Altavoz

Eramos pocos, y apareció el filantro-capitalismo

2017. Afortunadamente vamos dejando atrás estas fiestas navideñas. Nace el niño y lo vuelven a matar en semana santa, cenas, comidas, cava catalán (por joder) y algún turrón nos ayudan a digerir las luces de El Corte Inglés. La tele está encendida, y sale una noticia sobre una campaña de recogida de fondos de algunas...
| 4 enero, 2017 07.01

2017. Afortunadamente vamos dejando atrás estas fiestas navideñas.
Nace el niño y lo vuelven a matar en semana santa, cenas, comidas, cava catalán (por joder) y algún turrón nos ayudan a digerir las luces de El Corte Inglés.

La tele está encendida, y sale una noticia sobre una campaña de recogida de fondos de algunas oenegés, basada en el redondeo de céntimos, con el nombre de “Redondando”.

Parece ser que ahora tenemos la opción de donar esos centimillos sueltos, para mitigar diferentes causas sociales.
Informándonos en su página, no se especifica a donde irá el dinero recaudado o donado, parece ser que la fe es fundamental, para que dicho dinero ayude a paliar los efectos nocivos del sistema capitalista.

¿La idea es mala?… ¡Pues no!  Es una idea brillante, sentirnos bien, ser útiles a nuestras hermanas y hermanos, a la madre tierra, y casi sin molestarnos.

Las citadas oenegés se ocupan de todo. Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero, o como decía Lola Flores, una peseta de todos los españoles y pago a hacienda.

La cuadratura del círculo, Alierta dona sus céntimos, y los trabajadores subcontratados con sueldos miserables, también… Solans los dona, y mis amigos que sobreviven con 426, lo mismo. “Juntos como hermanos, miembros de una iglesia, vamos caminando, al encuentro del señorrrrrrrrr”.

Nada nuevo bajo el sol, nada de reparto equitativo de la riqueza, nada de justicia social, nada de lucha sindical, nada de lectura, nada de explicación, tomad estos céntimos y arregladme el mundo, que para eso sois “coaching”.

¿Y quién está detrás? Tachán, tachán, tachán… Ecodes.
Nuestra oenegé autóctona con presencia en los países latinoamericanos más neoliberales (Perú, Colombia), así, como en la dirección del clúster del agua local, y plagado de apoyos institucionales, tanto en el ayuntamiento, como en el “infierno” de Aragón, así como en algún asiento de la carrera de San Jerónimo, se suma a esta campaña.

Parece ser que el filantro-capitalismo se nutre de emprendedores sociales, con enorme influencia en la sociedad civil y en las organizaciones políticas. Practican las mismas actividades mercantiles que las empresas convencionales. Se integran en el sistema al lado de las grandes corporaciones, los más espabilaos tienen silla en los consejos de administración. Pillan subvenciones, y no pequeñas, ya se sabe que quien paga manda.

La Responsabilidad Social Corporativa, les hace compartir mesa y mantel, con las multinacionales privatizadoras del agua, poquico caso les hacen, pero eso a estos “luchadores” no les hará levantarse, ni dar un puñetazo encima de la mesa.

¡Por favor! Que Aqualia pretendía contaminar el Ebro con Clorhídrico, no pasa nada, algo os sacaremos en Perú, que Aquagest untaba a diestro y siniestro a políticos varios, no pasa nada, la próxima vez hacer carteles donde el agua aun sea más azul…. No os preocupéis, vosotros tranquilos, dentro de poco habrá que cambiar las tuberías de Zaragoza, y contamos con vuestra innovación y experiencia…

Continuará…

Sección Sindical CGT (Fangos)

4 enero, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR