SUBPORTADA Movimientos

Exigen a Sebastián Celaya que se respete la neutralidad religiosa en los espacios hospitalarios

La asociación Movimiento Hacia Un Estado Laico ha presentado un escrito al consejero de Sanidad, para que sea retirada la imaginería católica de la capilla del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, que debiera ser un espacio laico, universal y multiconfesional
| 7 junio, 2018 07.06
Exigen a Sebastián Celaya que se respete la neutralidad religiosa en los espacios hospitalarios
Aspecto de la capilla del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

 La asociación aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL) ha presentado una queja formal ante el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya.

Desde la asociación laicista aseguran haber recibido quejas y preguntas sobre la utilización del espacio creado para la reflexión u oración después de las obras de remodelación en el Hospital Miguel Servet.

Ese espacio que debiera ser laico, universal y multiconfesional parece haber sido invadido de simbología religiosa principalmente católica sin que los poderes públicos ejerzan su labor de neutralidad en materia religiosa en un estamento público como lo es el citado hospital.

MHUEL denunció en su día el privilegio de una capilla católica en un hospital público, para uso y disfrute de una determinada confesión religiosa, y tal y como recuerda Jorge García, presidente de la asociación laica, en los centros hospitalarios “hay personas enfermas y trabajadoras de todas las confesiones religiosas”.

La raíz de este problema radica en la existencia de capellanes a sueldo de la administración pública en los centros hospitalarios. En 2016 estos sumaban un total de 17 curas a tiempo completo y otros nueve a tiempo parcial, sin que se sepa si este número ha variado. Una dotación que permite que en el Hospital Miguel Servet haya una media de tres misas diarias, y que las referencias a la religión católica sean la tónica.

Exterior de la capilla del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Exterior de la capilla del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Desde MHUEL recuerdan que no tienen ninguna objeción hacia las creencias que profese cada persona en su ámbito de actuación íntima y privada, pero entienden que “no es de recibo que en un hospital público donde hay pacientes de diferentes credos y personas que no profesan ninguna religión, sea invadido un espacio de todas y todos para hacer proselitismo de una en concreta”.

Recuerdan también que en el caso de las salas para funerales en el cementerio estas son también ocupadas habitualmente por imaginería católica que debe ser desmontada cada vez que se celebra un funeral laico.

7 junio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR