Altavoz

El asco, una emoción básica que nos protege

| 26 junio, 2018 10.06

El asco, junto con el miedo, la ira, la tristeza y la alegría, constituyen lo que conocemos como emociones básicas. Las emociones son estados psicofisiológicos que las personas experimentamos como reacción a las circunstancias que nos rodean en un momento dado. Sus funciones son adaptativas. Nos proporcionan información muy rápida sobre el entorno (si hay algún riesgo o peligro), y nos preparan también de forma rápida para dar respuesta (acercarnos o alejarnos, atacar…).

Haber desarrollado una brújula emocional bien ajustada nos permite adaptarnos de forma saludable a nuestro entorno. Por poner algún ejemplo, el miedo cumple una función de protección pues nos impulsa a huir del peligro, como cuando huimos de un incendio. La rabia nos empuja a autodefendernos plantando cara. La alegría a afiliarnos a los demás, a compartir, etc.

¿Y para qué nos sirve el asco?

Todas las personas somos capaces de poner y de reconocer la “cara de asco”: nariz arrugada, elevación del labio superior, descenso de los ángulos de la boca, fruncimiento del ceño, vocalización característica… Y se acompaña de una sensación interna de fuerte desagrado y disgusto hacia sustancias y objetos como determinados alimentos, excrementos, materiales orgánicos pútridos o sus olores, que nos produce la necesidad de expulsar violentamente el contenido del estómago a través de la boca. En tanto que a nivel conductual nos impulsa a evitar, rechazar y alejarnos de aquello que nos provoca asco. Y en eso estriba su función de protección, pues nos impulsa a rechazar y evitar lo que puede ser peligroso para la salud.

Asco, y también pena y rabia, es lo que la mayoría de las personas sentimos al pensar en los animales hacinados y mal-tratados en las explotaciones de ganadería industrial (ver el programa Salvados: ¿Qué hay de la industria cárnica en España? de Évole).

Asco nos provoca el olor repugnante y pútrido de las explotaciones ganaderas industriales y la visión de los miles de kilos de purines que almacenan en sus balsas y esparcen por los campos. Porque asco es la respuesta natural ante los desechos contaminantes y peligrosos para la salud.

Pena y rabia cuando pensamos en los pobres trabajadores que no ven otra salida para sobrevivir que ser esclavos en explotaciones ganaderas o en mataderos.

Y asco, mucho asco ante un sistema político y económico que protege y promueve una industria que deja toneladas de desechos y contaminantes en nuestro hogar la tierra, para que unos pocos depredadores se llenen de sucio dinero sus bolsillos.

26 junio, 2018

Autor/Autora

Médica especialista en Psiquiatría. Licenciada en Psicología. Integrante de la Asociación Loporzano Vivo (@platafloporsin)


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR