Culturas

Festival Asalto: creación artística para transformar el espacio urbano

Pouvelle, Jaune Art, Udatxo, Manolo Mesa, Kruella D´Enfer o Half Studio son algunos de los artistas internacionales que participan. El festival finalizará con un programa de actividades para toda la ciudadanía entre los días 14 y 16 de septiembre en el barrio Oliver.
| 14 septiembre, 2018 07.09
Festival Asalto: creación artística para transformar el espacio urbano
Foto: (AZ)

El Festival Internacional de Arte Urbano Asalto ha vivido este año una gran transformación al abrir los proyectos de arte urbano a la participación vecinal. De esta forma, han confluido los dos ejes que defiende la organización del festival: traer a Zaragoza arte público de calidad e implicar a la ciudadanía en una creación artística que transforma el espacio en el que viven.

A la vez que finalizan los proyectos vecinales, el Festival Asalto celebra su edición ‘al uso’ con la participación de diez artistas internacionales que ya están desarrollando sus intervenciones artísticas en diferentes emplazamientos del barrio Oliver.

Los primeros en empezar han sido los artistas Digo Diego, con un mural participativo que ha contado con la colaboración de los vecinos y vecinas del barrio, Half Studio y Cachete Jack con su obra ‘Sólo sí es sí’. Con el apoyo del Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, esta pareja de artistas hacen una oda al amor representando a ‘una pareja enrolladada en sí misma de entusiasmo, alegría y compromiso. Una relación equitativa con un amor e implicación recíproca. Igualda formando sólo uno’.

A estos artistas se suman Pouvelle, Gripface, Jaune Art, Udatxo, Manolo Mesa y Kruella D’ Enfer.

Con esta selección, el equipo del Festival Asalto quiere ofrecer una paleta de los estilos más representativos del arte mural en la actualidad. Artistas como Udatxo o Manolo Mesa están planteando estilos más pictóricos y figurativos, con grandes figuras que impresionan al público. “Algunos salen de estudiar Bellas Artes y empiezan a pintar en la calle, pero en otros casos es gente del graffiti que ha evolucionado”, explica Luis García, responsable de Asalto. En esta figuración, artistas como Eime trabajan mucho el vínculo con el territorio.

Digo Diego o Kruella D’ Enfer defienden la abstracción como elemento transformador del arte urbano y los portugueses Half Studio demuestran las posibilidades del lettering a gran escasa para transmitir mensajes que conectan con la comunidad. A estos artistas, se suman aquellos que se han incorporado a los proyectos participativos como Animalitoland, Catarina Telles o Enorme Estudio.

La programación completa del festival se ha presentado este lunes en un encuentro en el que el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha destacado el reconocimiento que el Festival Asalto tiene en todo el mundo, así como la transformación que ha vivido a lo largo del los años, siendo más participativo. “Esta es una intervención sociocultural para cambiar la ciudad, realizada de forma colectiva con los vecinos y vecinas del barrio”, ha explicado.

Una veintena de actividades artísticas y de ocio

Los días 14, 15 y 16 de septiembre el Festival Asalto celebrará una veintena de talleres y actividades y visitas guiadas. Este programa intenso de actividades tendrá su sede en el Parque Oliver, donde se ubica este año el Espacio Asalto, y finalizará con un gran picnic el domingo, a partir de las 13.00 horas.

Durante la ‘Semana Asalto’, a partir del día 8 de septiembre, se celebrarán diferentes actividades participativas en el barrio, abiertas al público previa inscripción: dos murales colaborativos con Digo Diego y Pouvelle, un taller de construcción en el IES María Moliner con Enorme Estudio y el taller de dispositivos sonoros autónomos impartido por Zaragoza Maker Space.

El Espacio Asalto se abrirá con la charla ‘Arte y Trabajo social. El proceso participativo en el Barrio Oliver’. En este entorno se celebrarán actividades como la pintura en vivo por Bertrand and Valentín, el Fotomatón Ilustrado, el mural con HalfStudio y la proyección de ‘Lata 65 graffiti grandmas’. El programa finalizará con un ‘¡Gran Picnic!’ de celebración del Festival Asalto 2018 al que está invitada toda la ciudad.

También se han programado talleres para niños y niñas: ‘Ilustra tu personaje’, con Pilar Serrano, ‘Pio Pio’, de decoración de casitas de pájaros y ‘Mi primer tag’ con la colaboración de Montana Colors, y para personas adultas: ‘Block Print’ con Ana sola y ‘No sé Dibujar’, impartido por María Rodilla. Los talleres requieren inscripción previa y tienen un coste de tres euros.

Desde principio de 2018 el equipo de Asalto ha trabajado con diferentes asociaciones, entidades y centros educativos del barrio Oliver para implicar a la ciudadanía en el proceso de transformación de su entorno y dar respuesta a sus necesidades desde una perspectiva artística y participativa.

Vecinos y vecinas de todas las edades han contribuido a la celebración de este proyecto: los y las más pequeñas del Colegio Fernando el Católico y su mural, realizado por Animalito; los y las  estudiantes del Instituto María Moliner con la transformación de su patio, en colaboración con Enorme Estudio; el grupo de mujeres que, con su marca ‘Hilvana’, han creado las riñoneras del Festival. En total han sido una treintena de centros y entidades las que se han implicado en Asalto.

Artistas Festival Asalto 2018

Animalitoland 

Animalitoland, la artista también conocida como Graciela Gonçalves, es una ilustradora autodidácta y diseñadora gráfica que ha experimentando con cómics, fanzines incluso con animación y los videojuegos. Esta mezcla de estilos y técnicas que conllevan pasar demasiadas horas sentada delante del ordenador le hizo acercarse a la libre creación en las calles lo que supuso una auténtica revolución en su vida, en todos los sentidos.

Gracias a ese gran salto, hoy podemos encontrar obras de Animalitoland en países como Argentina, Alemania, Hungría o China entre otros, pudiendo disfrutar de sus criaturas en el universo fantástico que las envuelve. La artista recogió las propuestas del alumnado del colegio Fernando el Católico y ha cubierto la fachada del edificio con una representación del juego entre seres diferentes, alegres, como los niños y niñas que cada día pasan por ahí. Esta es una obra que sorprende por el colorido y el contraste que supone en relación a la estética del edificio.

Cachete Jack 

Nuria Bellver y Raquel Fanjul son Cachetejack. Este dúo de ilustradoras comenzó su andadura en equipo desde 2011. A sus composiciones no les falta energía y humor, sus obras son frescas y siempre predomina el color y la ironía. La intervención que realizan en el barrio Oliver es una iniciativa del Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, dentro de la campaña ‘No es No’ que trata de concienciar sobre la erradicación de los abusos machistas. Esta obra, ‘Solo sí es sí’, es una oda al amor y el respeto a través de una pareja enrollada en sí misma llena de entusiasmo, alegría y compromiso. Una relación equitativa con un amor e implicación recíproca.

Digo Diego 

Digo Diego comenzó como artista de manera autodidacta en la década de los 90 y encontró en la cultura urbana una faceta para transmitir su compromiso social. Sus obras no se entienden sin el proceso participativo de las personas que conviven en ese espacio; la pedagogía y la participación siempre van de la mano en sus obras, ambas interconectadas. El arte urbano, enmarcado dentro de las grandes urbes, sirve como una denuncia de los procesos comunicativos de la ciudadanía en ese espacio. Es decir, en las obras participativas de Digo Diego, la obra carece de sentido sin la participación ciudadana y es que, la obra en sí es la participación cuyo resultado se mantiene como ejemplo para el futuro.

Daniel Eime 

Desde Portugal, Daniel Eime aterriza en Zaragoza para mostrar con su trabajo una de las mejores muestras de stencil en el ámbito del arte urbano actual. En sus inicios como escritor de graffiti aprendió a transmitir su creación artística como representación de la libertad de expresión y diversidad de opinión. Las pegatinas y los carteles fueron el germen que le llevó al stencil, la técnica artística que hoy por hoy es seña de identidad de multitud de sus trabajos y cuyos murales tienen un acabado minucioso y detallista. Las obras de Eime muestran personajes intrigantes con miradas enigmáticas combinadas con elementos abstractos. Sus obras buscan captar el lado misterioso de la persona representada, donde cada línea de sus rostros cuenta la historia de nuestras vidas.

Enorme Studio 

Enorme Studio basa su trabajo en la aproximación total a la ciudad y sus ciudadanos y ciudadanas a través de la arquitectura. Históricamente, el concepto de arquitectura está integrado desde los inicios de las primeras urbes, con un concepto más aislante que integrador. Por eso es tan importante el trabajo de Enorme en los núcleos urbanos, con sistemas industriales o innovaciones tipológicas integrados en las ciudades mediante la participación y asociados principalmente a los procesos de diseño y construcción. Las obras son trabajo en equipo, pensamiento colectivo en procesos de gestión y diseño de espacios tanto públicos como privados cuyo objetivo es devolver la ciudad a sus auténticos dueños, los ciudadanos y ciudadanas. La ciudad como un concepto tangible que crece en positivo mediante lo intangible.

Half Studio 

Desde Portugal con amor, Half Studio vienen al barrio Oliver a dejarnos para el recuerdo una de sus obras. El dúo formado por Mariana Branco y Emanuel Barreira desarrolla proyectos en varias áreas creativas teniendo siempre el Lettering como elemento central. Su lenguaje visual está caracterizado por la utilización de letras volumétricas y patrones dinámicos con mensajes impactantes y colores vibrantes. En los murales e intervenciones de arte urbano el mensaje está siempre inspirado en la comunidad y el contexto donde la obra se inserta. En esta ocasión, su trabajo en el barrio Oliver estará inspirado en los murales de temática social y comunitaria que los vecinos del barrio realizaban en los años 90.

Jaune Art 

Las pequeñas intervenciones de Jaune son la base de su trabajo. La fina línea entre lo visible y lo invisible se unifica con sus intervenciones, representando al personal de mantenimiento, construcción y limpieza. Una auténtica oda a ‘lxs brigadistas’. Jaune representa situaciones vividas en primera persona, ya que su pasado está ligado a esta profesión como personal de mantenimiento en Bruselas, su ciudad de origen. Con sus uniformes fluorescentes, llamativos, Jaune descubrió que tanto él como sus compañeros y compañeras pasaban inadvertidas para la ciudadanía, se sentían invisibles. Por ello, con humor, aparecen representadas diferentes situaciones de estos pequeños trabajadores y trabajadoras repartidas por la ciudad, para acentuar aun más su invisibilidad y la importancia de su trabajo.

Kruella d’Enfer 

Kruella d’Enfer aterriza en Oliver para deleitarnos con su mundo visual encantado, evocando las criaturas fantásticas y benevolentes que se ven obligadas a habitar en rincones oscuros y misteriosos. Los tigres hechiceros, zorros mágicos o lobos místicos de Kruella podemos verlos tanto en obras a gran escala como en pequeño formato en papel o lienzo en el que dota de vida mediante formas geométricas antiguas leyendas y mitos con un lenguaje universal a través del color. La fantasía y el color llegan a Oliver para quedarse y Kruella tiene la culpa.

Manolo Mesa

La pintura para Manolo Mesa constituye una metáfora de vida, de encuentro y de soledad. Una iconografía que va más allá de lo físico hacia una imagen simbólica, un silencio metafísico donde el pasado se une con el presente evocando una ausencia espiritual que otorga una visión extrema de la condición humana. Construir sobre lo construido, un diálogo social entre el habitante y su entorno cotidiano, que habla sobre cómo la resistencia conforma una identidad, un mensaje que proviene de la calle, entendiendo ésta como una ciudad experimentada física- mente. Los temas que a veces pueden ser catalogados como costumbristas, cuentan una historia en función de cómo es percibida la urbe y cómo nos la imaginamos por dentro. Una sensación de pertenencia, refugio y seguridad donde poco a poco, lo íntimo se hace partícipe de lo público.

Pouvelle 

Pouvelle es un estudio creativo formado por Blanca Font y David Segade que viene desde Galicia a Oliver a dejar su impronta. Conciben el arte como un elemento transformador de la realidad que vivimos en el día. Mediante la intervención de diferentes tipos de espacios involucran al entorno que le rodea de manera directa o indirecta para contribuir un cambio social. Solo a través del arte se implica a la sociedad de manera emocional para transformar aquello que se cree necesario transformar.

Udatxo 

A Udatxo siempre le ha apasionado lo urbano. La calle es el lugar donde sus obras cobran vida; ese escenario donde la gente pasea y la vida tiene millones de vidas distintas, modos diferentes de vivir y de ver las cosas. Los comienzos de la obra de Udane Juaristi se centraba en bicicletas, tranvías, coches viejos y escenas urbanas si bien ahora se interesa mas por los personajes protagonistas de las mismas. Consigue reflejar el movimiento de cada personaje pintando con trazo suelto de colores vivos y utilizando el contaste de la luz para jugar y divertirme con los colores.

Toda la información y actividades en la web festivalasalto.com.

14 septiembre, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR