Mundo

Holanda no permite el aterrizaje en el país del avión del ministro de Exteriores turco

Cavusoglu tenía la intención de realizar un mitin para los ciudadanos turcos en los Países Bajos haciendo campaña por la ampliación de los poderes del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, que se votará en referéndum el próximo mes de abril
| 11 marzo, 2017 13.03
Holanda no permite el aterrizaje en el país del avión del ministro de Exteriores turco
Mevlut Cavusoglu.

Las autoridades holandesas han negado el permiso de aterrizaje del avión del ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, cuando se disponía a dar un mítin en Rotterdam ante la diáspora turca que había sido prohibido por las autoridades, según ha confirmado el Gobierno.

En el mítin, Cavusoglu tenía la intención de informar a los turcos sobre el referéndum del próximo 16 de abril sobre la ampliación de los poderes del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía anunció que iba a volar a la ciudad holandesa de Rotterdam, este sábado, a pesar de la prohibición de dirigirse a la comunidad turca para impulsar el apoyo para un controvertido referéndum que pretende ampliar los poderes presidenciales.

Ankara anunció que podría imponer sanciones políticas y económicas en los Países Bajos si se le negaba el permiso para aterrizar, algo que ya ha sucedido.

Rotterdam se unió a un creciente número de ciudades europeas, incluyendo varias en Alemania, en su rechazo a los mítines de ministros de Turquía para para conseguir apoyo para el referéndum del próximo mes, destinado a ampliar drásticamente los poderes del presidente, Recep Tayyip Erdogan.

El canciller holandés Bert Koenders aseguraba el jueves que su país no cooperaría o facilitaría las campañas del gobierno turco en los Países Bajos, provocando un conflicto diplomático similar a la que existe entre Berlín y Ankara.

“No vamos a participar en la visita de un funcionario del gobierno turco que quiere llevar a cabo una campaña política para un referéndum”, dijo Koenders.

El conflicto con los Países Bajos refleja las crecientes tensiones entre Turquía y Europa, especialmente con Alemania, después de que varias ciudades germanas hayan bloqueado mítines de ministros turcos alegando motivos de seguridad.

Varios funcionarios turcos, incluido Erdogan, han acusado a Alemania de “nazis”, de “comportamiento fascista” y de mantener un “doble rasero en cuanto a libertad de expresión y democracia”. El gobierno alemán ha indicado que no tiene intención de introducir una prohibición para todos los mítines, a raíz de una decisión del Tribunal Constitucional, mediante la que puede prohibir legalmente los actos de campaña de funcionarios turcos en Alemania.

Cavusoglu acusó a Europa de abanderar la campaña por el “No” en el referéndum de abril, sugiriendo que el continente quiere impedir a Turquía ser “fuerte, estable e independiente”.

Asimismo, afirmó que la agencia de inteligencia alemana, la policía y la formación ilegalizada Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), habrían amenazado a los propietarios de salones de eventos para cancelar una reunión programada en Hamburgo.

La programación de estos mítines, así como las reacciones del gobierno turco, se ven desde diferentes puntos del espectro político europeo como maniobras de cara a conseguir un mayor apoyo en el referéndum en base a la creación de un sentimiento nacional más amplio.

En cuanto a la posibilidad de aprobación de las enmiendas constitucionales incluidas en el referéndum turco, expertos jurídicos del Consejo de Europa aseguraron que sería un “peligroso paso hacia atrás” para la democracia.

11 marzo, 2017

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR