Mundo

El TSE da la victoria al Partido Nacional mientras las caceroladas rompen el silencio del toque de queda de Honduras

Mientras el Tribunal Supremo Electoral (TSE) da por ganador de las elecciones al actual presidente Juan Orlando Hernández líder del Partido Nacional, neoliberal, pro americano y aliado del ejercito golpista, los y las ciudadanas de Honduras se han manifestado con caceroladas desde las ventanas durante las horas del toque de queda
| 4 diciembre, 2017 13.12
El TSE da la victoria al Partido Nacional mientras las caceroladas rompen el silencio del toque de queda de Honduras

Otro nuevo día en el Estado de Honduras que arranca con la victoria electoral del actual presidente, Juan Orlando Hernández. Según los datos ofrecidos por el Tribunal Supremo Electoral tras el recuento especial del 99,89% de los votos el presidente que llegó al gobierno tras el golpe de estado de 2009 ha conseguido el 42,98% de los votos, mientras que el candidato de Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, el 41,39%.

Antes del apagón informático de varias horas que se produjo durante el recuento de los votos el lunes por la noche, las actas procesadas aseguraban la victoria de Salvador Nasralla con una diferencia de cinco puntos a su favor. Sin embargo, en cuanto volvió a funcionar el sistema, el actual presidente ya encabezaba el recuento y se proclamaba presidente de Honduras.

Asimismo, la revista The Economist publicó una grabación sobre supuestas irregularidades de los seguidores del presidente Juan Orlando Hernández a pie de urna el día de las elecciones. En la misma se escucha como un miembro del Partido Nacional instruye a otros militantes sobre como introducir o contar los votos para que queden registrados en las actas a favor del actual presidente.

Tras estos fallos en el sistema de transmisión de datos durante el conteo y el vuelco de los resultados publicados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) a favor de Juan Orlando Hernández, Nasralla, llamó a sus seguidores a manifestarse contra lo que considera un fraude electoral.

Caceroladas contra el toque de queda

Después de varios días de disturbios en los que se estima que miles de personas salieron a las calles para protestar por las irregularidades de estas elecciones, el ejecutivo de Honduras decretó un toque de queda el pasado viernes 1 de diciembre desde las 18.00 hasta las 6.00 horas y que se prolongará hasta el domingo 10 de diciembre. De esta forma, se prohíbe la presencia de personas en las calles en horas de la noche para “mantener el orden y la gobernabilidad”, según asegura el actual ejecutivo.

Una nueva y severa medida que raya los límites de la libertad de expresión y que en sí misma también ha sido cuestionada ya que algunas organizaciones como el Comité por la Libre expresión (C-Libre) denunciaron que esta medida “no ha sido publicada dentro de los cauces legales” debido a que el decreto fue firmado por el designado presidencial, Ricardo Álvarez, y no por el presidente Hernández, pese a que se encontraba en el Estado.

Pero los y las ciudadanas no se han rendido y tanto el sábado como el domingo el silencio de la noche se ha visto interrumpido por caceroladas desde las ventanas en apoyo a Salvador Nasralla y la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Unas 5.000 papeletas podrían ser fraudulentas

Ante las presiones de la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, el Tribunal Electoral ha ofrecido, además, un “conteo especial” antes de proclamar los resultados definitivos. “Les vamos a dar todo lo que ustedes pidan, pero pidan y comprométanse con fechas exactas y momentos exactos para que podamos saber cómo procedemos. Y cuando digo les vamos a dar todo, es en todo lo que tiene que ver en la parte tecnológica, porque están pidiendo básicamente una auditoria de todo el sistema y eso puede tomar de 12 a 15 días”, ha asegurado David Matamoros, presidente del tribunal designado por el Gobierno de JOH.

Mientras que el TSE aseguraba que eran unas 1.030 actas, es decir, el 5,7% de los votos, las que más problemas han dado, para la oposición hay más de 5.000 papeletas con irregularidades, concretamente todos los votos recibidos después del sospechoso apagón de la noche del lunes. Finalmente, el recuento especial tampoco ha llegado al número que aproximaba el propio TSE y solo se han examinado 1.006 actas. “El problema es que el TSE depende del presidente de la República y la noche electoral ya logró retrasar el conteo”, ha denunciado el opositor Salvador Nasralla.

4 diciembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR