Mundo

Inés de Borbón Dos Sicilias, borbonadas y cuentas en Suiza

La prima del rey emérito se va de rositas de la Audiencia Nacional pero deberá responder ante la Agencia Tributaria, aunque es seguro que dirá: “ni idea”
| 2 marzo, 2018 20.03
Inés de Borbón Dos Sicilias, borbonadas y cuentas en Suiza
Inés de Borbón Dos sicilias sin foto en el linaje familiar.

Este viernes el juez Manuel García-Castellón archivaba la causa penal contra la prima del rey pero ordenaba enviar las investigaciones a la Agencia Tributaria, pues considera acreditado que Inés de Borbón ha utilizado “mecanismos opacos para ocultar su patrimonio”. Aunque parezca que no lo sepa.

La princesa Inés de Borbón Dos Sicilias es prima de Juan Carlos de Borbón, el que fuera monarca en activo del reino de España, emérito en la actualidad. Atendiendo a esta relación sería tía de Felipe de Borbón, el rey en activo. Cuando el nombre de Inés de Borbón Dos Sicilias apareció implicado en el caso Púnica es seguro que le molestaría más al rey en activo que al recién retirado pero todavía con cargo.

En su declaración ante la Audiencia Nacional Isabel de Borbón Dos Sicilias se limitó a representar el papel de secundaria que ha escenificado durante toda su vida. A la pregunta del juez de la cantidad que heredó a la muerte de su padre, Alfonso de Borbón Dos Sicilias, afirmó sin ruborizarse “”Ni idea, antes nos enseñaban a no interesarnos por el dinero ni preguntar”. Aunque ese dinero fuera a acabar en tus propios bolsillos.

En ocasiones, más que secundario, el papel representado por la prima del rey emérito en la Audiencia llegó al histrionismo. “¿Su padre tenía alguna actividad?”, le preguntó el Juez Velasco –que finalmente abandonó la causa, quien sabe si después de escuchar declaraciones como esta–, “cazador” respondió doña Inés. Casi nada. Velasco insistió y trató de que la interrogada ahondase en sus conocimientos sobre las actividades económicas de su padre, sin éxito. “¿Patrimonio?”, insistió el juez. “No lo sé, lo siento, no lo sé”, se desmarcó la princesa.

Una investigación de Diagonal, La Marea y Eldiario.es reveló que las herencias, pues fueron dos, alcanzaron la cifra de 5,9 millones de euros. Quizá doña Inés se enterase del montante gracias a la investigación periodística. Seguro que no.

Su gestor era quien llevaba todos sus asuntos, vino a declarar Inés Borbón Dos Sicilias. Este era Javier Martín, quien trabajaba para el banco Lombard Odier, entidad que tenía catalogada a la prima del rey como “Hija de la BO de la fundación Toledana, sobrina de la fundación Bamenda, hermana del N91 y del G731, cotitular del N269”, sin que podamos saber si es N91 Teresa María o Carlos, en ese curioso lenguaje en clave que utiliza la banca suiza. Una de las frases de su ficha de apertura de cuenta como cliente incide en las relaciones familiares: “Familia cliente de la casa desde hace generaciones”.

Javier Martín realizaba pagos y movía grandes cantidades de dinero para entre otros, David Marjaliza y Francisco Granados. Así, los pagos que recibía en efectivo en su domicilio de Madrid Inés de Borbón Dos Sicilias, de manos de Martín, pertenecían al dinero obtenido en la trama Púnica. Pero ¿qué iba a saber la prima del rey? Tan bueno ha sido el papel representado por doña Inés que el juez no ha dudado en escribir en el auto que “no se ha constatado evidencias de que la investigada conociera el trasfondo de dichas operaciones”. Vamos que la señora no tiene “ni idea”.

2 marzo, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR