Mundo

El PP rechaza reformar la ley de extranjería para evitar las devoluciones en caliente

El PP ha votado en contra, mientras el PSOE ha sido el único grupo de la oposición que se ha abstenido en la iniciativa legislativa con la que Unidos Podemos pretendía derogar esta práctica por la que el Estado español ya ha sido condenado en Estrasburgo
| 8 noviembre, 2017 17.11
El PP rechaza reformar la ley de extranjería para evitar las devoluciones en caliente
Foto: Prodein.

El pleno del Senado, gracias a la mayoría parlamentaria del PP, ha rechazado este miércoles reformar la Ley de Extranjería para acabar con las “devoluciones en caliente” de inmigrantes en las fronteras de Ceuta y Melilla.

El voto en contra del PP ha impedido que prosperara la iniciativa legislativa con la que Unidos Podemos pretendía derogar esta práctica, que considera contraria a la Constitución y a la Convención Europea de Derechos Humanos y que “convierte en un espejismo el derecho de asilo”, en palabras de la senadora María Isabel Mora, que ha criticado que los extranjeros no puedan acceder a las oficinas de solicitud de asilo en la frontera.

Además, Mora ha incidido en que la práctica de las devoluciones en caliente, práctica recogida en una modificación de la Ley de Extranjería a través de la de Seguridad Ciudadana -la conocida como ley mordaza-, ha sido “cuestionada por organismos nacionales e internacionales” y objeto de una condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) al Estado español.

El TEDH concluía el pasado mes de octubre que las devoluciones en caliente, defendidas y ejecutadas por el Gobierno en Ceuta y Melilla, son ilegales. La Corte aseguraba que la expulsión inmediata de los dos ciudadanos de origen subsahariano –N.D. de Mali y N.T. de Costa de Marfil– que llevaron al Estado español a Estrasburgo, violó el Convenio Europeo de los Derechos Humanos que prohíbe los retornos colectivos y obliga a garantizar el derecho de recurso efectivo de las personas devueltas.

Además, y debido a que dicho convenio prohíbe las expulsiones colectivas, el Tribunal de Estrasburgo condenaba al Estado español a abonar a cada una de las personas demandantes 5.000 euros de indemnización.

Para María Isabel Mora, “el Gobierno incumple sistemáticamente la ley en la frontera sur”. “Han impuesto en Ceuta y Melilla un estado de excepción a los derechos humanos”.

El senador del PP Juan José Imbroda ha negado que se lleven a cabo “devoluciones en caliente”, pese a la sentencia del TEDH. “Otra cosa es rechazar al que quiere entrar ilegalmente. (…) Está usted equiparando al señor que salta con el que va a pedir asilo político”, ha respondido Imbroda a la portavoz de Unidos Podemos.

Desde el grupo socialista, el senador Jesús Martín ha sostenido que el Estado español debe evitar “ser la vergüenza de Europa” en el ámbito del asilo, sin embargo, su grupo se ha abstenido en la votación, según ha advertido porque esperan el resultado de la propuesta de reforma en el Congreso la reforma de la “ley mordaza”, una norma que también ha llevado al Tribunal Constitucional.

Todos los grupos de la oposición en la Cámara Alta han censurado la práctica de las devoluciones en caliente y han resaltado la necesidad de acabar con su aplicación de forma urgente. En este sentido, la senadora de Coalición Canaria María del Mar del Pino Julios ha llamado a actuar antes de que lleguen otras sentencias del TEDH por este asunto y a buscar una solución para que los controles en fronteras sean compatibles con la legalidad internacional y los derechos humanos.

8 noviembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR