Mundo

El encierro de migrantes de la Gardunya y Badalona se amplía ahora a l’Hospitalet

A las demandas generales, las organizaciones de migrantes denuncian “la actitud del ayuntamiento que cobra tasas municipales abusivas para los tramites de extranjería que recientemente fueron anuladas por la Generalitat y se niega a empadronar a los vecinos que carecen de domicilio fijo incumpliendo la Ley General del Padrón”
| 6 junio, 2018 12.06
El encierro de migrantes de la Gardunya y Badalona se amplía ahora a l’Hospitalet
Asamblea en el encierrro en la Escola Massana. Foto: @tancadaperdrets

El encierro de migrantes y refugiadas que lleva ya 44 días en la antigua Escuela Massana de Barcelona en la Plaça de la Gardunya y 18 días en Badalona, se extenderá este lunes 11 de junio a l’Hospitalet.

El lugar del encierro será la Casa de la Reconciliación, un pequeño local situado en la Avinguda Can Serra que ya fue escenario de encierros de migrantes en otros años. “La comunidad de esta casa, a la que hasta hace poco pertenecía Jaume Botey, recientemente fallecido, pero nunca olvidado; ha tenido a bien ceder algunas de sus instalaciones para la lucha de las personas migradas”, han explicado desde la organización.

Este encierro se une al de la antigua Escola Massana, el Poble Nou y Badalona como un “proceso natural”, puesto que, como han trasladado, “las personas migradas de l’Hospitalet son también discriminadas por la Ley de Extranjería y el racismo institucional. Miles de vecinos de esta ciudad se encuentran sin papeles por la práctica imposibilidad de conseguir un contrato de trabajo de un año de duración, miles de familias no pueden reagruparse o han de permanecer en la clandestinidad por la enorme dificultad de alcanzar una nómina o un alquiler que cumpla los requisitos”.

En L’Hospitalet existen también barrios como la Florida o la Torrassa, con un elevadísimo porcentaje de personas migradas que carecen de nacionalidad y por tanto de derecho al voto.

Por esa razón aseguran que las demandas sobre la necesidad de conseguir los papeles sin tener un contrato laboral, la flexibilización de la reagrupación familiar, la nacionalidad sin examen, la igualdad de derechos para las trabajadoras del hogar y los 11 puntos de la plataforma, tienen plena vigencia.

En el caso concreto de esta ciudad se suma también “la actitud del ayuntamiento que cobra tasas municipales absolutamente abusivas para los tramites de extranjería, tasas que recientemente fueron anuladas por la Generalitat; y se niega a empadronar a los vecinos que carecen de domicilio fijo incumpliendo la Ley General del Padrón”, añaden.

Este encierro quiere también incentivar la solidaridad de todas las ciudades de Catalunya y su apoyo a las justas reivindicaciones de las personas migradas, porque “el racismo afecta al conjunto de la sociedad degradándola y vulnerando los derechos de todos y todas”.

El comienzo de este encierro está previsto para el 11 de junio, después de las tradicionales fiestas barriales. “No será este el último encierro que realizaremos puesto que en un futuro inmediato se procederá a la apertura de nuevos locales en Blanes y Lleida. Encierros que durarán hasta la consecución de nuestras reivindicaciones”, concluyen.

6 junio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR