zLISTA Culturas Culturas

El Teatro Arbolé presenta la obra de la compañía Panta Rhei, ‘Corre payasa, corre’

“Esta obra aborda dos temas: la educación (niños y niñas versus personas adultas), y los niños y niñas y la ciudad”, reconocen desde la compañía alavesa
| 14 febrero, 2017 18.02
El Teatro Arbolé presenta la obra de la compañía Panta Rhei, ‘Corre payasa, corre’
Foto: Teatro Arbolé

La compañía alavesa Panta Rhei presenta este próximo fin de semana en el Teatro Arbolé de Zaragoza, ‘Corre payasa, corre’. Tres funciones que tendrán lugar el sábado, a las 18.00 horas; y domingo, a las 12.00 horas y a las 18.00 horas. Una obra que habla del milagro de sobrevivir en la ciudad, porque la ciudad se ha olvidado de los niños y niñas. La urbe convierte a los pequeños en cautivos permanentes, encerrados en sus casas. No pueden descubrir, explorar, maravillarse porque no pueden jugar libremente en la calle. 

¡Qué milagro es sobrevivir en la ciudad! Payasa, solo tenía una misión en la vida, ser feliz y hacer felices a los demás. Un mal día, ella y su cuadrilla de peluches y juguetes abandonados acaban en el cubo de la basura. Corren un gran riesgo. El camión de la basura ‘El triturador’ está en camino y quiere devorarlos. Payasa corre por la ciudad en busca de ayuda, sorteará mil peligros urbanos, encontrará a muchos niños y niñas cautivas y vigiladas, que quieren pero no pueden ayudarla.

Sí, la ciudad encierra amenazas, barreras, prohibiciones, conflictos, abusos. ¡Que milagro es sobrevivir en la ciudad! La vida pone a prueba a los grandes soñadores, pero la vida quiere verte ganar y Payasa con iniciativa y vivacidad corre tras su ideal de generosidad y solidaridad.

Todo cambia nada permanece. Todo tiene sus periodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende, el ritmo es la compensación. La ciudad se ha olvidado de los niños y niñas que están cada vez más solos en casa. Están encerrados en su casa-fortaleza con sus videojuegos y su televisión.

Antes el gran momento de la infancia era la calle. La urbe convierte a los y las pequeñas en cautivos permanentes. Son prisioneros, encerrados, acompañados. No pueden descubrir, explorar, maravillarse porque no pueden jugar libremente en la calle.

“Esta obra aborda dos temas: la educación (niños y niñas versus personas adultas), y los niños y niñas y la ciudad”, reconocen desde la compañía alavesa. “Queremos convertir las ciudades en campos de juego, hacer ciudades encantadas donde los niños vivan la aventura de jugar seguros”, afirman.

14 febrero, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR