zLISTA Culturas Entrevistas Culturas

El hip hop en prisión por la libertad de expresión

Una veintena de raperos y raperas interpretan los versos de Valtònyc, Pablo Hasél y La Insurgencia en el videoclip autoinculpatorio 'Los borbones son unos ladrones', grabado en la cárcel Modelo de Barcelona
| 9 abril, 2018 12.04

“Propongo que pillemos la letra y la rapeemos al unísono o en fragmentos entre muchas artistas, escritores, MCs, etc. Cuantos más, mejor. @KaseO_real, qué te parece? Que decis, gente? Vamos a ir todos a la puta cárcel de una vez ya todos “. Era el 20 de febrero y se acababa de publicar la sentencia que condenaba al rapero mallorquín Valtonyc a tres años y medio de prisión por injurias al rey, calumnias y enaltecimiento del terrorismo. Con este tuit, el rapero y activista Pau Llonch hacía un llamamiento al mundo de la cultura a tomar partido ante el embate a la libertad de expresión.

En menos de una semana, se establecía un grupo de trabajo con activos del sector musical y cultural del Estado, y productores audiovisuales coordinaban los cientos de mensajes de solidaridad llegados de todo el mundo del hip hop y la escena musical. Un mes y medio después, ve la luz el videoclip “Los borbones son unos ladrones” con un objetivo claro: retar la maquinaria judicial mediante la asunción colectiva y solidaria de las responsabilidades penales de las líricas condenadas en los casos Valtonyc, Hasél o La Insurgencia.

La canción ha sido grabada en la Casa Murada de Banyeres del Penedès y el vídeo grabado en la cárcel Modelo de Barcelona, con la participación de hasta trece artistas punteras de todas disciplinas de la cultura del hip hop: Frank T, Elphomega, Def Con dos, Sara Hebe o Rapsusklei toman partido junto con bandas jóvenes, consolidadas y también emergentes como Los Chikos del Maíz, La Raíz, ZOO, Machete en Boca o Tribade para cabalgar un beat de Juan Pablo Balcazar al bajo, Clara Peya al piano, Antonio torres en la batería y Roger Martínez Solé al saxo y con el apoyo de Propaganda pel fet.

La acompaña un making of de Delabrave sobre los murales pintados por varios grafiteros en la Modelo durante la grabación del clip. Con estas obras, cada artista dio su visión con su lenguaje a los muros de la prisión. Paralelamente, han hecho un llamamiento para que este martes 10 de abril cada artista plástico que lo quiera cuelgue en las redes sociales su visión u opinión sobre la libertad de expresión y la represión en el Estado español en forma de ilustración, pintura, dibujo o fotografía bajo la etiqueta #NoCallaremos.

“Los borbones son unos ladrones”

Las promotoras del proyecto explican que el explícito y elocuente título elegido para esta canción colectiva es uno de los pasajes originales de la canción No al Borbón de Valtònyc. El tema compagina lírica denuncia de cosecha propia con recreaciones de otras estrofas ya penadas. Se trata de una iniciativa autónoma que, desde la autogestión, se enmarca dentro de la campaña que el colectivo #NoCallarem coordina en solidaridad con las represaliadas y a favor de la libertad de expresión. Hemos hablado con Xavi Urbano, miembro de no callar, para preguntarle sobre cómo ha sido este proceso.

¿Ha sido fácil movilizar tantos artistas, crear la canción, grabar el videoclip, etc. en tan poco tiempo?

Aunque la gestión es complicada, hemos flipado con las facilidades y las ganas que ha puesto todos. Incluso haciendo llamadas a gente con la que tenemos poca relación nos hemos encontrado muy buena predisposición. Una de las cosas que más me ha sorprendido es que no sólo ha habido predisposición a grabar el tema, sino que todos han venido a grabar el videoclip: gente de Madrid, València, Andalucía que han hecho 1.000 kilómetros por la causa.

¿Qué efecto espera generar este proyecto?

Por un lado, dar la sensación de que esto no es un tema que afecta sólo a los tres casos que denunciamos, sino que cualquiera puede pringar tal como están las cosas, en especial, la gente que se mueve en la escena del hip hop. Por otro lado, queremos denunciar que el delito de injurias a la corona no tiene fundamento; en un supuesto estado democrático no debería considerarse un delito.

Además, tiene un punto de calor hacia todo el mundo que afronta procesos judiciales y represivos más allá de los raperos: tuiteros, censura de exposiciones, publicaciones, etc. El frente cultural se puede ver autocensurado y tener miedo, por eso queremos mostrarnos conjuntamente. Por eso también hay un sound system, grafiteros o djs. Queríamos abrir la paleta de gente que participa.

¿Cree que el Estado seguirá encausado artistas por sus letras?

Todo indica que la cosa irá a más, la única forma de pararlo es que a cada paso plantamos batalla, se generen reacciones, la gente salga y denuncie estas derivas represivas. La represión del Estado no se detiene nunca, si no ataca por aquí, será por otro lado. Es una forma de legitimación del Estado. Ahora nos toca generar puntos de encuentro, solidaridad y recoger recursos.

Desde #NoCallarem ha organizado unas jornadas en la cárcel Modelo para esta semana, ¿qué encontraremos?

La campaña No callaremos es un referente para mucha gente de muchas luchas. Para la transversalidad y el impacto que está cogiendo, es un altavoz a nivel internacional. Lo que encontraremos la próxima semana será una muestra de esta transversalidad de disciplinas artísticas con un impacto mediático y social muy grande.

Una de las cosas que se han de celebrar es que poco a poco esta capacidad de extenderse al Estado se está empezando a materializar, que es uno de los objetivos. Ya que judicialmente hay mucha gente de todo el Estado, también nos gusta que la respuesta sea colectiva.

Para terminar, ¿cómo valora la iniciativa?

Este proyecto se ha llevado a cabo con un tiempo record, si lo hemos podido hacer a esta velocidad es por la buena voluntad de todos y por la capacidad de tener pequeñas estructuras: cooperativas, asociaciones… en definitiva, retaguardias organizadas que enseguida generan una reacción. Y todo ello vinculado a la economía social, un hecho muy importante a tener en cuenta.

9 abril, 2018

Autor/Autora

La Directa és un mitjà de comunicació en català d'actualitat, investigació, debat i anàlisi. Amb vocació d'independència, volem exercir la funció social de denunciar els abusos i les injustícies i potenciar les alternatives. (directa.cat / @La_Directa)


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR