zLISTA Culturas Culturas #refugiados

El Corazón del Sapo anuncia la gira ‘2017 formas de matar con unos tirantes’ con tres conciertos solidarios

El 6 de mayo en Zarautz, junto a Humilitate; el 13 de mayo en el Centro Cívico Delicias de Zaragoza, acompañados por Camille; y el 29 de julio en Lakuntza en la vigésima edición de Hatortxu Rock. Esas son las tres fechas elegidas por El Corazón del Sapo para componer la pequeña gira solidaria '2017 formas de matar con unos tirantes' -en beneficio del Grupo de Ayuda a Refugiad@s en Zaragoza- y que suponen el regreso a los escenarios de la mítica banda aragonesa.
| 24 marzo, 2017 09.03
El Corazón del Sapo anuncia la gira ‘2017 formas de matar con unos tirantes’ con tres conciertos solidarios
Los Sapos en una actuación en la Sala Sendero de Arnedo.

Así lo ha anunciado El Corazón del Sapo en una nota de prensa remitida a AraInfo y Comunica N’Roll, y que la propia banda ha difundido esta pasada noche en su cuenta de Facebook. El secreto, guardado desde hace semanas, por fin se ha desvelado.

En noviembre del año 2000, El Corazón del Sapo decide detener la marcha para no volver a retomarla… hasta ahora. 17 años después, surge la apuesta de reeditar en formato vinilo ‘La Casa Magnética’, el último disco que lanzaron en aquel año 2000, y destinar todos los beneficios al Grupo de Ayuda a Refugiad@s en Zaragoza, colectivo enmarcado “en un movimiento de solidaridad ante un fenómeno fruto de las políticas imperialistas internacionales que han potenciado la guerra y el hambre en zonas más castigadas de Oriente medio y Africa”, explican en la nota de prensa.

“Al juntarnos los mismos componentes de la banda que dejamos los escenarios hace 17 años aflora de nuevo la ilusión por realizar una serie de conciertos para impulsar el lanzamiento del vinilo y aportar los beneficios a la lucha de apoyo a los y las refugiados y refugiadas”, continúa la nota difundida por la banda.

Los componentes de El Corazón del Sapo quieren dejar claro que “no es ésta una vuelta a la dinámica de conciertos que dejamos 17 años atrás”. “No volvemos a la carretera para hacer giras, no queremos relanzar nuestra trayectoria. No hay contratación, no tenemos mánager…”, subrayan.

El objetivo de realizar estos conciertos es “para aportar un puntual esfuerzo en una lucha concreta de sensibilización y movilización social. Para ayudar a las y los que ayudan. Mantenemos aquellos principios por los que apostábamos. Creemos en un vehículo de expresión de emociones y reivindicaciones, de compromiso y lucha, de rebeldía y agitación, de reflexión y solidaridad”.

“Con l@s oprimid@s contra l@s opresor@s. Seguimos a golpe de corazón”, concluye la nota de El Corazón del Sapo en la que también quieren aclarar que cuando las entradas se agoten para los conciertos de Zarautz y Zaragoza, “nosotros no vamos a poder hacer nada”, por eso animan a acudir al Hatortxu Rock.

ElCorazonDelSapo_II_17-05cartelgira2017

Cartel de la gira ‘2017 formas de matar con unos tirantes’.

A partir del 5 de abril, se pondrán a la venta las entradas para los conciertos de Zaragoza (desde las 11.00 horas en Simbiosis, Urban Hell y en la web www.entradium.com) y Zarautz (desde las 18.00 horas en Putzuzulo Gaztetxea de Zarautz, en Goiz-Argi Taberna de Hernani, y en Irizar Etxea de Beasain). Las entradas para el Hatortxu se pueden comprar ya en la web del festival.

La historia de los Sapos

La nueva portada de 'La Casa Magnética', reeditado por Stop Control y Filferro Records.

La nueva portada de ‘La Casa Magnética’, reeditado en vinilo por Stop Control y Filferro Records.

En 1991 El Corazón del Sapo (nombre adoptado del título de un cuento de Germán Sánchez Espeso) nace y crece en un contexto de decepción, de descontento y de desapego con los cánones de juventud alienada y apolítica con los que los medios de comunicación se esfuerzan en enmarcar la situación de supuesto bienestar social en la recién inaugurada década de los noventa.

Lo cierto es que esos son tiempos de huelgas generales, de luchas antimilitaristas contra la primera guerra del Golfo, de explosión de la campaña de Insumisión al servicio militar y social, de experiencias de autoorganización de colectivos en torno a la izquierda extraparlamentaria y libertaria, de aperturas de espacios y okupaciones. Y es desde aquí, desde el carácter inconformista y comprometido, desde la bandera de la rebeldía y el deseo por conocer, descubrir y compartir, desde donde surge, como parte de numerosas movilizaciones sociales, El Corazón del Sapo al unirse los ejeanos Guillermo (guitarra) y Fer (voz) a el Caspas (batería de grupos como Ejército De Salvación, Drogas Guays y Trip Inside) y a el Negro (bajista de Trip Inside).

Musicalmente intentan reflejar ese carácter inconformista, volver a la rebeldía y alejarse del prototipo de banda zaragozana que sólo aspira a recibir alguna ayuda institucional para grabar una maqueta que les lleve a ser reseñados por algún miembro del círculo de críticos musicales que controla los medios de comunicación aragoneses y así algún manager poder conseguirle un concierto anual con elevado caché y alguna foto en el periódico.

Desde el principio, desde los primeros conciertos que realizan los sapos en los primeros meses de andadura (Exeya, Mera-A Coruña, València, Zaragoza) van entrelazando caracteres del punk, del hardcore, del rock, van aprendiendo y experimentando, van forjando un discurso, un compromiso y una emoción que les llevará por sendas anticomerciales teniendo presente siempre la lucha contra el poder.

Con este carácter y con la humildad del que quiere observar y aprender, van progresando a golpe de concierto durante los dos años siguientes (actuando en Andalucía, Levante, Euskadi, Madrid, Mallorca, además de formar parte del resurgimiento de la Casa Okupada de la Paz en Zaragoza) hasta que en 1994 publican su primer LP ‘La imaginación contra el poder’, grabado en estudios SinConPasiones de Zaragoza y editado por dos colectivos, Mala Raza (de Zaragoza) y Soroll (de Valéncia), que ya trabajan por una red de distribución cultural alternativa y anticomercial. De este vinilo se venderían, a un precio de 800 pesetas, 3.500 copias sin pasar por tiendas u otros soportes comerciales.

En ese mismo año 1994, Fernando y Guillermo, miembros activos del movimiento antimilitarista, son puestos en busca y captura por no acudir a sus respectivos juicios por negativa a cumplir el servicio militar, y protagonizan meses después una presentación ante las autoridades en Exeya junto con otros dos compañeros insumisos ejeanos ya juzgados y con condenas firmes. Ambos, tras varios días de encarcelamiento, son juzgados y condenados a un año y un día de prisión. Hacen saber a la jueza de turno su negativa a ingresar voluntariamente en prisión y son puestos de nuevo en busca y captura, situación con la que vivirán hasta tres años después, en verano del 97, cuando tras un concierto en Altzibar (Oiartzun) y al ir a devolver la furgoneta alquilada detienen y encarcelan a Fernando y, debido a un pacto entre los dos, Guillermo fuerza su detención cumpliendo así ambos el año de condena.

En 1996 Gabi entra a formar parte de los sapos como bajista ya que el Negro lo había dejado meses atrás y, pese a la situación de rebeldía de guitarra y cantante, prosiguen con una buena dinámica de conciertos por todo el Estado y cruzan fronteras para participar en Holanda en el Festival Tegenwind. En agosto de ese mismo año graban en su propio local y en un cuatro pistas de cinta lo que será el single ‘Que el perro no rompa las flores’ y que ellos mismos producirán y luego recortarán, pegarán y embolsarán cada una de las mil carátulas que editarán como Sapos Records y que en pocos meses, entre la red de distribución alternativa y la venta en conciertos, se agotarán.

En esta época varios sellos independientes muestran su interés por El Corazón del Sapo, pero debido a la línea del grupo de no colaborar con la SGAE, de considerar abusivos los precios de los discos en las tiendas y de no querer entrar en los circuitos de distribución comercial llevan a expresar su negativa a estos intereses y seguir apostando por la red alternativa.

En 1998, mientras vocalista y guitarra cumplen condena por insumisión ya en régimen abierto, teniendo que ir por las noches a dormir al talego, graban lo que será el segundo disco de estudio ‘Fuego al cielo de los cuervos’, editado con Mala Raza en formato CD y vinilo -de los que se venderán 8.500 copias también sin pasar por tiendas comerciales- y en el que se refleja una cierta depuración de un estilo propio donde la fusión de melodías, caña, emoción y rabia se entrelazan sin complejos y las letras experimentan más si cabe otra vuelta de tuerca, reivindicando además el uso de la lengua aragonesa, y en el que entre otras referencias destaca la experiencia vivida con la muerte de un compañero insumiso en prisión sin ninguna asistencia médica y por la que nadie se responsabilizó pese a la clara negligencia de médico, carceleros y sistema penitenciario.

Tras el paso por la cárcel y con el nuevo disco, los Sapos multiplican sus conciertos siendo reclamados por ciudades de toda la Península, Balears e Iparralde. En 1999 Caspas decide dejar la banda y entra a la batería Chuchi (antes en Banda Baloo y Nevergood) en el que será el año con más actuaciones, unas 60, y que se cerrará con un concierto antifascista en Zaragoza cuyo directo se editará en un CD bajo el título ‘El taladro de la realidad / O pasaclau d’a realida’ y como Sapos Records.

En el año 2000 graban lo que será su último disco, ‘La casa magnética’, grabado en Mr. Pri estudios de Barcelona y editado como Mala Raza y Sapos Records, un disco sólo en formato CD en el que se recrudecen las melodías, las guitarras y las letras, haciendo uso, además del castellano, del aragonés, el francés, el euskera y el inglés como vehículo de expresión.

En septiembre vuelven a girar por Europa (Bélgica, Holanda, Alemania, Chequia, Croacia, Italia) siendo testigos activos de las movilizaciones antiglobalización de Praga 2000. Tras esta gira y después de tocar en Zaragoza, Murcia, Granada, Madrid y Usurbil, en noviembre marcan en Ormaiztegi lo que a la postre será la última actuación de El Corazón del Sapo tras haber decidido parar la marcha de la banda y luego ya no volver a retomarla.

En septiembre del 2002, en Ruesta (Aragón), en el festival por el décimo aniversario de Mala Raza se reúnen los miembros originales de los sapos en un concierto emotivo y en 2006 Mala Raza publica el CD ‘Bajo la playa están los adoquines’ con temas inéditos de estudio, canciones que aparecían en singles y recopilatorios, alguna versión en directo e incluso un tema en el local de ensayo y uno del primer concierto.

Queda así pues en el recuerdo El Corazón del Sapo como un ejemplo de apuesta por la coherencia y la actitud haciendo de la música un vehículo de expresión de emociones y reivindicaciones, de compromiso y lucha, de rebeldía y agitación, de reflexión y solidaridad, a golpe de corazón.

24 marzo, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR