A la sombra o bajo los hilos de un Uribe que dado el Corte Constitucional no podía aspirar a un tercer mandato como presidente.

Pese a que Duque ha señalado que él es “el presidente y Uribe será el líder de la bancada de Gobierno en el Senado”, habrá que esperar para ver la relación entre ambos políticos, y la influencia de Uribe sobre Duque en el reto más importante de Colombia: la paz.

8 agosto, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @AlbertAlexan


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR