SUBPORTADA Mundo #juicioAltsasu

Familiares de los jóvenes de Altsasu valoran positivamente el acercamiento a prisiones de Euskal Herria pero exigen su libertad

Las madres, padres y familiares de los jóvenes de Altsasu, agrupados en la plataforma Altsasu Gurasoak, han hecho una valoración positiva de los últimos acercamientos a cárceles de Euskal Herria pero piden que termine la prisión preventiva que mantiene a sus hijos en prisión. Han manifestado que "de aquí en adelante, nuestras energías y empeño van a ir dirigidas a conseguir la libertad de nuestros hijos".
| 8 septiembre, 2018 22.09
Familiares de los jóvenes de Altsasu valoran positivamente el acercamiento a prisiones de Euskal Herria pero exigen su libertad
Rueda de prensa de las y los familiares de los jóvenes de Altsasu celebrada este sábado en Iruñea. Foto: Naiz

Los siete jóvenes de Altsasu condenados a penas de entre 9 y 13 años por la trifulca que se produjo el 15 de octubre de 2016 en la localidad navarra con dos guardias civiles y sus parejas ya están en prisiones de Euskal Herria.

“Nos alegra decir que ya están todos en Euskal Herria, pero tenemos muy claro que lo que tendríamos que decir es que están en casa, libres”, han subrayado Bel Pozueta y Miren Olea, portavoces de Altsasu Gurasoak, en una rueda de prensa celebrada este sábado en Iruñea.

Asimismo, han denunciado que sus hijos hayan estado cuatro meses -en el caso de Iñaki Abad, Aratz Urrizola, Julen Goikoetxea y Jonan Ander Cob- y un año y nueve meses -Oihan Arnaz, Jokin Unamuno y Adur Ramírez de Alda- en cárceles alejadas de Euskal Herria es “una realidad dolorosa, peligrosa y sangrante”, que “también están viviendo otras familias de Euskal Herria”. Por eso, piden que desaparezca el “castigo añadido” del alejamiento.

Desde Altsasu Gurasoak han manifestado que “de aquí en adelante, nuestras energías y empeño van a ir dirigidas a conseguir la libertad de nuestros hijos”. “La aplicación de la prisión preventiva en nuestro caso es, una vez más, la utilización torticera de una medidad cautelar como castigo añadido”, han criticado.

En este sentido, han recordado que se encuentran a la espera de la resolución de la sala de la Audiencia Nacional española del recurso a la sentencia. “La realidad nos irá marcando el camino a seguir, Tribunal Supremo, Constitucional y Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, hasta conseguir la libertad”, han remarcado.

“Todo lo vivido hasta ahora es una clara demostración de la desproporción en mayúsculas y, por ello, la concreción de la injusticia”, han asegurado las y los familiares de los jóvenes de Altsasu que han recalcado que “tenerles presos mientras el proceso judicial sigue su curso sin ser una sentencia firme” muestra “el carácter vengativo de todo el proceso”.

Por otro lado, han agradecido “la solidaridad recibida” que “nos recuerda que no estamos solos, que juntando fuerzas se consiguen concretar las reivindicaciones y que esta injusticia la ciudadanía no está dispuesta a soportarla”.

El pasado 24 de agosto, Julen Goikoetxea y Jon Ander Cob llegaron a la cárcel alavesa de Zaballa procedentes de Soto del Real, en Madrid. Una semana después, Adur Ramírez de Alda y Aratz Urrizola, fueron trasladados a Iruñea y a la prisión alavesa respectivamente.

Los últimos en ser trasladados han sido Iñaki Abad, al centro penitenciario de Iruñea y Oihan Arnaz y Jokin Unamuno a la cárcel de Zaballa. Unamuno se encuentra en el centro alavés por un “error administrativo” ya que había solicitado el traslado a la cárcel de Iruñea. Una situación, ha explicado Bel Pozueta, que esperan que “la semana que viene se aclare”. La octava condenada, Ainara Urquijo, no entró en prisión al dictarse una pena de dos años y no contar con antencedentes.

 

 

 

8 septiembre, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR